Latinoamérica

Un tanque de oxígeno para Venezuela

La reapertura parcial de la frontera con Colombia es un pañito de agua tibia.

fg

Los gobiernos de Colombia y Venezuela reabrieron, el 13 de agosto, el paso peatonal por la frontera, en un tramo de seis puntos, de 5 a.m. a 8 p.m.

Foto:

Mauricio Dueñas Castañeda / EFE

24 de agosto 2016 , 11:07 p.m.

Los gobiernos de Colombia y Venezuela reabrieron, el 13 de agosto, el paso peatonal por la frontera, en un tramo de seis puntos, de 5 a.m. a 8 p.m.

Desde entonces y hasta el 20 de agosto, al menos 617.000 venezolanos han entrado y salido de territorio colombiano, según datos de Migración Colombia. El mayor flujo se registró en la zona entre Cúcuta-San Antonio del Táchira, que es un pequeño tramo de los 2.200 kilómetros de extensión de la zona limítrofe.

“El 80% de los ciudadanos venezolanos que ingresan al territorio colombiano lo hacen para comprar diferentes productos”, dijo Migración en un comunicado.

La cifra, pavorosa, solo se refiere a lo que compran los ciudadanos que cruzan a pie, porque la frontera sigue cerrada para los camiones de carga de mercancías. Ambos gobiernos dicen que, antes de permitir ese paso de vehículos de carga, quieren frenar el contrabando.

Sin camiones, sin libre flujo de productos, el tanque de oxígeno que tienen los venezolanos residentes en zonas cercanas a Colombia no alcanza para aquellos que viven en regiones a más de 900 kilómetros de distancia de Cúcuta –en ciudades como Valencia, Maracay, la misma Caracas– y que necesitan abastecerse de leche en polvo, aceite, huevos, queso, aspirinas y jabón para lavar.

La reapertura total es urgente. La medida le conviene al bolsillo de Colombia, y más a los venezolanos que van con la cruz a cuestas cada día, camino al mercado o a la farmacia para darse cuenta que no hay dinero en el mundo que pague la medicina o la comida inexistente. La felicidad, en ocasiones, tiene cara de supermercado con estantes llenos o droguería abastecida.

Atrás quedaron los años de bonanza, entre el 2004 y 2009, cuando el intercambio comercial colombo-venezolano fue de más de 5.000 millones de dólares.

De enero a mayo pasado, el comercio binacional apenas alcanzó los 462 millones de dólares, 112,4 millones de ese monto representan las importaciones venezolanas de azúcares y productos de confitería, seguido por 21,5 millones de dólares que equivalen a las compras de productos farmacéuticos por parte del vecino país a Colombia, de acuerdo con datos de la Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol).

La ministra de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, María Claudia Lacouture, precisó esta semana que los gobiernos en Bogotá y Caracas están diseñando una forma de trueque de productos, principalmente de la canasta básica. Por ejemplo, a cambio de zapatos elaborados en Colombia, Venezuela suministrará abonos. Además, ha dicho la Ministra, se busca una forma en la que Venezuela pague la deuda de 400 millones de dólares que tiene con exportadores colombianos.

Ojalá el diseño de esos mecanismos no demore porque el “oxígeno” de Cúcuta no alcanza para todos.

VIVIAN SEQUERA
PROFESORA DE LA FACULTAD DE COMUNICACIÓN
UNIVERSIDAD DE LA SABANA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA