Opinión

Aceptar el pluralismo

No es válido descalificar el espíritu liberal de la universidad, que debe ser respetado.

26 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Señor Director:

A las juventudes del Centro Democrático (y en general a la comunidad uribista), que se rasgan las vestiduras por el “sacrilegio” de haber invitado a ‘Andrés París’ a las aulas del Externado, les digo que no aceptar el pluralismo es desconocer nuestra propia historia, es negarnos como liberales y como externadistas. No estoy de acuerdo con el discurso de las Farc, como tampoco con el del Centro Democrático, pero prefiero oír sus voces, a veces duras, agrias e intransigentes, y no el tronar de sus armas (del extremo desde donde se disparen, y que ya tanto daño han hecho al país), y doy hasta la vida por defender el derecho de unos y otros a ser escuchados.

Por ello, no es válido descalificar el espíritu liberal de la universidad, que debe ser respetada por todos los estudiantes que allí se forman, y por todos aquellos que no entienden “los principios ideológicos, éticos y cívicos” del Externado, por más expresidentes que sean o títulos que exhiban.

Este mensaje también va para mis hijas, externadistas ambas, uribistas, de un liberal, orgulloso externadista, que no entiende ni entenderá por qué unos creen que nacieron para no dejar hablar a los otros, y que confía haberlas formado en amor, tolerancia, respeto y valores, aunque profesen ideas diferentes.

- Pedro Rodolfo Díaz
Egresado Facultad de Derecho, 1984

La razón la tiene el Código

Señor Director:

Finalmente explotó la situación de los ciclistas que suben los domingos a Patios. Los primeros reclaman su derecho al deporte y a la recreación, invocan la tolerancia y argumentan que hace más de diez años acostumbran utilizar esa vía, así que como en nuestro país la costumbre hace la ley reclaman su derecho. A su vez, los automovilistas y vecinos del sector reclaman el derecho a la movilidad y se quejan de la agresión de que son objeto por parte de estos deportistas. ¿Quién tiene la razón? Existe un extenso código de tránsito que si desde el primer día fuera aplicado se evitarían estos y muchos absurdos más, pero la pereza paquidérmica de las autoridades ha permitido llegar a esta gravísima situación, que, para empeorar las cosas, ya se extendió dominicalmente a la autopista. ¿Cuántos ciclistas muertos más y cuántos conductores inocentemente involucrados en procesos penales se necesitan para que el Estado cumpla con su deber?

- Álvaro López Duarte

* * * *

Señor Director:

La movilidad en Bogotá es un derecho de todos los ciudadanos. Se entiende el interés del Alcalde por incentivar el uso de la bicicleta, de la cual él es un usuario permanente. Pero también debe respetar los derechos de los automovilistas, cuyo uso cada vez es más castigado en la ciudad capital. Las escasas y deterioradas vías bogotanas cada vez se ven más limitadas para el transporte vehicular. La falta de reglas claras para los usuarios de la bicicleta, más la indisciplina que nos caracteriza, está polarizando, una vez más, a los habitantes de la capital. La alcaldía debe evitar que el problema se agrave.

- Mario Patiño Morris
Bogotá

Escríbanos a: opinion@eltiempo.com

MÁS CARTAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA