Opinión

Descentralización de la discusión

Nada valen los personalismos, salvo en las dictaduras, donde una sola voz emite órdenes y opiniones.

17 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Vayamos empezando a descorrer la cortina que cubre a los personajes políticos de las nuevas hornadas.

Como guía desde hace años, y no por causa de presuntos achaques de la vejez, se me había ocurrido no cerrar los ojos mientras un joven de las nuevas generaciones no hubiera sido investido del cargo de Presidente de la República de Colombia.
Tal Germán Vargas Lleras, a quien conocí desde cuando su madre, Clemencia Lleras de la Fuente, murió de fulminante ataque al corazón. Porque ya en sus años infantiles él demostraba inclinación a lo público y atraía a sus inquietudes la atención de los mayores, parecía destinado a desempeñar papel de primera importancia en los avatares futuros de la gobernanza.

No, por cierto, en forma excluyente. Otros jóvenes de su generación estaban anidando en sus provincias y esperando la oportunidad de descollar, y más de uno, entre ellos Iván Duque Márquez, seguía disciplinas de alto vuelo en el exterior.

Son los que ostentan la marca de nacimiento de demócratas y, como es nuestro caso, el perfil del Estado social de derecho, a mucho honor.

Ni más ni menos en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en cuya fundación jugara Colombia papel de primera importancia. De sus conocimientos y experiencia le correspondería dar cotidiano testimonio en sus cuatro intensos años como senador de la República. Capacitado estaba para medir fuerzas con azarosos adversarios. Lo demostró con entero éxito frente a Gustavo Petro.

Obviamente, nada valen los personalismos, salvo en las dictaduras, donde una sola voz emite órdenes y opiniones. No yendo demasiado lejos, nos encontramos con el régimen político y económico de Venezuela, sometido su pensamiento a los dictados de la cúpula que se arroga todos los derechos y potestades. Y, como cáncer interno, el horrendo narcotráfico que todavía y a cada paso pretende extender sus redes dondequiera y sustraerse a toda posibilidad de extradición, como ahora mismo lo estamos comprobando.

Pero no hay que irse a los extremos para diferenciar los regímenes donde se respetan todos los derechos y se respiran todas las libertades. Son los que ostentan la marca de nacimiento de demócratas y, como es nuestro caso, el perfil del Estado social de derecho, a mucho honor. En vaguedades se tiende a referir contraposiciones y diferendos.

Es como si se pretendiera sacarles el cuerpo a los problemas vivos del campo y la ciudad: transporte, seguridad, higiene, en fin, suministro de bienes básicos (educación, salud, alimentación escolar, recreación). Por estar discutiendo ideas generales se les saca el cuerpo a las necesidades acuciantes de todos los días, desde el pan hasta las medicinas más elementales.

En lugar de posar como contendientes ilustrados, preferimos cerrar ojos y oídos a lo mucho que falta: Incluso recreación individual y multitudinaria, vías y sistemas de transporte popular, realmente popular, que no consistan en arrojar noche y día bultos humanos en apretujamientos inconcebibles de ida y regreso, sin posibilidad de chistar.

Vale la pena preocuparse por humanizar y racionalizar tantos pasos como se improvisan sin las debidas precauciones. No atenerse a las cifras, mientras más altas, mejor, que se dan en TransMilenio.

Dada la magnitud actual de la población de Bogotá, capital de la República, muchos de sus procesos administrativos no tienen reversa. Acumulativamente se dieron para quedarse. Mirando hacia atrás, no resulta descaminado que una fuera la capital del departamento y otra la de la República.

ABDÓN ESPINOSA VALDERRAMA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA