Opinión

Demos juntos el primer paso

La visita del papa Francisco fue un soplo de aire fresco para todos los colombianos.

13 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:
La visita del papa Francisco fue un soplo de aire fresco para todos los colombianos. Él trajo un mensaje a un país que tiene desde hace muchos años la esperanza rota, las heridas abiertas y la fe resquebrajada. Les habló a las personas de todas las edades, empezando por nosotros, los jóvenes, invitándonos a “soñar en grande”. Nos pidió que no nos dejemos “robar la alegría ni la esperanza”.

Sus palabras tal vez suenen irónicas en un país en el que las oportunidades escasean para los de menos edad; sin embargo, fortalecen y nos recuerdan que los jóvenes somos el futuro de Colombia.

El Papa también, en cortas frases, resumió muchos aspectos sociales: “la Iglesia no es una aduana”, “ustedes no son políticos, sino pastores”, “el diablo entra por el bolsillo”... Nos dejó tareas de reconciliación y la tan llamada ‘cultura del encuentro’. Queda ahora pedirle a Dios que no olvidemos sus mensajes.

- L. Viviana Camacho

* * * *

Señor Director:

Uno de los tantos mensajes de la visita del papa Francisco es que cada uno de nosotros debe poner su granito de arena para reconciliarnos. Su sencillez, carisma, don de gentes, sonrisa permanente, preferencia por los más necesitados y desvalidos y, sobre todo, su pedagogía, nos deben poner a meditar seriamente en que debemos cambiar y unirnos para lograr sacar adelante a esta Colombia tan necesitada de unión entre sus habitantes... Gracias, papa Francisco, por su inolvidable visita.

- Rafael Colmenares G.

Cultura de vocación rural

Señor Director:

Me refiero a su editorial ‘Más adaptación, menos fatalismo’ (12-9-2017). No debemos ser fatalistas, pero los hechos son alarmantes, sobre todo cuando se cumplen las predicciones científicas sobre el efecto del calentamiento global inducido por el modelo de desarrollo fundamentado en la producción y el consumismo. Si fenómenos naturales hacen evacuar a millones y causan daños incalculables que aparecen recurrentemente en las zonas costeras, donde vive el 70 % de la población mundial, estas se están convirtiendo en lugares inhabitables. Con el agravante de que el Presidente del país que más contamina es un negacionista, y el modelo de desarrollo en boga no da otra opción para salir de la pobreza que la del consumismo y la emisión de gases. El primer mundo prácticamente no tiene marcha atrás en las actuales circunstancias. Pero nosotros deberíamos convertirnos en una cultura de vocación rural con pequeños núcleos autosostenibles, aprovechando la paz.

- Carlos H. Quintero B.

* * * *

Señor Director:

Fenómenos como los actuales huracanes son naturales. Pero cada vez son más fuertes y destructores. Esto es consecuencia del calentamiento global. Yo creo que la prevención debe hacerse con muchos años de anticipación mediante el respeto a la naturaleza. Piénsenlo todos los encargados de cuidar nuestros bosques, pues la lección es dura.

- José Francisco Piñeres

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA