Medio Oriente

Refugiados, el nuevo blanco del Estado Islámico

Más de 40 personas murieron en frontera entre Siria e Irak. Cinco kamikazes se hicieron estallar.

La crudeza de la guerra para derrotar al grupo Estado Islámico en Mosul (Irak)

Según cálculos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, unos 100.000 iraquíes podrían huir hacia Siria y Turquía para protegerse de la ofensiva militar.

Foto:

REUTERS / Thaier Al-Sudaini

02 de mayo 2017 , 09:16 p.m.

Al menos 46 personas, en su mayoría civiles, murieron este martes  en ataques suicidas del grupo yihadista Estado Islámico (EI) contra un campo de refugiados y desplazados en Siria, donde las fuerzas antiyihadistas progresan hacia Raqa. 

El EI es objetivo de una ofensiva de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que lograron expulsar a los yihadistas del 90 por ciento de Tabqa (norte), una ciudad clave rumbo a Raqa, considerada la capital del EI en Siria.

Pese a la creciente presión, el EI, que ha perdido terreno en Siria y el vecino Irak, logra perpetrar sangrientos ataques.

Este martes, en el noreste de Siria, cerca de la frontera con Irak, cinco kamikazes del EI se hicieron estallar cerca y dentro de un campo de refugiados iraquíes y de desplazados sirios, a lo que siguieron intensos combates con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al menos 46 personas, incluidos 31 civiles, murieron y decenas resultaron heridas en el ataque contra este campo situado en la región de Rajem al Salibi, en la provincia de Hassaké, según el OSDH. El EI reivindicó el ataque a través de su agencia de propaganda Amaq y afirmó que un grupo de yihadistas atacó a las FDS cerca del campo temporal que alojaba a 300 familias iraquíes y sirias.

Lucha antiyihadista

Apoyadas por aire por la coalición internacional y por tierra por asesores militares estadounidenses, las FDS son una de las principales fuerzas que combaten al EI en Siria. “Las FDS controlan ahora el 90 por ciento de Tabqa”, después de haber dejado retirarse a algunos yihadistas en dirección de una importante presa cerca del Éufrates, todavía en manos del EI, indicó el OSDH.

Los combatientes árabes y kurdos intentaron este martes  limpiar las últimas bolsas de resistencia yihadistas en el norte de Tabqa, según el OSDH y las FDS. Allí todavía quedan entre 300 y 400 yihadistas defendiendo su última parcela en la ciudad y la presa del mismo nombre, más al norte.

Situada en el río Éufrates, Tabqa se encuentra a 55 km al suroeste de Raqa, capital de la provincia del mismo nombre controlada en su mayoría por el EI desde 2014.

El conflicto sirio ha provocado más de 320.000 muertos y millones de desplazados desde su inicio en 2011,
y la presencia extranjera es determinante en el rumbo de la guerra.

Una nueva ronda de negociaciones entre los rebeldes y el régimen para alcanzar un alto del fuego en Siria está prevista para hoy y mañana en Astaná, capital de Kazajistán. Las tres reuniones anteriores concluyeron sin ningún avance.

Este martes, el presidente de EE. UU., Donald Trump, cuyo país dirige una coalición internacional contra el EI que apoya especialmente a las FDS, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, afirmaron su voluntad de coordinar su lucha antiterrorista y discutieron sobre la posibilidad de crear zonas humanitarias, durante una conversación telefónica sobre Siria.

Trump y Putin se pusieron de acuerdo en el hecho de que “todas las partes debían hacer todo lo posible para poner fin a la violencia”, según el Ejecutivo estadounidense.

Todas las partes debían hacer todo lo posible para poner fin a la violencia

Por su parte, el Ministerio de Defensa ruso anunció que uno de sus asesores militares murió en Siria, durante un ataque rebelde.

En Irak, diez soldados murieron y seis resultaron heridos en una emboscada del EI contra una base del ejército cerca de la localidad de Rutba, en la provincia occidental de Al Anbar, situada cerca de la frontera siria, según responsables.

De acuerdo a responsables militares iraquíes, los ataques del EI forman parte de una estrategia para desviar la atención del frente de Mosul, donde sus combatientes están asediados.

Las tropas gubernamentales lanzaron el 17 de octubre una ofensiva para reconquistar Mosul, segunda ciudad del país en manos del EI desde el 2014.

Ya retomaron la parte oriental a finales de enero y buscan ahora reconquistar la parte occidental. Una derrota en Raqa y Mosul podría significar el final de esta organización yihadista responsable de atrocidades y crímenes contra la humanidad.

AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA