Opinión

El clamor del Pacífico

Los más de 80.000 habitantes de Buenaventura siguen abandonados a su suerte.

23 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Sobre su editorial ‘El grito de una región’ (22-5-2017), las protestas en el Pacífico son justificadas. Desgraciadamente, como pasa en estos eventos, no faltan los vándalos, verdaderos delincuentes, que les hacen daño a los que con toda razón hacen uso del derecho a manifestarse pacíficamente. 

De las necesidades de Buenaventura y el Chocó, en general escucha uno hablar toda la vida. Que a ese departamento se lo robaron, que necesita vías, luz, salud, educación; que el puerto produce, que es la entrada al país, pero en la pobreza, sin agua potable, olvidado. Por Dios. ¿Y el Estado? Nunca ha habido compromiso verdadero. Y esto, pues no es de ahora. Recursos hay, pero, por desgracia, no bien dirigidos y por manos limpias muchas veces. Lo primero es que paren la corrupción y que el Gobierno central y los demás poderes hagan presencia en estas zonas, que se ataque con decisión la violencia, que se pacten compromisos reales. Y que las comunidades les pidan cuentas a sus legisladores y gobernantes.

Ángel María Aguilar

* * * *

Señor Director:
En el litoral Pacífico colombiano, Buenaventura, Quibdó, Lloró, Acandí, sus gentes claman por atención y solución gubernamental a sus eternos problemas en salud, agua potable, vías..., y nada que los escuchan. Por eso, sus justas protestas. Su población, con el más alto índice de pobreza nacional (81 %), de desempleo (70 %) y de indigencia (44 %), pareciera que para el Gobierno no existe; en el país solo se escucha la bullaranga de los educadores oficiales con su cuota anual de paros y reclamaciones, que tienen a millones de estudiantes bloqueados, atrasados en su programa educativo y al Gobierno “pellizcando” el presupuesto nacional a fin de atender sus pretensiones. Sin embargo, los más de 80.000 habitantes de Buenaventura siguen abandonados a su suerte, no solo de ahora, sino desde su creación como municipio.

Rafael Antonio Córdoba Ardila
Bogotá

Héroes con media pensión

Señor Director:
De carne y hueso son nuestros verdaderos héroes, eso fue en vida el sargento Carlos A. Copete, quien, cumpliendo misiones de alto riesgo, fue asesinado por organizaciones criminales al servicio del narcotráfico en jurisdicción del municipio de Ocaña (Norte de Santander). Es una realidad, nuestras instituciones castrenses son un semillero de jóvenes que, sin importar la misión y el peligro que aquella representa, ofrendan su vida en aras del bienestar y la tranquilidad de los colombianos.

Por eso, no se justifica que solo un 50 % de la pensión sea la que autorice el Gobierno entregarles a su esposa e hijos. ¿Cuántos más sargentos Copete hay en la misma situación?, ¿qué acciones llevó a cabo el alto mando para evitar este atropello? La Ley 1448 de 2011, o Ley de Víctimas, rige a partir del 1.° de enero de 1985; por lo tanto, busquen la manera de buscar su aplicación en estos casos.

Ricardo Pinzón Salinas
Bogotá

Escríbanos su opinión a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA