Latinoamérica

Ecuador se alista a votar consulta que definirá reelección de Correa

La misión de observación electoral de la Unasur acompañará y verificará el proceso.

Rafael Correa

El miércoles pasado, Correa fue citado por la Fiscalía para el próximo lunes con el fin de “recoger su versión sobre los hechos que se investigan” en el denominado caso Petrochina.

Foto:

Daniel Tapia / Reuters

03 de febrero 2018 , 05:44 p.m.

Unos trece millones de ecuatorianos están llamados a votar este domingo en un referendo y consulta popular sobre diversos temas que el Gobierno del presidente Lenín Moreno considera claves para su Administración.

De fondo, los ecuatorianos votarán sobre asuntos que podrían cambiar los últimos diez años de historia política liderada por el expresidente Rafael Correa.

Son siete las preguntas que integran la papeleta de votaciones, cinco de ellas de referendo y que suponen, en caso de ser aprobadas, enmiendas a la Constitución vigente. Las dos últimas preguntas integran la consulta popular y, de ser aprobadas en las urnas, supondrían modificaciones a leyes vigentes o nuevos postulados en normativas.

El Código de la Democracia señala que para la aprobación de un asunto en referéndum o consulta popular se requerirá de, al menos, la mitad más uno de los votos válidos emitidos.

La primera pregunta dice: "¿Está usted de acuerdo con que se enmiende la Constitución de la República del Ecuador, para que se sancione a toda persona condenada por actos de corrupción con su inhabilitación para participar en la vida política del país, con la pérdida de sus bienes"?.

La dos señala: "¿Para garantizar el principio de alternabilidad, está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para que todas las autoridades de elección popular puedan ser reelectas por una sola vez para el mismo cargo, recuperando el mandato de la Constitución de Montecristi (vigente) y dejando sin efecto la reelección indefinida aprobada mediante enmienda por la Asamblea Nacional el 3 de diciembre de 2015"?.

La 3 pregunta: "¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para reestructurar al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, así como dar por terminado el periodo constitucional de sus actuales miembros, y que el Consejo que asuma transitoriamente sus funciones tenga la potestad de evaluar el desempeño de las autoridades cuya designación le corresponde, pudiendo, de ser el caso, anticipar la terminación de sus periodos"?.

La pregunta 4 señala: "¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para que nunca prescriban los delitos sexuales en contra de niñas, niños y adolescentes"?.

La número 5 dice: "¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para que se prohíba sin excepción la minería metálica en todas sus etapas, en áreas protegidas, zonas intangibles y centros urbanos"?.

La pregunta 6 (la primera referida a la consulta) señala: "¿Está usted de acuerdo con que se derogue la Ley Orgánica para Evitar la Especulación sobre el Valor de las Tierras y Fijación de Tributos, conocida como 'Ley de Plusvalía'"?.

Y la pregunta 7 de la consulta dice: "¿Está usted de acuerdo en incrementar la zona intangible en al menos 50.000 hectáreas y reducir el área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en el Parque Nacional Yasuní de 1.030 hectáreas a 300 hectáreas?".

La mayoría de las preguntas (las seis primeras) están sustentadas con unos anexos, que algunos llaman "la letra chica" de la consulta, y que se adjuntan en el anverso de la papeleta de votación. Para muchos, un aparente desconocimiento sobre el contenido de las preguntas, así como su comprensión y una supuesta escasa promoción, ha generado incertidumbre, aunque casi todos coinciden en que lo importante es la participación ciudadana.

Elena González, una votante de 62 años, aseguró que, según ella, la consulta busca como los ciudadanos "podemos ayudar a nuestro país" con definiciones que se establecen de forma democrática. Ella votará Sí, pero más allá de eso asegura que el país necesita un cambio de rumbo y anteponer los intereses nacionales a los que persiguen grupos políticos.

Ello en referencia a la pugna entre el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, y su antecesor y excorreligionario Rafael Correa, exaliados y amigos que han desatado un torbellino de acusaciones.

Luis Andrade, otro votante de 60 años, apuntó este sábado que aún estaba intentando "entender las preguntas" de la consulta de Moreno, pero dijo intuir que lo que persigue el gobernante es acabar con Correa. Según él, "la participación del pueblo es importante" y dijo que votará No en la consulta, alineado con la tesis de Correa y por no creer en la administración de Moreno.

Manuela Criollo, una electora de 40 años de origen campesino, fue franca al señalar que ha conversado con amigos y familiares para definir su posición frente a la consulta. "Votemos mejor por el sí", añadió Criollo que, como muchos otros ecuatorianos ya ha decidido su voto, aunque otros recién lo harán mañana frente a la papeleta. Para la votación de esta domingo, la misión de observación electoral de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) desplegará una treintena de expertos en seis provincias de Ecuador con el finde de acompañar y verificar el proceso.

EFE

Momentos clave de la pelea entre Moreno y Correa

El referendo de este domingo en Ecuador es el último capítulo de la ácida disputa entre dos exaliados, el presidente Lenín Moreno y su antecesor Rafael Correa. A continuación, algunos momentos clave de esta ruptura:

Primeros roces

El pasado 2 de abril, Moreno y Correa celebraron en un acto en Quito, abrazados y entre cánticos, la victoria electoral, la continuidad de la llamada "Revolución Ciudadana", el proyecto socialista que el expresidente promovió en Ecuador desde 2007.

El 24 de mayo, Moreno, cuyo talante conciliador contrasta con el explosivo Correa, asumió el cargo y prometió un cambio de estilo, austeridad y lucha contra la corrupción. Rápidamente demostró que no iba a ser un títere de Correa, como algunos creían, y lideró un gobierno de "mano extendida" que lo llevó a reunirse con los archienemigos del exmandatario, entre ellos la oposición tradicional y la prensa privada. Molesto, Correa se marchó el 10 de julio a Bélgica con su familia, no sin antes lanzar duros reproches en Twitter contra Moreno, al que tildó de "traidor" y "mediocre".

Herencia "crítica"

El 28 de julio, en una alocución al país, Moreno acusó a Correa de haber derrochado la ingente renta petrolera recibida durante su gobierno y de haberle dejado un país sumamente endeudado, en una situación "crítica", con un déficit fiscal cercano a 5% del PIB. Enfurecido, el exmandatario, que atribuye la delicada situación de la dolarizada economía a la prolongada caída del crudo y a la devaluación de las monedas de los países vecinos, aseguró que Moreno está preparando un "paquetazo" de medidas económicas, obedeciendo los dictados de la oposición.

El vice correísta

Poco tiempo después, Moreno arremetió contra la ficha más fuerte del correísmo dentro del gobierno: el reelegido vicepresidente Jorge Glas, quien públicamente acusó al gobernante de aliarse con la oposición. El 3 de agosto Moreno despojó de sus funciones a Glas, que arrastraba denuncias de corrupción en su contra.

"El dedo apunta cada vez más hacia usted", sentenció antes de que la justicia vinculara al funcionario en el escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. Aún en el cargo, Glas pasó a prisión preventiva el 2 de octubre y enfrentó un juicio por asociación ilícita. La justicia lo sentenció el 13 de diciembre a seis años de prisión y el 3 de enero perdió su puesto por ausencia definitiva. Correa argumentó que el presidente usaba la lucha contra la corrupción como pretexto para desprestigiar a su gobierno y consideró a Glas un "preso político".

Fractura oficialista

La tensa relación en el oficialismo, mayoritario en la Asamblea, se fracturó cuando el ala correísta destituyó a Moreno de su cargo de presidente del partido Alianza País (AP) el 31 de octubre. La decisión fue desconocida por el ala morenista, que recibió el apoyo del Consejo Nacional Electoral (CNE) al ratificar a Moreno en el cargo dentro del partido. Los correístas terminarían desafiliándose de AP con la firme intención de crear una nueva organización, de cara a los comicios regionales de 2019.

El broche final

El 29 de noviembre Moreno convocó a un referendo de siete preguntas, tres de las cuales abiertamente "anticorreístas", sin esperar la aprobación de la Corte Constitucional. Al día siguiente Correa, que tildó al referéndum de "inconstitucional", se proclamó "principal opositor". Días después, el expresidente volvió al país para liderar la campaña por el "No", durante la cual ha acusado al gobierno de Moreno de buscar involucrarlo en presuntos actos de corrupción para inhabilitarle políticamente.

El exmandatario fue convocado por la Fiscalía para declarar el 5 de febrero en el marco de una investigación por presuntas irregularidades cometidas durante su gobierno en la venta de petróleo a China y Tailandia.

AFP

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA