Venezuela

Rechazo a reelección de Maduro, pero la oposición no tiene estrategias

Grupo de Lima llamó a consultas a sus embajadores en Caracas y Estados Unidos aplicó sanciones.

Venezuela

El presidente de la Asamblea Nacional, Omar Barboza, participa en una rueda de prensa del "Frente Amplio Venezuela", antes Mesa de Unidad Democrática.

Foto:

Efe

21 de mayo 2018 , 10:22 p.m.

Horas después de la reelección del presidente venezolano Nicolás Maduro en la votación del domingo saltan las primeras conclusiones: según el Consejo Nacional Electoral (CNE), se reeligió con un total de 6’190.612 votos, que representan menos de un tercio de los inscritos en el padrón electoral; el índice de abstención fue de 54 por ciento –el más alto registrado en cualquier elección presidencial de la historia venezolana– y su nuevo período presidencial es considerado ilegítimo por casi toda América Latina, Estados Unidos y países como España, Francia, Alemania y el Reino Unido.

Quienes reaccionaron con mayor rapidez y contundencia fueron los gobiernos de Estados Unidos y de los 14 países (entre ellos Colombia) que integran el Grupo de Lima.

Este bloque no solo decidió llamar a consultas a sus respectivos embajadores y reducir sus relaciones diplomáticas con Venezuela, sino que también advirtió a los empresarios de sus países sobre los riesgos financieros de contratar con la administración de Maduro sin el aval de la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, lo que puede interpretarse como una amenaza no declarada de sanciones.

Demostró también su escepticismo sobre los números ofrecidos por el CNE y se hicieron eco de mediciones de grupos como Meganálisis que apuntaron a que la abstención superó el 80 por ciento.

La Casa Blanca dio un paso aún mayor no solo calificando de farsa la votación del domingo, sino emitiendo nuevas sanciones contra el régimen madurista, imponiendo desde ayer al mediodía restricciones al financiamiento de cualquier deuda que tenga el gobierno de Caracas, incluyendo del sector petrolero y la estatal Petróleos de Venezuela, así como la prohibición de compra de activos sobre los que el Estado venezolano tenga más de 50 por ciento de la propiedad.

España también reiteró que en las elecciones del domingo “no se verificaron los requisitos indispensables” para la celebración de unas elecciones justas y libres en Venezuela, por lo que “estudiará junto con sus socios europeos la adopción de medidas oportunas”.

La alineación internacional contra el régimen de Maduro –con las notables excepciones de Rusia y China, que reconocieron el resultado oficiado por el CNE–, aunque previsible y extraordinaria, todavía no se replica en una acción coordinada puertas adentro en Venezuela, donde la oposición todavía no puede concretar una reacción unitaria ante lo ocurrido el domingo y el mensaje enviado por la altísima abstención.

Aunque los candidatos Henri Falcón y Javier Bertucci desconocieron el proceso y alegaron irregularidades, el primero no tuvo reacción pública ayer lunes. El Frente Amplio Venezuela Libre –la extinta Mesa de la Unidad Democrática–, de la voz del presidente de la Asamblea Nacional, Omar Barboza, reiteró la ilegalidad de la votación y destacó que ante la gravedad de la situación del país “no hay tiempo que perder”, pero anunció que será el próximo sábado cuando informarán sobre los pasos que darán para exigir al régimen lo que consideran la única salida posible: una nueva elección presidencial a finales de este año “con garantías”.

Mayor coherencia

Mayor sentido de urgencia tuvieron las declaraciones de la líder del partido Vente Venezuela, María Corina Machado, quien rechazó de antemano que la exigencia opositora se enfoque en un nuevo proceso electoral en vez de forzar la dimisión del Presidente. “No aceptamos ni que Maduro se queda ni que nos digan que tenemos que esperar a unas supuestas elecciones, el país lo arriesgó todo el día de ayer (domingo). Aquí queda una sola ruta, ni falso diálogo ni falsas expectativas electorales, la ruta es solo una, la ruta de la desobediencia”.

Venezuela

Manifestantes participan en una protestaa tras el resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela.

Foto:

Efe

El excandidato presidencial Henrique Capriles rompió un silencio de meses a través de una carta en la que pide a la oposición reunirse con urgencia. “Nos corresponde vencer a la dictadura”, señaló en un texto en el que no se decanta por la vía electoral sino por la promoción de un plan de gobernabilidad democrática que movilice a la masa opositora y “le haga sentir al oficialismo que debe prepararse para abandonar el poder, porque nosotros estamos preparados para ejercerlo”.

En el desconocimiento de Falcón y Bertucci sobre los resultados del domingo muchos ven la oportunidad de que la oposición se reencuentre en un discurso que le permita tomar acciones en común, aunque el venezolano parece mantener esa actitud de rebelde escepticismo que desplegó en la jornada del domingo, quizá con la silenciosa expectativa de una hoja de ruta para el cambio.

Sin embargo, en la noche de este lunes las principales fuerzas políticas opositoras a Maduro todavía no acordaban una reunión, a pesar del optimismo entre algunos analistas que ven en los resultados del domingo “una nueva oportunidad” para el liderazgo opositor.

Valentina Lares Martiz
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas (Venezuela)

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA