Opinión

Crece el pesimismo

No sé si creer en las encuestas de opinión realizadas, en este caso sobre el optimismo.

08 de julio 2018 , 12:00 a.m.

Señor Director:

No sé si creer en las encuestas de opinión realizadas con ciertos sectores de la población colombiana, en este caso sobre el optimismo.

Comparto el criterio de que uno debe ser optimista para poder llegar a buen puerto; sin embargo, cuando se leen los artículos y se analizan las encuestas, uno no puede compartir el hecho de que el optimismo sea porque la educación va bien, cuando en el mismo periódico aparecen dos artículos en los que, por un lado, se menciona que los niños asisten a la escuela con hambre y sed y, fuera de eso, los docentes tienen que construir las aulas para poder albergar a los niños que llegan a su colegio ávidos de conocimiento, y, por el otro, no sé si más indignante, se mencionan otra vez los carteles de la alimentación escolar, que siguen enriqueciéndose a costillas del hambre que sufren millones de niños y niñas no solo en La Guajira, sino en todo el territorio nacional, donde los maestros nos vemos obligados a utilizar parte de nuestro menguado salario para dar una merienda a uno que otro niño, simplemente porque los negociantes, llámense contratistas o politiqueros de turno, utilizan esos dineros para mantenerse en los cargos, desde donde se lucran y benefician, sin importar la suerte de los niños que a diario mueren de hambre y sed.

Henry Sarabia Angarita

Peras limpias, manzanas podridas

Señor Director:

Nos adherimos al reconocimiento que hace el editorial del 5 de julio, ‘Gesto valiente’, sobre la firma de la resolución que obliga a las empresas farmacéuticas y de dispositivos a revelar los pagos que hacen a diferentes actores, incluidos los médicos. Y son veraces las evaluaciones que concluyen en otros países que hay sesgos en la prescripción posiblemente motivados por incentivos económicos. Lo que no plantea el editorial es que una alta proporción de dichas transferencias en el país tienen como objetivo la educación médica continua, un muy necesario modelo que se alinea con la responsabilidad social empresarial y se constituye, muchas veces, en el único recurso frente al desinterés del Estado por apoyar el mejoramiento de la calidad de los profesionales que redunde en beneficio de los pacientes. Si bien esta resolución es la oportunidad de demostrar la transparencia de nuestras decisiones éticas, basadas en evidencia, sí nos preocupa que se mezclen peras limpias con manzanas podridas.

Finalmente, estamos comprometidos en fomentar el profesionalismo y la autorregulación médica, primero con la planificación de esta ardua tarea que la sociedad entera nos demanda.

César Burgos
Presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA