Medio Oriente

Las reticencias de Israel frente al acuerdo nuclear iraní

Varios son los esfuerzos del premier Netanyahu por convencer a EE. UU. de acabar con el pacto. 

Benjamin Netanyahu

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, presenta una diapositiva que dice 'Irán mintió', mientras exhibe los documentos que, según afirma, prueban que Irán está desarrollando armas nucleares.

Foto:

Reuters / Amir Cohen

06 de mayo 2018 , 11:42 p.m.

El acuerdo nuclear iraní, firmado entre Irán y el grupo llamado de los 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) acabó, según la Agencia Internacional de la Energía Atómica (Aiea), con el programa nuclear militar de Teherán y sentó las bases para eliminar las sanciones y restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales entre el régimen iraní y las potencias occidentales.

La Aiea repite en cada informe que Irán está cumpliendo lo acordado y el martes dijo que “no existe ninguna indicación creíble de actividades en Irán relacionadas con el desarrollo de un artefacto nuclear después del 2009”.

El próximo 12 de mayo el acuerdo podría sufrir una grave herida si el presidente estadounidense Donald Trump decide finalmente, contra la opinión de los demás países signatarios, sacar a su país del pacto. Trump se ha sumado a los enemigos del acuerdo, que siempre tuvo un oponente en la región, el gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Desde la Revolución islámica de 1979 encabezada por el ayatolá Rujola Jomeini que acabó con la dictadura del sah Reza Pahlevi –estrecho aliado occidental e israelí–, los gobiernos israelíes han visto a Irán como un enemigo existencial. Irán ha prometido “borrar” a Israel del mapa.

Naysan Rafati, analista del International Crisis Group, explicó a EL TIEMPO las reticencias israelíes hacia el acuerdo: “Para Israel que Irán desarrolle armas nucleares equivaldría a poner la mayor arma en manos de su más amargo rival. Las potencias globales que negociaron el acuerdo nuclear con Irán creían que podían prevenir ese escenario, pero el primer ministro Netanyahu no lo creyó entonces y no lo cree ahora”.

Rafati explica que por eso Netanyahu dijo hace unos meses ante Naciones Unidas que “la política de Israel hacia el acuerdo nuclear con Irán es muy simple: cámbienlo o cancélenlo”. “Netanyahu –considera este analista– apoya la visión del presidente Trump de presionar a Teherán por el acuerdo nuclear así como por las políticas iraníes en Oriente Próximo”.

El último intento de Netanyahu para convencer a Washington de que abandone el acuerdo genera dudas incluso entre los suyos. El 30 de marzo, cuando en principio Israel ya tenía en su poder los supuestos documentos iraníes, el jefe del Estado mayor israelí, el general Gadi Eizenkot, dijo al diario Haaretz que “el acuerdo, a pesar de todos sus fallos, funciona”.

Los altos mandos del Ejército israelí defienden ahora el acuerdo como un mal menor porque consideran que impide el desarrollo de Irán como potencia nuclear, pero el premier Netanyahu sigue maniobrando para convencer a Washington de acabar con el acuerdo.

“Esta noche vamos a mostrarles algo que el mundo nunca había visto antes… Los documentos nucleares secretos iraníes”, clamó un Netanyahu que en el frente interno está acorralado por varios casos de corrupción.

Pero el mundo sí lo había visto. Robert Malley, asesor del expresidente Barack Obama, escribió en su cuenta de Twitter: “Aparte del efecto político, no hay nada sustancial que no conociéramos antes del acuerdo. De hecho, el pacto se forjó para afrontar lo que ha sido descrito”.

Hasan Rohani

El presidente iraní, Hasan Rohani, advirtió a Trump que se enfrentará a "graves consecuencias" si decide abandonar el acuerdo nuclear con Irán.

Foto:

EFE / Oficina Presidencial

Dalia Dassa Kaye, de la Rand Corporation, cuenta que el consenso entre los analistas de seguridad israelíes es que el acuerdo “retrasó la amenaza de un Irán con armas nucleares, al menos para los próximos 15 años, un resultado mejor para la seguridad israelí que el régimen iraní desarrollando armas nucleares en meses en ausencia del acuerdo”.

Esta experta considera que aunque “los dirigentes israelíes siguen percibiendo a Irán como la mayor amenaza a la seguridad de Israel, el foco ha cambiado del programa nuclear a la política regional iraní”.

Israel asegura que no cree a los iraníes y que estos siguen desarrollando en secreto un programa nuclear militar. Los gobiernos europeos se remiten a los informes de la Aiea, que asegura que Irán sí cumple el acuerdo y no está trabajando para desarrollar armas nucleares.

Carmi Gillon, analista y exdiplomático israelí que en el pasado trabajó para sus servicios de inteligencia, explica en un extenso informe que el acuerdo hace que “la amenaza de una arma nuclear iraní sea más remota de lo que ha sido durante décadas”.

Este analista estima que “aunque el acuerdo no sea perfecto, sus logros no deben ser subestimados. Durante décadas, los líderes y expertos israelíes y entre nuestros aliados contemplaron los drásticos pasos que tendríamos que dar para destruir el programa nuclear iraní. Eso incluía potenciales operaciones militares que podrían haber provocado una escalada y costado muchas vidas sin garantías de conseguir el objetivo”.

El Irán bajo el régimen de sanciones anterior al acuerdo era un país aislado de Occidente. Las grandes compañías occidentales habían salido del país por las restricciones e Israel se sentía más seguro con un país postrado, a pesar de que los iraníes habían ganado influencia en la región tras el derrocamiento de Sadam Husein en Irak y el desarrollo de la guerra en Siria.

Idafe Martín Pérez
Para EL TIEMPO
Bruselas

Estamos preparados para cualquier situación”: Netanyahu

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo este domingo que Israel no busca una escalada con Irán, pero que está decidido a detener la “agresión hostil iraní” contra su país, “incluso si implica un enfrentamiento”.

“Mejor ahora que tarde (...). No queremos una escalada, pero estamos preparados para cualquier situación”, advirtió Netanyahu, según un comunicado difundido por su oficina.

El primer ministro aseguró que en los últimos meses “la Guardia Revolucionaria de Irán ha transferido armamento avanzado a Siria, tanto en el campo de batalla como en el frente interno, incluidos drones armados, misiles tierra-tierra y baterías antiaéreas iraníes que amenazarían a los aviones de las Fuerzas Aéreas de Israel”.

En esta línea, el premier israelí adelantó que el miércoles se reunirá en Moscú con Vladimir Putin, “en un encuentro importante a la luz de los crecientes esfuerzos iraníes de establecer bases militares contra Israel en Siria”.

Agencia / Efe / Jerusalén

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA