Latinoamérica

Aumenta presión para lograr renuncia de Temer, presidente de Brasil

Partidos de izquierda, sindicatos y organizaciones sociales convocan a protestas este domingo.

Piden renuncia de Michel Temer

Mujer protesta para exigir la salida del presidente de Brasil, Michel Temer, en Manaus.

Foto:

Bruno Kelly / Reuters

21 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

La suerte del presidente conservador Michel Temer, arrinconado por denuncias de corrupción, se juega este fin de semana entre protestas y negociaciones políticas.

Partidos de izquierda, sindicatos y organizaciones sociales convocaron para este domingo protestas en todo el país a fin de exigir la renuncia del mandatario. El número de participantes podrá servir de termómetro del descontento.

Temer trata de impedir la erosión de su base aliada para protegerse de un eventual ‘impeachment’ como el que hace un año le costó el cargo a la mandataria de izquierda Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente. Sin embargo, el panorama para el mandatario parece nublarse cada vez más pues la Fiscalía General pidió el viernes a la Corte Suprema la inculpación del presidente por presunta “obstrucción a la justicia”.

Según el ente, el mandatario habría actuado en coordinación con el senador Aécio Neves, suspendido de su cargo el jueves, para poner palos en las ruedas de la Operación Lava Jato, que investiga una vasta red de sobornos en la estatal Petrobras. Las acusaciones se basan en delaciones premiadas de ejecutivos del gigante mundial de la alimentación JBS, entre ellos sus dueños Joesley y Wesley Batista.

En un tono duro, Temer insistió este sábado en que no cometió ningún delito, que “nunca compró el silencio de nadie” y no obstruyó a la Justicia, como apunta la Fiscalía, y lamentó los “días de incertidumbre que vive Brasil”. Esa situación ha comenzado a debilitar el apoyo del Congreso –del que Temer siempre presumió– y ha golpeado a su propia base aliada, que este sábado ganó una fisura después de la decisión del Partido Socialista Brasileño (PSB) de saltar a las filas de la oposición incorporándose al discurso que sugiere la renuncia de Temer quien se encuentra en el poder de manera efectiva desde el pasado 31 de agosto, cuando Dilma Rousseff fue destituida.

“Temer sólo debería permanecer en el poder si es capaz de mantener su coalición y aprobar reformas. Sino, debería retirarse”, dijo José Anibal, un miembro influyente del Partido Social Demócrata.

Por su parte, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo este sábado que Temer debe dejar su cargo “ya”, pero consideró que su sustituto no debe elegirse mediante una votación indirecta del Congreso, sino por elecciones generales. “Queremos que Temer salga ya, pero no queremos que un presidente sea elegido indirectamente”, añadió el líder de la izquierda en un acto del Partido de los Trabajadores (PT).

Pese a la presión, Temer sigue aferrándose a su cargo y anunció que pedirá al Supremo la suspensión de la investigación abierta en su contra.

La presión se acentúa

Brasil vive en estado de conmoción política desde que el miércoles el diario 'O Globo' reveló una conversación entre Temer y Joesley Batista, en la que el jefe de Estado parece dar su anuencia al pago de un soborno para comprar el silencio del exdiputado Eduardo Cunha, encarcelado por corrupción. El Supremo Tribunal Federal (STF) abrió una investigación sobre el caso.

En los documentos divulgados el viernes, Temer aparece mencionado junto con sus predecesores de izquierda Lula da Silva y Dilma Rousseff en una lista de presuntos beneficiarios de sobornos pagados por ejecutivos de JBS. Ricardo Saud, director de relaciones institucionales de J&F (el consorcio que controla JBS), asegura que la empresa benefició a Temer en la campaña del 2014 con pagos ilegales por un monto de 15 millones de reales (6,37 millones de dólares al cambio promedio de ese año) a cambio de una “actuación favorable” a los intereses de la empresa.

'O Globo' afirmó también en un editorial que el jefe de Estado “perdió las condiciones morales, éticas, políticas y administrativas para seguir gobernando”. El rotativo recordó que “apoyó desde el primer momento el proyecto reformista” de Temer, quien llegó al poder hace un año tras la destitución de Dilma Rousseff. Pero considera que lo que se vio y oyó en estos días sobre sus arreglos con los Batista lo descalifica para seguir liderando ese proyecto, basado en medidas de ajuste como receta para sacar al país de la peor recesión de su historia.

“La renuncia es una decisión unilateral del presidente. Si deseara no lo que es mejor para sí mismo, sino para el país, será la decisión que acabará tomando”, agrega el diario.

Un eventual ‘impeachment’ solo prosperará si la coalición que apoya a Temer, o al menos una parte de ella, le da la espalda. “Por eso la primera cuestión es saber si los partidos que forman la base del gobierno dejarán el gobierno”, dijo Thomaz Pereira, profesor de derecho constitucional en la Fundación Getulio Vargas en Río.

Esta semana, las protestas en varias ciudades de Brasil fueron relativamente pequeñas, pero analistas dijeron que la posibilidad de un líder cada vez más aislado e incapacitado de ejercer el poder podría llevar a cientos de miles de manifestantes furiosos a las calles, como en 2016.

AFP - EFE - REUTERS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA