Opinión

Memorias del 20 de julio

Una anécdota: la del canónigo, de sotana alegre, enemigo del rey y financiador de los insurgentes.

20 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

En las memorias del 20 de julio de 1810, una anécdota histórica: la del canónigo, de sotana alegre, enemigo del rey y financiador de los insurgentes, quien firmó el Acta de la Independencia dos veces de su propio puño y letra, al día siguiente de la proclamación del escrito, cuando el pueblo enfurecido lo rescató de la cárcel.
Ausente, en la noche larga del cabildeo y las expectativas, alguien falsificó la firma del monseñor en el importante documento político. Varios historiadores opinan que quien lo hizo fue un hermano del religioso, un simpático santafereño, muy conocido por la redonda protuberancia anómala en su cuello y sus jocosas exigencias: “Usted me respeta, soy el cotudo de la Independencia”.

- Miguel Roberto Forero García
Bogotá

Hora de las municipalidades

Señor Director:

Una vez lograda la paz con las Farc, iniciado el proceso de desminado , erradicación y destrucción de cultivos ilícitos de los campos antes en poder de la subversión, con el inicio de la aplicación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial se puede decir que les llegó a los municipios la hora de desarrollar sus por años esperados grandes proyectos en infraestructura vial, acueductos, colegios, escuelas, hospitales, centros de salud, obras que antes solo se pudieron hacer en ciudades capitales y las llamadas importantes.

Todo depende ahora del trabajo en equipo y honesto de gobernadores, alcaldes, concejales para lograr la ejecución de las obras y os proyectos planificados, base del suministro de los recursos económicos por el Gobierno central.

Pueda ser, con la experiencia vivida en este gobierno con la corrupción, que los entes de control territorial logren que esta no invada los municipios, hoy esperanzados en un mejor futuro para sus comunidades.

- Rafael Antonio Córdoba Ardila
Bogotá

TransMilenio por la 7.ª

Señor Director:

Para ratificar lo dicho por el columnista Juan Pablo Calvás el pasado 17 de julio, me refiero a la reunión a que fuimos convocados los residentes ubicados sobre la 7.ª de la calle 60 a la 100, o zona de influencia, el 23 de junio en el Gimnasio Moderno, por el IDU e Ingetec, para darnos a conocer el proyecto de TransMilenio por la emblemática vía.

La exposición del proyecto dejó al descubierto que de las noventa o cien personas que asistimos, no hubo una sola que estuviera de acuerdo con el proyecto, entre otras razones por el aumento de la contaminación, inseguridad, vendedores ambulantes, desaseo, deterioro de la vía y de los predios circunvecinos, con su obvia desvalorización.

Pero el principal argumento es que creemos que TransMilenio por la 7.ª no cabe. Como dice el columnista, “aún estamos a tiempo”.

- Marcela Álvarez Botero
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS CARTAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA