Latinoamérica

EE. UU. y México acuerdan mantener 'la ley y el orden' en la frontera

Tras el encuentro, los secretarios de Estado y Defensa de EE. UU. se reunirán con Peña Nieto.

Rex Tillerson y John Kelly

De izquierda a derecha: el secretario de Seguridad y el secretario de Estado de EE. UU., Rex Tillerson y John Kelly; el canciller y el ministro del interior mexicanos, Luis Videgaray y Miguel Osorio.

Foto:

REUTERS

23 de febrero 2017 , 06:41 p.m.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, expresó las preocupaciones de EE. UU. en una reunión celebrada este jueves con funcionarios mexicanos a la que también asistió el titular de Seguridad Nacional, John Kelly, y en la que se acordó mantener "la ley y el orden" en la frontera y frenar el tráfico de drogas, armas y personas.

En un mensaje a medios desde la sede de la Cancillería, indicó que en la reunión con los titulares mexicano de Exteriores, Luis Videgaray, de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, y de Hacienda, José Antonio Meade, reafirmaron su voluntad de estrechar la cooperación en temas comerciales, de migración legal, seguridad e intercambios educativos.

"Estuvimos de acuerdo en que ambos países tienen que tomar esta oportunidad para modernizar y reforzar nuestras relaciones" y también "mantener la ley y el orden en toda nuestra frontera y desarticular las redes que transportan drogas y personas a EE. UU.", afirmó Tillerson.

(Lea también: Amnistía arremete contra Trump por discurso contra migrantes)

"También subrayamos la importancia de detener la transferencia de armas y dinero de Estados Unidos a México; es indudable que el imperio de la ley es importante para ambos países", aseveró.

El Gobierno de Donald Trump, dijo, reconoce la cooperación que ya existe entre ambos países "para reducir la inmigración reforzando la frontera sur" y para impulsar las relaciones con Guatemala, Honduras y El Salvador para estimular las oportunidades económicas en la región".

Al respecto, "también hablamos de la importancia de tratar en forma justa a todos aquellos que están en tránsito", afirmó. El secretario de Estado calificó como "muy productivo" el intercambio realizado entre ambas partes para tener más seguridad y prosperidad, y confió en que tendrán "más reuniones para seguir avanzando en estos debates".

Tras la comparecencia de prensa, en la que también participaron Videgaray, Tillerson y Kelly, los funcionarios estadounidenses sostendrán una reunión con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

'No habrá deportaciones masivas'


Por su parte, el secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly, aseguró que no habrá "deportaciones masivas" ni "operaciones militares" contra los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos.

"Quiero dejar muy claro que no va a haber deportaciones masivas" y "el Departamento de Seguridad Nacional actuará respetando los derechos humanos", señaló. "No habrá uso de fuerzas militares en operaciones migratorias", repitió en dos ocasiones Kelly.

Según Kelly, Estados Unidos mantendrá una "estrecha colaboración con el Gobierno de México" en esos aspectos. "La amistad de nuestra frontera es importante y lo que une a los funcionarios mexicanos con los funcionarios de Estados Unidos son lazos de responsabilidad y amistad", enfatizó.

Puntualizó que "todas las deportaciones se harán conforme" al "marco legal" y "el enfoque de las deportaciones será sobre gente con antecedentes criminales".

(Le puede interesar: Canadá dijo que no sacrificará a México en la renegociación del TLCAN)

También reveló que con los secretarios mexicanos conversaron sobre "la necesidad de reducir las causas de expulsión de migrantes de Centroamérica", de donde proceden muchos de los inmigrantes irregulares que llegan a EE. UU., vía México.

En este punto aclaró: "No se hará uso de la fuerza militar en los operativos de frontera" y habrá "un operativo sistemático, organizado y enfocado en la entrega de resultados". Es más -continuó-, "se hará de manera que se respete la dignidad humana" porque "es así como operan el Ejército mexicano y el Ejército de Estados Unidos".

"Lo que sucede en México también afecta a la seguridad de Estados Unidos y juntos nuestros países administrarán la frontera con más cruces del mundo", con personal que "trabaja combatiendo la trata de personas, de productos" y otros problemas de ese ámbito, añadió.

Opinó, además, que "las migraciones deberían ser seguras" y reconoció que los migrantes que intentan llegar desde Centroamérica a Estados Unidos afrontan "un viaje tremendamente peligroso". "La falta de oportunidades económicas en Centroamérica" es lo que provoca que "esa maravillosa gente" tome esos riesgos, lamentó.

Frente a este escenario, resaltó que los gobiernos de México y EE. UU. se comprometieron a hacer sus fronteras "más seguras" y comparten "preocupaciones comunes", como el tráfico de armas y de drogas.

'Se debe garantizar el respeto a los derechos humanos'

Minutos antes, su homólogo mexicano, Osorio Chong, dijo que México "considera que el esquema de coordinación y los mecanismos de cooperación" existentes con EE.UU. "requieren de un diálogo permanente que ponga las necesidades de ambos países por delante".

"Insistimos en la necesidad de mantener los esquemas de repatriación ordenada y en garantizar el respeto de los derechos humanos" de los migrantes, reveló sobre las reuniones sostenidas entre las dos delegaciones.

En línea con Kelly, Osorio se refirió a "la importancia de mantener una estrecha cooperación con los países de Centroamérica para construir esquemas de colaboración que articulen una auténtica estrategia de seguridad" regional.

'Entre los mexicanos existe irritación por las posturas de Trump'

Entre tanto, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, afirmó que entre los mexicanos existe "irritación" y "preocupación" por las posturas del Gobierno de Donald Trump sobre el país latinoamericano.

"Existe preocupación e irritación ante lo que se percibe como políticas que pueden ser perjudiciales para los mexicanos", dijo Videgaray.

Según detalló el canciller, las políticas que busca implementar Donald Trump podrían perjudicar tanto a los "intereses nacionales" como a los mexicanos que viven en Estados Unidos. Entre los temas que preocupan a la ciudadanía y al Ejecutivo, remarcó, está el tema migratorio.

"Hemos expresado al secretario Tillerson y Kelly que, en primer lugar, es nuestra preocupación al respeto de los derechos de los mexicanos en los Estados Unidos, en particular sus derechos humanos", explicó Videgaray.

En este sentido, celebró que, del lado estadounidense, hallaron una "profunda coincidencia" en la necesidad de encauzar ello de la mejor manera.

(Además: Deportaciones por medidas de Trump dejan su primera víctima fatal)

Trump endureció los controles migratorios tras su llegada el poder el pasado 20 de enero, y además ordenó construir un muro a lo largo de la frontera con México y quiere que sea la nación latinoamericana la que pague por él.

Antes de su victoria electoral en noviembre pasado, llegó a decir que la mayoría de migrantes mexicanos que cruzan hacia Estados Unidos para buscarse la vida son "criminales" y "violadores.

El canciller también reiteró este jueves que en la reunión se habló de la "imposibilidad jurídica" de que un país tome decisiones unilaterales que "afecten" otra nación. "Este es un principio fundamental en el que hemos coincidido", apuntó.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA