Opinión

De la embajada de Polonia

Polonia siempre luchará por la memoria y la verdad sobre el Holocausto.

09 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director:
Con mucho interés leí el artículo de la corresponsal de EL TIEMPO en Bruselas, la señora Idafe Martín Pérez, titulado ‘Polémico proyecto de ley en Polonia que revisa el Holocausto’, publicado el 2 de febrero del presente año.

La autora presenta en él las reacciones internacionales a la ley adoptada en los últimos días por el Parlamento polaco, cuyo fin es el de eliminar de la vida pública, en Polonia como en el exterior, la atribución al Estado o al pueblo polaco, en forma injusta y contraria a la verdad histórica, de la responsabilidad por los crímenes nazis cometidos por el Tercer Reich alemán.

Sin cuestionar los esfuerzos de la periodista por presentar de una forma lo más objetiva los argumentos expuestos por quienes participan en la discusión sobre el tema tanto en Polonia como en otros países, deseo llamar la atención sobre ciertos apartes del artículo que pueden tergiversar la verdad histórica sobre el Holocausto.

Un reparo en este contexto despierta el uso por parte de la periodista, seguramente en forma inconsciente, de la afirmación “El Estado polaco no colaboró oficialmente con los nazis...”, lo que podría sugerir que existen muestras de tal colaboración hecha de forma no oficial.

Es preciso subrayar que durante la II Guerra Mundial, cuando Polonia estaba bajo la ocupación alemana, nunca nadie, actuando en nombre del Estado o del pueblo polaco, cooperó con los nazis. Aunque es necesario decir y evidenciar que se presentaron casos de polacos que colaboraron con los alemanes, no podemos estar de acuerdo en que se atribuya al pueblo polaco la corresponsabilidad del Holocausto.

Vale la pena recordar que en diciembre de 1942, las autoridades del Estado Clandestino Polaco crearon una institución especialmente destinada a ayudar a los judíos: el Consejo de Ayuda a los Judíos, que actuaba bajo el criptónimo ‘Zegota’. Era la única organización de este tipo en la Europa ocupada. El Estado Clandestino Polaco castigaba con la pena de muerte la entrega de judíos a los alemanes.

También es necesario recordar que aunque en el territorio ocupado cualquier ayuda a los judíos enfrentaba la pena de muerte por parte de los ocupantes alemanes, más de una cuarta parte de los Justos entre las Naciones del Mundo son polacos.

La enmienda de la ley no está dirigida en contra de ningún país en particular, como Israel, y no limitará la libertad de realizar estudios de investigación o expresiones artísticas.

Uno de los casos particularmente claros de tergiversación de la historia es el empleo de la expresión “campos de exterminio polacos”. Desde el año 2007 el nombre oficial de Auschwitz-Birkenau en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco es: “Auschwitz-Birkenau. Campo Nazi Alemán de Concentración y Exterminio (1940-1945)”.

Para concluir, quisiera hacer énfasis en que el objeto de la enmienda de la ley es luchar por la verdad sobre los crímenes cometidos contra la población judía en la II Guerra Mundial. Por las víctimas de este genocidio, como por aquellos que ofrecieron sus vidas salvando a otros, Polonia siempre luchará por la memoria y la verdad sobre el Holocausto.

- Agnieszka Frydrychowicz-Tekieli
Embajadora

MÁS CARTAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA