Medio Oriente

Estas son las claves de los ataques de EE. UU. en Siria

El abecé de una guerra que lleva 7 años y ha causado la muerte de más de 470.000 personas.

Protestaron por bombardeos a Siria

Varias personas protestaron frente a la Casa Blanca en contra de los recientes bombardeos a Siria por parte de EE. UU. y sus aliados.

Foto:

Mandel Ngan / AFP

14 de abril 2018 , 07:11 p.m.

Los recientes ataques al régimen sirio liderados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus aliados, suscitan preguntas sobre cómo este conflicto completa siete años y cuáles son las dinámicas geopolíticas que se plantean en torno a él. Este es un abecé de la guerra en Siria.

¿Cuándo y por qué empezó la guerra?

A comienzos de 2011, una serie de revueltas y protestas en Oriente Próximo y el norte de África en pos de la democracia y la libertad, que tomaron el nombre genérico de Primavera Árabe, desataron sucesos sin precedentes. En algunos países provocaron la caída de sus gobernantes, como en Egipto con Hosni Mubarak, y en Libia con Muamar Gadafi.

¿Y qué pasó en Siria?

Que el régimen de Bashar al Asad, que lleva 18 años en el poder, no cayó sino que desató una brutal represión contra la oposición que terminó armándose y entrando en una guerra civil que ha dejado casi medio millón de muertos y al menos cinco millones de refugiados.

¿Y qué papel juega el Estado Islámico en esta guerra?

Aprovechando el vacío de poder, los avances militares de la oposición y su presencia en la vecina Irak, decidió fundar un Estado paralelo que unía sus dominios en Irak, con sus conquistas en Siria. De ahí el nombre de Estado Islámico.

¿Cuáles son los otros actores del conflicto?

Planteada así la guerra, acudieron en ayuda del régimen de Bashar Al Asad Irán, su satélite libanés Hezbolá y Rusia.

¿Y del lado de la oposición democrática?

Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y en general los países occidentales.

¿Por qué Irán y Hezbolá?

Porque Al Asad forma parte de un grupo denominado alauí, que está incluido dentro de los chiíes. Estos son, a su vez, el mismo grupo que gobierna el régimen teocráticos de los ayatolás en Irán.

¿Por qué los países occidentales?

Básicamente para contrarrestar los avances del Estado islámico en Siria e Irak, y porque este grupo es símbolo del terrorismo yihadista mundial.

¿Algún otro país?

Si, las potencias regionales que dependiendo sus intereses apoyan a uno u otro, o siguen su agenda propia, como el caso de Turquía que entró al conflicto para evitar que los kurdos, que están en su territorio, Irak y Siria, terminen fundando una república independiente del Kurdistán.

¿Pero cuál es el interés especial de Rusia?

Hay un interés geopolítico clave y es la base naval de Tartús, ubicada en Siria y que le da a su flota la posibilidad de tener acceso directo al mar Mediterráneo. Estar bajo el control de esa base es un elemento estratégico de primer nivel para los rusos.

Su temor fundamental es que con la eventual caída de Bashar al Asad fueran despojados de su base más importante sobre el Mediterráneo, de ahí que hayan invertido grandes esfuerzos militares y diplomáticos, por una parte para contrarrestar los avances de la oposición y del Estado Islámico, y por otro, bloquear en la ONU, a través de su poder de veto, cualquier medida que se tome contra el régimen de Al Asad en el Consejo de Seguridad.

En esta guerra todo el tiempo se habla del uso de armas químicas. ¿Acaso no están prohibidas?

Sí, pero según evidencias de los países occidentales, el régimen sirio las ha utilizado contra la población civil en una flagrante violación de la legislación internacional.

Ante esta evidencia Estados Unidos, en época del presidente Barack Obama, quiso intervenir militarmente a gran escala, pero fue disuadido por Rusia, que se comprometió a ser el garante de que Siria jamás volviera a usar este tipo de armas químicas bajo ninguna circunstancia.

¿Pero ni Siria ni Rusia cumplieron?

Así es, a pesar de que los expertos apenas están llegando al terreno para determinar si lo sucedido en la población de Duma el pasado 7 de abril fue o no un ataque químico. Para los aliados, el régimen volvió a pasar una línea roja, y por eso el bombardeo quirúrgico del viernes contra tres objetivos sirios.

Reacciones mundiales a los ataques

Angela Merkel
Canciller alemana

“Apoyamos el hecho de que nuestros aliados (...) hayan asumido sus responsabilidades. La intervención militar era necesaria y apropiada”.

Florence Parly
Ministra de Defensa de Francia

“Los objetivos se eligieron con mucho cuidado en cooperación con nuestros aliados, a fin de minimizar víctimas colaterales”.

Jens Stoltenberg
Secretario de la OTAN

“Apoyo las acciones tomadas por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia (...) Esto va a reducir la capacidad del régimen de volver a atacar al pueblo de Siria con armas químicas”.

Mariano Rajoy
Presidente español

“Es una respuesta legítima y proporcionada a los brutales ataques perpetrados por el régimen contra la población civil”.

INTERNACIONAL

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA