Opinión

Hay que defender la infancia

La infancia, interpretada en el Niño que nació en un pesebre, está siendo atropellada más que nunca.

25 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

Me refiero a su editorial ‘El lenguaje de la Navidad’ (24-12-2017), que es un lenguaje de bondad, de generosidad en todo sentido. Esto es lo que más necesita el mundo de hoy, aparte de humanidad y respeto por la vida. La infancia, interpretada en el Niño que nació en un pesebre, está siendo atropellada más que nunca. Millones de huérfanos, de desplazados, o que no saben dónde están sus padres. Eso es lo que dejan las guerras, más los millones de víctimas de violencias distintas. La meta, la conciencia, debe ser defender la infancia, pues ahí estamos poniéndole bases a la paz.

Aquí, en Colombia, miles de niños están sin hogar; o, en ellos, son víctimas de abuso. Se necesita que las leyes estén de su parte, que se agilicen las adopciones, con todo el cuidado, pero que no sean trámites eternos. Como se dice: “los niños, primero”.

José Francisco Piñeres
Bogotá

De Toledo a Villa de Leyva

Señor Director:

Cuando tenemos la oportunidad de viajar, conocer nuestro país, su invaluable riqueza natural, la hospitalizad de su gente, su exquisita gastronomía y su folclor, podemos hablar con propiedad de Colombia en el exterior. Siempre lo positivo. Igualmente, aunque las comparaciones son odiosas, no podemos dejar de pensar en cómo nuestros coterráneos, propios y visitantes, ensucian y destruyen parques, playas y calles.

Regreso después de un viaje inolvidable, en el que visité Toledo (España), patrimonio histórico de la humanidad. Ciudad impecable y majestuosa. Le encuentro parecido con Villa de Leyva, histórica villa que hace parte de la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia.

Sus calles empedradas y su arquitectura colonial, rodeada de montañas, paramos y lagunas, nos permiten vivir un plan familiar agradable y diferente. Lamentablemente, a su bella plaza no le cabe una colilla más del nefasto cigarrillo, y los niños botan papel y desperdicios al suelo sin que sus padres les enseñen, con el ejemplo, lo más elemental: “botar la basura en su lugar”.

¿Hasta cuándo tanta indiferencia y claro desinterés por cuidar lo nuestro? ¿Dónde está el sentido de pertenencia? La responsabilidad es de todos.

Diana Guerrero Diab
Barranquilla, Atlántico

Exigencia por dos secuestrados

Señor Director:

Hace más de diez días secuestraron a dos miembros de la familia Bohórquez en Ocaña, padre e hijo. ¿Cuánto tiempo más tenemos que esperar para que los devuelvan al seno de sus familias? Ellos son un ejemplo para la sociedad, pues han sido víctimas de la guerrilla, tanto de las Farc como del Eln, el Epl y de los paramilitares. Aa pesar de eso, ellos siguen con sus actividades agropecuarias y comerciales, las cuales realizan con éxito y profesionalismo de alto grado. Los ocañeros y el país, en general, esperamos que el Ejército y la Policía continúen en su búsqueda hasta encontrarlos. Y esperamos que los captores liberen a los dos secuestrados, que son colombianos que hacen y han hecho patria.

Orlando Forero Esguerra
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA