Venezuela

Tras firma con fractura opositora, aplazan presidenciales venezolanas

CNE corrió fecha para el 20 de mayo. Oficialismo se compromete a solicitar misión de observación.

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, firmó el acuerdo con tres partidos opositores minoritarios.

Foto:

Cristian Hernández / EFE

01 de marzo 2018 , 10:26 p.m.

Las elecciones presidenciales de Venezuela ya no serán el 22 de abril. Con la firma de un acuerdo entre los partidos que apoyan la candidatura del exgobernador Henri Falcón y el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se concluyó que la votación se realizará “la segunda quincena de mayo”, específicamente el día 20 de ese mes. El proceso incluirá la elección de diputados regionales y miembros de los concejos municipales.

El documento firmado por los partidos Avanzada Progresista, Movimiento al Socialismo (MAS) y Copei incluye el compromiso de solicitar a la ONU una misión de observación internacional, la reapertura del Registro Electoral y la promesa de que el presidente Nicolás Maduro “evitará” hacer transmisiones en cadena de radio y televisión durante la campaña electoral.

Pero el acuerdo no se refiere a ningún cambio en materia de constitución de la directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE), sobre la posibilidad de permitir la participación a figuras y partidos políticos inhabilitados ni otras garantías técnicas que fueron discutidas en las conversaciones entre gobierno y oposición que habían tenido lugar en República Dominicana a comienzos de este año.

El acuerdo fue presentado por los voceros de estos partidos como “lo mejor” que pudieron lograr para participar en la votación. “Con este gobierno nunca vamos a tener plenas garantías”, había dicho más temprano en una entrevista radial el secretario general del MAS, Felipe Mujica, quien aseguró que tanto el suyo como los otros dos partidos buscan dejar a los venezolanos una ventana para la participación y una posible transición del régimen chavista.

Su estrategia es fomentar un aluvión de votos que no permita margen de maniobra al oficialismo para desconocer los resultados, a pesar de tener el control de todas las instancias del proceso electoral.

La empresa es heroica si se toma en cuenta que además del control oficial sobre las instituciones, la candidatura de Falcón es ahora rechazada por la gran mayoría de los partidos opositores, que este jueves ratificaron el boicot. “Henri Falcón no representa a la oposición venezolana”, destacó el vocero de la MUD, Juan Pablo Guanipa. “Lamentablemente cedió a la tentación de la participación haciéndole el juego al gobierno de Nicolás Maduro”, agregó.

Aunque pareciera que al participar estos partidos se constituyen en una especie de nuevo polo opositor contrario a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en realidad estos tres partidos cuentan hoy con mínima representatividad a nivel nacional y estructuras de organización prácticamente inexistentes.

Copei fue uno de los dos partidos más grandes en la era democrática de Venezuela (entre 1958 y 1998) y su último gran logro fue en el año 2010 al obtener más de 500.000 votos en las elecciones parlamentarias, pero desde entonces las divisiones y contradicciones internas lo han diluido prácticamente por completo.

El MAS, fundado por el periodista Teodoro Petkoff, siempre fue un partido de fuerza moderada hasta que el presidente Hugo Chávez asumió el mando en 1998, cuando tuvo un par de momentos estelares y terminó prácticamente sin fuerza. En las parlamentarias de 2010 obtuvo apenas 50.000 votos. Ambos partidos, el primero expulsado y el segundo por decisión propia, están fuera de la MUD.

Por su parte Avanzada Progresista es liderado por Falcón desde su fundación en 2012. Se le identifica como parte de los “nuevos partidos”, más joven que Primero Justicia y Voluntad Popular, de una ideología que describe como “izquierda eficiente”. Fue parte de la MUD hasta este jueves cuando se despidió formalmente de la coalición: “Cuando un partido es reducido por los órganos que la conforman, hasta ahí llegó nuestro compromiso con la MUD (…) Es difícil que nos expulsen de algo que dejó de existir”, dijo el secretario general del partido Luis Romero.

Tanto estos partidos como el excandidato presidencial (hoy inhabilitado) Henrique Capriles y miembros de Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo participaron hasta este fin de semana en conversaciones con el gobierno para lograr mayores garantías electorales. Pero a diferencia de los partidos renegados, estos no firmaron el acuerdo del jueves y se desconoce si tienen alguna intención de pronunciarse al margen de la MUD.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA