Medio Oriente

Personal médico ha sido blanco habitual en la guerra de Siria

La guerra forzó la huida de 15.000 miembros del personal médico del país.

Violencia contra los niños en Siria

Al menos 814 trabajadores sanitarios murieron desde el inicio de la guerra en Siria hace seis años.

Foto:

Jorge Fuentelsaz / EFE

16 de marzo 2017 , 02:31 a.m.

Al menos 814 trabajadores sanitarios murieron desde el inicio de la guerra en Siria hace seis años, con una neta intensificación de los ataques contra centros médicos en el 2016, principalmente por parte de fuerzas progubernamentales, según un informe divulgado el miércoles.

El Gobierno sirio y su aliado ruso tomaron como blanco la atención médica y dejaron a “centenares de trabajadores muertos, encarcelados o torturados”, denunció el estudio publicado en la revista médica británica The Lancet.

“Centenares de centros fueron atacados de forma deliberada y sistemática”, subrayó.

“El año pasado fue el más peligroso para los profesionales sanitarios en Siria”, subrayó uno de sus autores, el doctor Samer Jabbur, de la universidad estadounidense de Beirut.

El número de ataques contra centros sanitarios pasó de 91 en 2012 a 199 en el 2016, de los cuales 94 por ciento fueron llevados a cabo por “el Gobierno sirio y sus aliados, incluido Rusia”, afirma el informe.

Destaca el caso del hospital Kafr Zita Cave, en Hama (centro), bombardeado en 33 ocasiones desde el 2014, de las cuales seis en lo que va de año, y el del centro subterráneo M10 situado en la parte oriental de Alepo, atacado 19 veces en tres años, antes de ser completamente destruido en octubre pasado. “Con el tiempo, los ataques se han vuelto más frecuentes, más flagrantes, se extienden a zonas geográficas más vastas”, asegura el doctor Jabbur.

El estudio fue realizado por expertos de universidades de Beirut, Gran Bretaña y Estados Unidos, así como por la Sociedad Médica Estadounidense-Siria y la ONG Multi-Aid Programs.

Un total de 782 trabajadores sanitarios murieron entre marzo del 2011 y septiembre del 2016, de los cuales 55 por ciento en bombardeos, 23 por ciento en tiroteos, 13 por ciento tras ser torturados y 8 por ciento, ejecutados. Entre octubre del 2016 y febrero del 2017, murieron 32 miembros del personal sanitario. El 32 por ciento del total de fallecidos eran médicos. La guerra también forzó la huida de la mitad del personal médico, es decir, de más de 15.000 personas entre 2011 y 2015.

En la parte oriental de Alepo solo queda actualmente un médico por cada 7.000 habitantes, frente a uno por 800 en 2010. El éxodo concierne particularmente a los doctores experimentados, lo que deja sobre el terreno a los jóvenes insuficientemente formados debido a la guerra, según el estudio. Los médicos están además concentrados en zonas bajo control gubernamental, mientras en el resto del país los pocos profesionales presentes no solo deben hacer frente al flujo de víctimas, sino también a la escasez de medicamentos, a epidemias y a los ataques químicos.

Según los autores del estudio, la guerra siria “reveló lagunas” en la reacción de organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud, que contabiliza los ataques pero no nombra a los responsables, lo que socava “los esfuerzos necesarios para poner fin a estos crímenes de guerra”.

AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA