Opinión

Norberto y otros más

Existen muchos campesinos que viven una vida inmerecida, carentes de alimentos y de vivienda digna.

21 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

Norberto tiene un año de estar sufriendo en la ciudad, junto con su familia, los efectos colaterales del desplazamiento forzado por la violencia. Él no ha hallado un empleo adecuado para el sostenimiento de su familia.

Se encuentra con la muralla de no tener un oficio porque su vida transcurrió allá en una vereda, donde nació y aprendió lo único que sabe hace: sembrar la tierra y cuidar los pocos animales que poseía hasta cuando llegó la plaga que acaba con los cultivos y las personas. Norberto ha hecho su rutina diaria el levantarse a las 3 de la mañana para buscar desechos reciclables entre la basura y regresar a su cambuche a las 10 de la noche.

Con tristeza añora su tierra, mientras sufre los embates de una vida a la que no le ve futuro propio, como tampoco para sus hijos. Como él, existen muchos campesinos desplazados que viven una vida inmerecida, carentes de alimentos suficientes, de vivienda digna, e ignorantes de que también les asiste el derecho de inclusión en lo fundamental.

Estos colombianos merecen el apoyo del Estado, que les cambie el tugurio por una vivienda digna en su parcela. Allá es donde la nación los necesita y en donde ellos se sienten bien y pueden desarrollarse como personas.

Ulises R. Rico Olivero
Barranquilla

Frustración pensional

Señor Director:

La Comisión Séptima Constitucional Permanente de la Cámara de Representantes aprobó la reducción del oneroso descuento del 12 al 4 por ciento por salud para los pensionados.

No obstante, antes de pasar a la plenaria del Senado, el señor ministro de Hacienda desautorizó la iniciativa legislativa. Se entienden las angustias económicas del país, pero se trata de un viejo anhelo del estamento pensional, porque dicha reducción aliviaría las menguadas mesadas, que, a la par con la inflación, convierten el mínimo en un salario de miedo. Además, es un acto de justicia y equidad.

Por ello, a nombre de los dos millones de pensionados y sus familias, quiero recordarle al presidente Santos la promesa que nos hizo de apoyar nuestra justa aspiración. Nos sentimos frustrados por este incumplimiento. Es que el pensionado de hoy, como el coronel de Gabo, tampoco tiene quien le escriba.

Guillermo Rozo Riveros
Sopó, Cundinamarca

Pagar por un buen servicio

Señor Director:

Sobre su editorial ‘Impopular pero necesario’, me parece que está bien que suban las tarifas de TransMilenio y SITP, pero es indispensable que mejore el servicio. Ya no se puede seguir diciendo que otras administraciones los abandonaron; es hora de atajar los colados, de evitar ese mercado persa que hay en TransMilenio, de renovar los buses, porque hay hasta goteras. Y que los del SITP sean protegidos, y con prudencia al manejar. Hay que pagar, pero el cambio es urgente. ¿Algún alto funcionario de la Alcaldía usa este transporte?

Ángel María Aguilar

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA