Medio Oriente

¿Sobrevivirá el pacto nuclear con Irán al acoso de Trump y EE. UU.?

Desde el pasado 8 de mayo la vida de este tratado agoniza. Europa intenta darle un segundo aire.

Trump

EL presidente Donald Trump dijo que impondrá nuevos aranceles si China toma represalias.

Foto:

Nicholas Kamm / AFP

16 de junio 2018 , 06:27 p.m.

Hace más de un mes que el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió retirar a EE. UU. del pacto nuclear con Irán. Desde entonces, observa desde afuera a los miembros del pacto y pone sus ojos en aquellos que cooperen con Irán para aplicarles las más severas sanciones económicas.

Inmediatamente, las reacciones a esta decisión no tardaron en llegar. “Para ser honesta, es estúpido, no hay lógica detrás de todo esto. En este tipo de acuerdos cada parte tiene que ceder y recibir algo y el acuerdo que había era el mejor posible”, asegura a EL TIEMPO Beatrice Fihn, directora de la Fundación para la Abolición de las Armas Nucleares, que se hizo acreedora al Nobel de Paz.

Los demás países que componen este acuerdo (Irán, Alemania, Francia, el Reino Unido, Rusia y China) expresaron su deseo de continuar cumpliendo con lo pactado. Sin embargo, los coletazos de la advertencia estadounidense ya empezaron a tener sus primeros frutos. Empresas reconocidas globalmente como Total de Francia y Siemens de Alemania alistan sus maletas para retirarse de Irán.

Sumado a ello, las exportaciones de petróleo en Irán cayeron un 16 por ciento durante las primeras dos semanas de junio, comparado con el mismo periodo de mayo.

“Lo que pide Irán es tener financiación asegurada de Europa y eso es en lo que los europeos están trabajando ahora, cosa que no es fácil”, manifiesta en conversación con este diario Paulo Bott, doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid.

Y es que pensar en un acuerdo nuclear sin la presencia de uno de sus principales protagonistas condiciona las relaciones económicas de EE. UU. con los países europeos, tal y como lo planteó a EL TIEMPO Rasoul Gudarzi, magíster en Relaciones Internacionales de la Universidad de Teherán: “El volumen comercial que tiene Europa es mil veces mayor con Estados Unidos que con Irán, entonces no le beneficia para nada dejar a EE. UU. y actuar a favor de Teherán”.

Por lo anterior, algunos analistas coinciden en la necesidad que tiene Europa de evadir las sanciones estadounidenses por medio de un sistema de bloqueo, ajeno a los alcances de Donald Trump, “por ejemplo, el Banco de Desarrollo italiano ha establecido una serie de garantías que sirven como fondo para que las empresas italianas que quieren hacer negocios con Irán puedan hacerlo, de esa manera se evita que los grandes bancos italianos pongan en peligro sus activos en Estados Unidos”, plantea Bott.

El volumen comercial que tiene Europa es mil veces mayor con Estados Unidos que con Irán, entonces no le beneficia para nada dejar a EE. UU. y actuar a favor de Teherán

Pese a alternativas de este tipo con las que podrían hacer frente a EE. UU. los tres países europeos (Francia, el Reino Unido y Alemania), el temor de enemistarse con Washington por las posibles retaliaciones económicas y políticas son el mayor punto de quiebre para continuar con el acuerdo.

“Los europeos no pueden obligar a sus empresas a seguir trabajando en Irán ni multarlas por hacerlo, la decisión final es de las compañías. Sin embargo, yo creo que las mismas empresas no apostarán por seguir en Irán”, asegura Gudarzi.

El próximo 6 de agosto entran en vigor las sanciones que prometió EE. UU. a Irán, que se juega sus últimas cartas para seguir con lo pactado, en medio de un clima interno de polarización liderado por el expresidente Mahmud Ahmadineyad (2005-2013), al que nunca le ha interesado una verificación internacional. Según Rasoul, “Ahmadineyad está maniobrando para las elecciones dentro de tres años y para apoderarse nuevamente del sistema”.

Con este panorama, la República Islámica afronta los días previos al inicio de las sanciones sin un plan de acción definido. “Hoy en día, Irán no cuenta con un plan B, por más que retóricamente diga que incluso van a salir de tratados de no proliferación si se acaba el pacto nuclear. Además tiene un sistema económico agotado”, analiza Bott.

El panorama para Irán aún no es claro y al parecer la última palabra la tendrán Alemania, Francia y el Reino Unido, que deben decidir si privilegian sus relaciones económicas con EE. UU. o garantizan un control nuclear sobre Irán hasta 2030.

SEBASTIÁN CORREA RODRÍGUEZ
REDACCIÓN INTERNACIONAL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA