Internacional

Cataluña independiente se enfrentaría a múltiples problemas

Esa región prevé anunciar el lunes próximo en el Parlamento regional su desconexión con España.

Cataluña

La acción de uno de los bancos de Cataluña, La Caixa, ha registrado fuertes pérdidas en la Bolsa de Madrid este miércoles.

Foto:

Efe

04 de octubre 2017 , 11:45 a.m.

Sumado al rechazo y la muy lejana expectativa de entrar a formar parte como nuevo estado de la Unión Europea, también vería la caída de la inversión, la salida de empresas y un escaso reconocimiento internacional, entre otros factores.

Cataluña buscará el lunes declarar su independencia de España tras el prohibido referéndum del primero de octubre, mientras el país miembro de la Unión Europea se encamina a una ruptura que amenaza los cimientos de su joven democracia.

Mireia Boya, una legisladora catalana del partido independentista Candidatura de Unidad Popular (CUP), dijo en Twitter que una declaración de secesión podría producirse tras una sesión parlamentaria programada para el lunes en la que se evaluarán los resultados de la votación.

"Sabemos que puede haber inhabilitaciones, arrestos... Pero estamos preparados, y en ningún caso esto será detenido", sostuvo.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, dijo anteriormente que pedirá al parlamento regional que se declare la independencia tras el referéndum, una votación que según el gobierno y el Tribunal Constitucional es ilegal y en el que sólo votó una minoría de los catalanes. "Probablemente esto va a acabar cuando haya los votos del exterior y por tanto nos movemos entre el fin de semana e inicios de la semana que viene", dijo Puigdemont a la BBC en comentarios publicados este miércoles.

Esa región española, con una extensión de 36.000 kilómetros cuadrados y 7,5 millones de habitantes, similar en ambos factores a Suiza, ha tenido históricamente una identidad, cultura e idioma (catalán) propios y hace relativamente pocos años impulsa su proceso independentista pues consideran que pueden asumir las responsabilidades propias de un estado.

Sin embargo, en ese camino hay muchos obstáculos pues el gobierno conservador español de Mariano Rajoy ha bloqueado las finanzas de la administración regional, excepto para el pago de servicios esenciales, que asumirá directamente Madrid.

Para España también sería un fuerte golpe, pues Cataluña representa el 20 por ciento de su PIB.

Aunque Cataluña ha iniciado los pasos para su independencia luego de un accidentado referendo en el que hubo fuertes choques y represión por parte de la Policía Nacional y la Guardia Civil contra miles de partidarios de la autodeterminación, no se sabe qué sucederá en el transcurso de los próximos días.

No obstante, una Cataluña convertida en un Estado independiente, sufriría fuertes cambios y estaría expuesta a varios peligros.

La primera consecuencia sería dejar de beneficiarse de los fondos de España por 1.400 millones de euros mensuales, financiar la constitución del nuevo Estado y hacerse cargo de las partidas que estaban aseguradas por el Estado español como las pensiones de los jubilados, así como los incrementos salariales de los funcionarios del Estado y de los militares.

Para España también sería un fuerte golpe, pues Cataluña representa el 20 por ciento de su PIB y además las exportaciones catalanas son el 24 por ciento de las ventas españolas.

Los ciudadanos de Cataluña también podrían estar expuestos a problemas con sus depósitos, pues la banca de la región saldría de la órbita de vigilancia y seguro de depósitos del sistema financiero español.

Pero a Cataluña también le representaría la salida de la Unión Monetaria Europea y se convertiría en un destino poco atractivo ya que sería un país sin acceso a los privilegios de los que goza España.

Incluso, grandes empresas catalanas como el Grupo Planeta ya anunciaron que si la región se independiza se tendrán que ir del nuevo país catalán, pues dejarían de ser competitivos y perderían los privilegios que tienen con España.

Cataluña, que aporta casi un 20 % del producto interno bruto (PIB) español, cuenta con siete grupos cotizados en el IBEX 35, el principal índice de la bolsa de Madrid.

Hace algunos años, el presidente de la editorial Planeta, una de las más potentes en lengua española, ya dijo que estaba dispuesto a abandonar Cataluña en caso de independencia.

Y el de Freixenet, líder del cava, calificó esa eventualidad de "desastre". A comienzos de agosto, la empresa de alimentación dietética NaturHouse desplazó su sede de Barcelona a Madrid. "Si nos preguntan a los empresarios catalanes si queremos un mercado de 550 millones de europeos o de siete millones y medio de catalanes, la respuesta es clara", explicó el patrón del grupo, Félix Revuelta, en una entrevista al diario 'El Mundo'.

"Si nos preguntan a los empresarios catalanes si queremos un mercado de 550 millones de europeos o de siete millones y medio de catalanes, la respuesta es clara".

Incluso este miércoles la empresa de biotecnología Oryzon registró un fuerte incremento en la Bolsa de Madrid tras anunciar el traslado de su sede desde Cornellà de Llobregat (Barcelona) hasta Madrid.

Oryzon comunicó el traslado el martes por la tarde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Credibilidad del gobierno catalán

Un hecho sobre el que también se están comenzando a hacer comentarios es el respeto por las normas por parte del gobierno catalán. Hace pocos días el presidente de la Cámara de Comercio de EE. UU. en España, Jaime Malet, opinó que cuando se difunde "en todo el mundo que un Parlamento regional no va a cumplir lo que dice el Tribunal Constitucional estamos en un momento muy peligroso".

Malet alertó de que "el problema puede empezar el día que se intente construir una realidad paralela a la que tenemos (...) Ese día los inversores no dejarán Cataluña y se irán a otro sitio, pero habrá cambios de sedes sociales". El presidente de la cámara de Comercio de EE. UU. ha acabado considerando que "sublevarse contra un Gobierno de un país es un delito muy grave".

Comercio, con aranceles

Otro problema para Cataluña como una república independiente representaría que al estar en confrontación con España y la Unión Europea, el 75 % de su producción estaría sujeta a impuestos de exportación (aranceles). 

Cataluña, que representó en 2016 un 20 % del PIB español, disputa con Madrid el título de la región más rica del país.

La tasa de desempleo, similar a la de la capital española, es bastante más baja que la media del país: 13,2% contra 17,2% a nivel nacional, en el segundo trimestre de 2017.

Si Cataluña se independizase habría un problema fuerte porque sus bancos saldrían del paraguas del Banco Central Europeo. Las entidades de referencia, que son Caixabank y Sabadell, tendrían que desplazarse hacia fuera para poder tener todos los dispositivos de protección, de ayuda y de inyección monetaria”, explica el economista Jose María Gay de Liébana.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA