Opinión

El discurso del Presidente

Desde el discurso de Gaitán en su campaña de 1945, no se había dado otro como el de Santos.

24 de julio 2017 , 12:54 a.m.

Señor Director:

Desde el discurso de Gaitán en su campaña de 1945, no se había dado otro como el del presidente Santos ante el Congreso, tan desinteresado de lo que Gaitán señalaba como “la mecánica política, que significa más que los principios éticos, supeditada a las fuerzas que conspiran contra la concordia y la igualdad, que desconocen el derecho de los débiles para encadenar la libertad de los espíritus, demoler la lealtad y tergiversar la verdad”.

Refiriéndose a la guerra, decía: “Cuando la codicia sin nombre necesitó provocar guerras, la sangre de los hombres tuvo que pagar su tributo. Si los fabricantes de la muerte tenían que unirse con los fabricantes adversarios, así lo hacían”. “El instrumento material fue destruido, pero queda la tarea, quizás más ardua, de empeñarse contra las causas de desajuste social que lo engendraron”. Hoy, el Presidente llama a la concordia: “Olvídense de mí”, abogando por proyectos que significan una de las propuestas más ambiciosas de nuestra historia para saldar la deuda social. “No es de esperar que los hombres que tienen de la política una concepción simplemente mecánica, que gozan de la sensualidad del mando por el mando mismo, del poder por el poder mismo y de la ganancia por la ganancia en sí, puedan sentirse impresionados por la consideración o el respeto de estos principios”. Sentencia lapidaria que signó su destino y el de Colombia. Ojalá hayamos aprendido de la historia para no repetirla.

Carlos H. Quintero B.

Cesáreas, una epidemia

Señor Director:

A raíz de la denuncia del ministro de Salud, al editorial ‘Cesáreas, verdadera epidemia’ (22-7-2017) poco tendría que agregar; el doctor y profesor Fernando Sánchez Torres escribió el mes pasado ‘La cesárea, una epidemia’, que debe ser lectura obligada para nosotros, los ‘parteros’. Quiero resaltar la omisión y negligencia del Estado (único responsable de la salud para todos) en su función de vigilancia, regulación y actor fundamental del sistema. Le pondría esta tarea: visitar Cartagena y ver cuántos hospitales, clínicas e IPS llenan los requisitos para atender una ciudad de primera línea, de más de 1 millón de habitantes. ¿Cuántas camas obstétricas tenemos? ¿Cuántas salas de parto? ¿Cuántos quirófanos? ¿Cuántas salas de control de trabajo de parto? ¿Cuál es el recurso humano médico, paramédico y de soporte? ¿Cuál es el recurso económico que tenemos para desarrollar nuestra actividad? ¿Barreras de acceso? Es muy largo el inventario de fallas, y los únicos beneficiados deben ser nuestras pacientes, para quienes debe haber una intervención fuerte del Estado.

Orlando Bustillo jr., M. D.

Una pregunta suelta

Señor Director:

Tras la extraordinaria actuación de Rigoberto Urán en el Tour de Francia, me asalta la siguiente pregunta: si nuestro compatriota hubiese alcanzado el liderato en la penúltima etapa, ¿cómo hubiera respondido Froome en la última jornada en los Campos Elíseos? ¿Hubiera sido el mismo ‘paseo de la victoria’ por París?

Gerardo Dussán D

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA