Opinión

Revocatoria inconveniente

Querer revocar al alcalde constituye una falta de entendimiento de la administración de lo público.

07 de mayo 2017 , 11:27 p.m.

Señor Director:

Querer revocar al alcalde Peñalosa constituye una falta de entendimiento y conciencia sobre la administración de lo público, que no puede verse sometida a irresponsabilidades y folclorismos. Los resultados electorales que lo llevaron al palacio Liévano no pueden ni deben entrar a una carrera pendenciera de quienes perdieron las elecciones.

Bien lo dice EL TIEMPO en su editorial del 7 de mayo: “Con razón los gremios, asociaciones de ciudadanos, voces independientes de la izquierda misma y concejales no afectos al Alcalde han levantado su voz en contra de la anulación de su mandato. Esgrimen, entre otras razones, la desinstitucionalización que se produciría en la ciudad y el costo para los bogotanos, que ya soportaron en el pasado la zozobra, el temor de los inversionistas, el pesimismo de la gente y la pérdida de rumbo de la ciudad. ¿Queremos repetir esa experiencia? Esa es la pregunta”. Es claro que a la democracia no se la debe infestar de democraterismo.

Rogelio Vallejo Obando
Bogotá

Organizar a los vendedores

Señor Director:

Gran inquietud produjo el artículo ‘¿Por qué tenemos que desaparecer?’, escrito por Plinio Apuleyo Mendoza, sobre la vendedora informal Gladys Chitiva, quien relata las grandes dificultades en su vida y cómo, viviendo de las ventas callejeras, ha logrado sostener a su familia y estar estudiando derecho. Me llegó al alma porque yo pasé por situaciones similares, menos dramáticas. Una propuesta para los vendedores es organizarlos en grupos de Economía Solidaria y legislar para que tengan un espacio digno para su trabajo. Así como los constructores de vivienda deben dejar espacio para parques y otros destinos de la comunidad, los constructores de las grandes superficies, igualmente, deberían dejar por lo menos un 15 % para el Distrito en nuestro caso, que puede ser arrendado a estos vendedores una vez organizados.Fidel Vanegas Cantor

Angostos y caros

Señor Director:

Inaudita el alza del valor de los parqueaderos decretada por el alcalde Enrique Peñalosa. Con muy pocas excepciones, el espacio de parqueo en Bogotá, y en el resto del país, está diseñado para ubicar el Renault 4, el el ‘carro colombiano’, como se lo denominó. Sin embargo, el 60 por ciento de los vehículos que transitan por nuestras ciudades corresponden a automotores tipo camioneta, cuyas dimensiones exigen un mayor espacio de estacionamiento. Obviamente, no existe ninguna norma sobre este tema que obligue a los parqueaderos públicos y privados para que dispongan de espacios mínimos de 9 pies x 18 pies (2,74 m x 5,49 m), como sí lo exigen las normas internacionales.

El señor Alcalde, antes que elevar las tasas de cobro, debería velar por que las empresas de este servicio público no abusen de sus usuarios con espacios donde es imposible salir del vehículo sin tener que golpear las puertas de los automóviles adyacentes.Richard Restrepo

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA