Opinión

Precisiones del Ministro de Defensa

Respuesta a la columna ‘La burocracia indolente’, escrita por Juan Lozano.

13 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

En atención a la columna ‘La burocracia indolente’ (26-2-2017), escrita por Juan Lozano, en la que manifiesta que “es lo mismo que ocurre año tras año con el infame retraso del aumento de sueldo de los policías, soldados y muchos servidores públicos...”, me permito efectuar las siguientes precisiones.

Los integrantes de la Fuerza Pública tienen la calidad de servidores públicos, su salario es fijado sobre una base porcentual del salario que devengan los empleados públicos y, en consecuencia, la premisa inicial para disponer el ajuste del sueldo del personal de la Fuerza Pública está supeditada al incremento que sea dispuesto para los empleados públicos en el orden nacional. A su turno, el incremento salarial de los empleados públicos está sujeto a la negociación con las organizaciones sindicales, quienes tenían plazo hasta el 28 de febrero del 2017 para entregar al Gobierno Nacional el pliego de peticiones. Una vez agotado este paso, se inicia el proceso de negociación, que tiene como consecuencia final la definición del porcentaje del incremento para los empleados públicos, lo cual se materializa con la expedición, en conjunto, de un paquete de decretos que comprenden los diversos regímenes salariales que existen en la administración pública.

Una vez expedidos por el Gobierno los decretos que fijan los salarios para la actual vigencia fiscal, estos tienen efectos retroactivos a partir del 1.º de enero. Cabe mencionar que los soldados e infantes de marina profesionales activos y retirados recibieron su incremento salarial desde el 1.º de enero, dado que este está atado al aumento del salario mínimo legal vigente. Dicho incremento fue del 7 por ciento.

En ese orden de ideas, resulta diáfano sostener que las afirmaciones hechas por el columnista carecen de asidero alguno, pues no se trata de que la burocracia estatal sea negligente o indolente en relación con el pago salarial de policías, soldados y otros servidores públicos, sino que, por el contrario, se han brindado todas las garantías de negociación colectiva y diálogo social que se echaban de menos en el pasado y que han sido bandera de este gobierno.

Luis Carlos Villegas Echeverri
Ministro de Defensa Nacional

El ejemplo de El Espino

Señor Director:

EL TIEMPO de ayer informa sobre el caso del barrio El Espino, en ciudad Bolívar, que lleva dos años sin homicidios, estando en una de las zonas más convulsionadas de Bogotá. Los líderes viven en contacto con su comunidad, le ayudan a gestionar los problemas por las mejores vías, fomentan la tolerancia y el respeto y se cuidan unos a otros cuando llegan extraños a su territorio. Esto es una filosofía de vida que se organiza desde el núcleo de la sociedad, que busca el bien común, y solo exige voluntad y liderazgo. Qué bueno sería que este modelo se aplicara en el país. Las autoridades deben buscar llevar este modelo a sus territorios, inclusive mejorándolo para convertirlo en política pública y en estrategia en materia de seguridad y convivencia.

Édgar Guillermo Bejarano Chávez
El Triunfo, Cundinamarca

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA