Venezuela

Las sanciones contra Venezuela, a un paso en la Unión Europea

Acordaron en Bruselas la base legal para aplicar sanciones selectivas a dirigentes del régimen.

Nicolás Maduro

Europa aplicará un embargo en su venta de armas a Venezuela.

Foto:

Prensa Miraflores / EFE

08 de noviembre 2017 , 11:20 p.m.

La Unión Europea está a un paso de aprobar sanciones contra el régimen venezolano. Los representantes diplomáticos de los 28 países del bloque acordaron en Bruselas la base legal para aplicar sanciones selectivas a dirigentes del régimen y un embargo de armas. Los cancilleres deberán dar el visto bueno definitivo a las medidas el próximo lunes.

Europa aplicará un embargo en su venta de armas a Venezuela y también prohibirá vender a Caracas cualquier instrumento que sirva “para la represión interna” o para “vigilar” comunicaciones, incluyendo digitales.

Además, los embajadores aprobaron las medidas jurídicas necesarias para que en esas sanciones se incluya a ciertas personas del régimen de Nicolás Maduro relacionadas con la represión.

Las personas sancionadas no podrán viajar a Europa, y se congelarán sus bienes y cuentas corrientes en cualquiera de los 28 países de la Unión Europea. Europa quiere que las sanciones sean “graduales”, y por ello se irán endureciendo con el paso del tiempo si el gobierno de Maduro sigue reprimiendo a la oposición. También se busca que no afecten a la población, por lo que, por el momento, no hay en el paquete ninguna sanción económica general.

Los gobiernos europeos siguen diciendo que el objetivo de su diplomacia y de las sanciones es forzar a Maduro y a su gobierno a avanzar en una solución política negociada en la crisis venezolana, a dialogar con la oposición y a que se libere a los presos políticos. El Parlamento Europeo otorgó a finales de octubre su Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia a la oposición venezolana.

La diplomacia europea sigue así la vía que ha ido adelantando el Parlamento Europeo. En septiembre, la Eurocámara aprobó por amplia mayoría (526 votos a favor y 96 en contra) una resolución que pedía a los gobiernos del bloque que aprobaran sanciones contra los jerarcas del régimen que estuvieran implicados en violaciones de derechos humanos.

Los gobiernos europeos, con el español como punta de lanza, llevan desde julio endureciendo su postura frente a Venezuela. La creación de la Asamblea Constituyente, que Europa no reconoce, fue la gota que colmó el vaso.

La UE considera que esa asamblea se coloca fuera del orden constitucional y es un instrumento del régimen para laminar a la oposición democrática, que había alcanzado la mayoría en la Asamblea Nacional.

Aquella resolución del Parlamento Europeo estimaba que la formación de una asamblea constituyente era “una violación de la separación de poderes” y que la UE “no reconoce las elecciones ni las acciones o decisiones que adopte la Asamblea constituida recientemente debido a su falta de legitimidad”.

La Eurocámara también condenó “el contexto de violencia”, mostró su “profunda preocupación por la persecución ilegal y la represión de los miembros democráticamente elegidos de la Asamblea Nacional” y criticó la destitución de la fiscal Luisa Ortega y de los miembros del Tribunal Supremo.

Incluso pedían que la Corte Penal Internacional investigue “los numerosos delitos y actos de represión perpetrados por el régimen venezolano” y la liberación “inmediata e incondicional” de los presos políticos.

Las sanciones, que deben aprobarse definitivamente el lunes, pero que ya cuentan con el apoyo unánime de los 28 gobiernos del bloque, serán por un plazo determinado (posiblemente de un año) y renovables cada cierto tiempo. Esa unanimidad es necesaria para la aprobación y para cada renovación.

El proceso, que arranca con la aprobación de las sanciones, puede ampliarse con el tiempo. La UE suele empezar aprobando sanciones individuales, que va progresivamente ampliando si no se reconduce el diálogo y continúa la represión.

‘Ley del odio’ que justifica la censura

La Constituyente venezolana aprobó una ley que castiga los “delitos de odio” hasta con 20 años de cárcel y prevé ilegalizar partidos y cerrar medios de comunicación que los inciten.

El órgano que rige el país con poderes absolutos desde agosto pasado aprobó la ‘Ley contra el odio’, propuesta por el presidente Nicolás Maduro tras protestas para sacarlo del poder que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio último.

Los partidos políticos que “promuevan el fascismo, la intolerancia o el odio (...) no podrán ser inscritos ante el Consejo Nacional Electoral, y se revocarán las inscripciones a aquellos que incumplan la presente disposición”, indica el texto.

El mandatario justifica la ley asegurando que 29 personas fueron “quemadas vivas por ser chavistas” durante las manifestaciones opositoras.

Para la expresidenta de la antigua Corte Suprema de Justicia Cecilia Sosa, la ley “pretende la legalización de la represión con apariencia jurídica (...). Es un atentado a la libertad de opinión, una represión sofisticada”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas
Twitter: @idafemartin
Con información de AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA