Opinión

El castigo a violadores

Legisladores deben hacer urgentemente una reforma constitucional en la que implanten cadena perpetua

28 de abril 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Ante el aumento excesivo de violaciones y muertes atroces –sobre todo de niñas y niños inocentes desde cero años–, lo cual se está convirtiendo en una feroz enfermedad y una vergüenza ante el mundo, quienes legislan deben hacer urgentemente una reforma constitucional en la que implanten cadena perpetua o castración a estos seres que se están convirtiendo en un grave peligro para la sociedad. Entiendo plenamente que nosotros no debemos definir ni decidir sobre cómo, cuándo y por qué se debe castigar a un ser humano con las máximas penas, pero es que ya se está saliendo de las manos esta situación en nuestro país.

Esto es lo que vemos en la prensa hablada y escrita, sin tener en cuenta las violaciones que se cometen en las zonas rurales o lejanas y que no se denuncian por miedo o amenazas, por falta de conocimiento o dificultad para viajar. Esto aumentaría las terribles estadísticas de tan terrible comportamiento.

Álvaro Ramón Ortiz Murcia
Simijaca, Cundinamarca

El fracaso de la 7.ª

Señor Director:

Excelente el artículo del señor Jacques Mosseri titulado ‘Peatonalización fracasada’ (20-4-2017), porque interpreta a muchos que –gracias a ello y a la degradación del centro, y después de vivir toda una vida allí– decidimos abandonarlo y evitar volver. Es una lástima que en semejante proyecto esta administración gaste 40.000 millones de pesos, que, como es costumbre en la contratación pública, será mayor en la práctica, así como el tiempo de ejecución. La peatonalización de la 7.ª solo ha servido para mejorar la vida de indigentes y vendedores ambulantes, para deteriorar las calles y carreras aledañas y convertirla en la plaza informal, sin ley ni respeto, más grande de la capital. Quien desee volver a la época de las cavernas, que la transite un domingo de ciclovía. Un piano en la calzada no cambia el desastre de una mala sinfonía izquierdista.Mayo Monroy

Hambre de libertad

Señor Director:

El anhelo por la libertad, el derecho a la expresión y el mejoramiento de condiciones de vida en Venezuela ha llegado a ser tan grande que los protestantes están dispuestos a pelear sin importar el dolor físico. Ahora solo importa recuperar un país sumergido en una dictadura; el pueblo ha sustituido el miedo por la firmeza de sus convicciones y aunque con pasión defiende sus ideales y lucha por el bienestar de su nación, para su Presidente esto es hacer el ridículo.

¿Hasta qué punto ha llegado la ambición por el poder en ese país, que desapareció la democracia; y todo aquel que piensa diferente de sus mandatarios es reprimido y violentado?

No se trata de ser de derecha o de izquierda, de pertenecer a un partido político u otro; cuando se tiene la responsabilidad de dirigir a un país, se trata de luchar y trabajar en unión por el bienestar de toda una nación.

Diana Catalina Arias Orozco
Bogotá

Escríbanos su opinión a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA