Más Regiones

Condenan a arzobispo australiano por encubrir caso de pederastia

Philip Wilson fue acusado por no revelar un abuso cometido por un sacerdote en la década de los 70.

Asamblea de obispos

Este año se celebró la versión número 102 de la Asamblea de Obispos, que se enfocó en las nuevas directrices para la formación de sacerdotes.

Foto:

Archivo particular

03 de julio 2018 , 04:44 a.m.

El arzobispo australiano Philip Wilson, el religioso católico de más rango sentenciado en un caso relacionado con la pederastia, fue condenado a 12 meses de privación de libertad por encubrir abusos sexuales a menores.

El fallo indica que Wilson pasará "seis meses sin derecho a la libertad condicional", dijo una fuente judicial a EFE, al añadir que el próximo 14 de agosto el tribunal decidirá si cumple la pena en la cárcel o bajo arresto domiciliario.

Wilson, de 67 años, fue declarado culpable el pasado 22 de mayo por este caso y al día siguiente renunció a sus funciones como arzobispo de Adelaida, sin embargo no dimitió del cargo. El papa Francisco nombró un administrador apostólico para la arquidiócesis de esta zona del país oceánico.

El religioso, quien llegó en silencio y vestido de negro al Tribunal de la ciudad de Newcastle, al sureste de Australia, estaba acusado de no haber denunciado a la Policía los delitos del fallecido sacerdote pederasta James Fletcher cometidos en la década de 1970. "Toda la comunidad está devastada de muchas maneras por las décadas de abusos y su encubrimiento", le dijo el magistrado Robert Stone durante el juicio.

El juez anunció que sopesará la posibilidad de que el religioso, que se enfrentaba a una pena máxima de dos años de privación de libertad, cumpla la condena bajo arresto domiciliario, según informó la cadena ABC. "Hemos hecho historia aquí en Australia", dijo a las afueras del tribunal Peter Gogarty, víctima de abusos sexuales en la Iglesia católica. "Un representante de alto rango de la iglesia ha sido responsabilizado por lo que sabemos es el sistemático abuso de los niños y el encubrimiento de esos abusos", agregó Gogarty, convertido en defensor de supervivientes de sacerdotes pederastas.

No obstante, Gogarty lamentó que la sentencia haya sido "un tanto leve", al aludir al castigo contra Wilson, quien padece de diabetes, problemas coronarios y aparente principio de alzheimer. El caso contra Wilson, en el que resalta su omisión por reportar los hechos cuando ocurrieron, inició durante una investigación a principios de este siglo contra el cura pederasta Fletcher, quien fue acusado y sentenciado por nueve delitos de pederastia y murió en la cárcel en 2006.

Las acusaciones

Las dos víctimas de este caso de encubrimiento, Peter Creigh y otra que por razones legales no fue identificada, acudieron en 1976 a Wilson para contarle sus respectivos abusos. Entonces Wilson, quien era asistente de Fletcher en la parroquia de East Maitland, consideró los testimonios de los niños falsos porque creía que el cura pederasta era "un buen muchacho".

Daniel Feenan, cuyo testimonio fue clave para formular cargos contra Fletcher, dijo a los periodistas que si Wilson hubiera formulado las denuncias en 1976, el cura pederasta nunca más le "hubiera tocado".

El religioso estaba acusado de no haber denunciado a la Policía los delitos del fallecido sacerdote pederasta James Fletcher, cometidos en la década de 1970

El juez Stone recalcó en su fallo que Wilson "no aportó razones de por qué no investigó las quejas" y consideró que la razón que estaba detrás era proteger a la Iglesia. Paradójicamente, Wilson antes de ser nombrado arzobispo de Adelaida fue obispo de Wollongong, una ciudad al sur de Sídney en la que se ganó el apodo de "el obispo sanador" por su trabajo con las víctimas de abusos sexuales.

Para Annie Cossins, experta en leyes de la Universidad de Nueva Gales del Sur, la Comisión Real que investigó la respuesta de las instituciones australianas a los casos de pederastia cometidos contra niños bajo su cuidado puso en evidencia el encubrimiento sistemático de estos delitos. "La Comisión Real reveló lo que parecía una práctica normal diaria en algunas instituciones de trasladar a la persona de un cargo a otro o de no decir nada o hasta darle a la víctima un pago", precisó Cossins a la ABC.

Las investigaciones de esta comisión revelaron que la Iglesia católica, con fuerte arraigo en el país, recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos de unos 1.880 hermanos y sacerdotes entre 1980 y 2015. El Gobierno australiano tiene previsto en octubre pedir perdón en nombre del país a las víctimas de pederastia mientras se encontraban bajo el cuidado de las instituciones.

EFE

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA