Opinión

El cruel abandono de los niños

La mejor medida de protección para los niños abandonados es la adopción, que es un acto de amor.

10 de abril 2017 , 12:51 a.m.

Señor Director:

Está claro y comparto que abandonar a los niños es un acto de inconsciencia, crueldad e inhumanidad. Las razones, resulta lógico, que pueden ser las que se mencionan en el editorial de EL TIEMPO 7-4-2017, y que urgen políticas de protección, lo que yo he reclamado repetidas veces. Pero, mientras tanto, el abandono continuará; los protagonistas, que en su mayoría han vivido las mismas desgracias, no se regenerarán; el sistema de protección seguirá buscando “parientes” para que se hagan cargo de esos niños, lo que aparentemente parecería ser una solución, pero que no es más que un “tin marín de do pingüé”, a ver a quién le toca el niño.

Por ahora, y hasta cuando la sociedad se normalice, la mejor medida de protección para los niños abandonados, antes que pensar en sus progenitores y en sus parientes, como debe ser, es la adopción, que es un acto de amor. Pero todavía, y desde hace aproximadamente seis años, desde cuando esta medida de restablecimiento de derechos fue calumniada en la TV, el proceso administrativo de protección se dilata y los niños crecen sin verdadero amor y con el lamentable impacto que esto genera en ellos, lo que se convierte en un multiplicador del abandono. ¿Seguirán estos niños sujetos a la decisión de un defensor de familia que poco tiempo tiene para definir tantos casos antes de que sea demasiado tarde? Olga María Velásquez de Bernal

Peatonalización de la 7.ª

Señor Director:

La peatonalización de la carrera 7.ª la degradó. Fue, quizás, la medida más autoritaria, improvisada y caprichosa de la anterior administración. No respetó experiencias anteriores que habían mostrado las dificultades e inconvenientes de la peatonalización; no respetó a los comerciantes, que vieron afectadas sus ventas; no respetó el centro histórico de la Candelaria, cuyas calles estrechas tuvieron que recibir todo el tráfico que circulaba por la 7.ª, el cual destruyó por completo el adoquín de la calle 12; y afectó la calle 10.ª y la carrera 3.ª; no respetó a los empleados y funcionarios de la zona, que ya no encontraron transporte cercano; no respetó a los peatones, que se vieron atemorizados por los numerosos indigentes que la invadieron e incomodados por toda suerte de vendedores ambulantes y espectáculos de mal gusto que se tomaron andenes y calzadas. Además, terminó demandando un mayor número de policías para su vigilancia. Todo lo anterior lleva a concluir que la mejor forma de recuperar la 7.ª es despeatonalizándola.Esperanza Tejada

El gerente adecuado

Señor Director:

Acertado el nombramiento del señor Luis Carlos Villegas como gerente de la reconstrucción de Mocoa. El señor Villegas manejó exitosamente una circunstancia similar en el año 1999, cuando el Eje Cafetero y, en particular, la ciudad de Armenia fueron destruidos por un terremoto. Un proyecto de estas características requiere la dirección de un empresario idóneo.

Mario Patiño Morris

Escríbanos su opinión a: opinion@eltiempo.com - editorial@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA