Opinión

Las lecciones de México

Impresionante el sismo, pero reconforta el ejemplo de solidaridad y de unidad de los mexicanos.

24 de septiembre 2017 , 02:10 a.m.

Señor Director:

Impresionante el sismo de México. Pero, en medio de todo, reconforta el ejemplo de solidaridad y de unidad de los mexicanos. Y los testimonios de la cultura que se ha construido durante largos años en torno de estos eventos de la naturaleza. Y tiene razón su editorial ‘México no está solo’ cuando afirma que “es en la tragedia cuando no hay fronteras”. Así tiene que ser, porque los pueblos somos hermanos y tanto el dolor como la alegría son iguales en todos los seres humanos.

Hay que enviarles un mensaje de fortaleza. Y, desde luego, a los colombianos que allí sufrieron la tragedia. Porque México es un país en donde trabajan muchos colombianos honestamente. En todo caso, mirémonos en el espejo de México, miremos la cultura de la prevención...

Carmen Rosa Novoa
Bogotá

Legislar sobre los patios

Señor Director:

Me refiero a su editorial ‘No hay patio para tanto carro’ (21-9-2017). Todo esto, creo, sucede únicamente en Colombia. Los vehículos que reposan en los patios están cerca de los 40.000 y dentro de poco pasarán de los 50.000. Se debería, desde ahora, legislar para que un carro detenido no se demore en los patios más de un año (excepto involucrados en accidentes). Una ley que indique con precisión, por ejemplo, que después de un año de retención del vehículo el Gobierno lo pueda chatarrizar y/o declarar bien común, para que después no vengan los reclamos y terminemos pagando chatarra como nuevos. El Gobierno se libraría del pago de patios y costos de administración; y, de paso, dejar espacios abiertos, libres de contaminación, para las ciudades donde existen estos problemas.Gabriel Vanegas Cantor

Recuperar el deporte blanco

Señor Director:

La eliminación de Colombia para lograr acceder al Grupo Mundial de la Copa Davis frente a Croacia, ¡y en casa, a 2.640 metros sobre el nivel del mar!, puso de manifiesto el estancamiento del deporte blanco. Fue lamentable que para tal nivel de exigencia no hubiera existido un ojo de halcón y que el público presente no hubiera tenido cultura tenística.

De manera similar a las escuelas de fútbol, en el tenis colombiano es necesario, a partir de los niños y jóvenes, crear semilla competitiva, además de afición en colegios y universidades. El número de canchas en Colombia es escaso. A su vez, hay que bajar los costos de matrícula de las academias públicas y de los clubes privados. Es prioritaria la inversión privada para que el estancamiento del tenis no sea una monedita común de cambio al finalizar algún ATP y una Copa Davis cada año.

Fernando Cortés Quintero
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA