Latinoamérica

MSF presenta situación de migrantes y refugiados en Centroamérica

La ONG Médicos Sin Fronteras menciona que la problemática es 'una crisis humanitaria olvidada'.

Médicos Sin Fronteras

Una mujer y su nieta en una sesión de apoyo organizada por Médicos sin Fronteras en el refugio de migrantes de Tenosique, estado mexicano de Tabasco. Efe

Foto:

Efe

11 de mayo 2017 , 04:12 p.m.

La Organización No Gubernamental Médicos Sin Fronteras presentó este jueves el informe "Forzados a huir del triángulo norte de Centroamérica: una crisis humanitaria olvidada".

Menciona que cerca de 500.000 personas entran en México cada año , procedentes en su mayoría de El Salvador, Honduras y Guatemala, la región conocida como Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA) y que es, hoy por hoy, una de las más violentas del mundo.

Desde 2012, la organización médico-humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) ofrece atención médica y psicológica a decenas de miles de migrantes y refugiados que huyen de la extrema violencia en sus países de origen y utilizan el mayor corredor migratorio del mundo: el que cruza del Triángulo y utilizan el mayor corredor migratorio en sus países de origen: el que cruza México rumbo a Estados Unidos.

Mediante encuestas de victimización y en las consultas médicas y psicosociales, los equipos de MSF han presenciado y documentado un patrón de desplazamiento violento, persecución, violencia sexual y repatriación forzosa muy similar al que se puede encontrar en los conflictos armados más agudos del mundo. 


En la región del TNCA, el trauma, el miedo y una violencia cruel marcan la vida cotidiana de millones de personas. Lamentablemente, esta realidad no termina con la huida forzosa a México: una vez en este país, los migrantes y refugiados son víctimas de organizaciones criminales, en ocasiones con la aprobación tácita o la complicidad de las autoridades nacionales, y quedan sometidos a la violencia y a todo tipo de abusos —secuestro, robo, extorsión, tortura, violación— que, aparte de las lesiones y traumas inmediatos, pueden dejarles graves secuelas.

El informe dice que el 92,2% de los migrantes y refugiados atendidos por los equipos de salud mental de MSF en 2015 y 2016 habían sufrido un evento violento en su país de origen o durante la ruta a través de México. Como factor agravante, estas personas tienen un acceso muy limitado o incluso nulo a la atención médica básica, a la atención específica para víctimas de violencia sexual y a los servicios de salud mental.

Las conclusiones de este informe (basadas en encuestas y datos de los programas médicos de MSF de 2015 y 2016) deben considerarse a la luz del contexto actual: el refuerzo de los controles migratorios, las detenciones y las expulsiones por parte de México y Estados Unidos.

Estas prácticas amenazan con empujar a más refugiados y migrantes a las redes de los traficantes de personas y de organizaciones criminales.

MSF dice que entre enero de 2013 y diciembre de 2016, los equipos de MSF realizaron un total de 33.593 consultas con migrantes y refugiados procedentes del Triángulo Norte centroamericano, proporcionándoles asistencia médica directa en varias estructuras móviles de salud, centros para migrantes y albergues en todo México.

La violencia y sus efectos


Gracias a estas actividades, MSF ha podido documentar el elevado grado de violencia que sufren estas personas, además del impacto psicológico que acarrean el trauma vivido antes de verse forzados a abandonar sus hogares y la violencia padecida en territorio mexicano.

Desde el principio, los equipos de MSF han constatado con preocupación la falta de apoyo institucional y gubernamental que sufren migrantes y refugiados a lo largo de la ruta migratoria. Las encuestas de victimización realizadas a la población migrante y refugiada, los testimonios y los datos médicos de las consultas nos han permitido entender mejor los factores que impulsan la migración desde el TNCA, y evaluar las vulnerabilidades y necesidades médicas específicas de la población migrante y refugiada a la que MSF atiende en México.

Estas encuestas y datos médicos cubren solo a los pacientes atendidos directamente por MSF o en las clínicas a las que MSF apoya. Aun así, los hallazgos representan un compendio de información médica de los más completos que existen sobre los migrantes y refugiados del norte de Centroamérica.

El informe de MSF evidencia los extremos niveles de violencia experimentados por quienes escapan de El Salvador, Honduras y Guatemala, y confirma la necesidad de reforzar la atención médica, ayuda y protección que reciben en la ruta a través de México.

En 2015, MSF llevó a cabo una encuesta aleatoria a 467 migrantes y refugiados en las instalaciones a las que daba apoyo en México; además, se recopilaron datos médicos adicionales en las clínicas de MSF en 2015 y 2016. Algunos resultados clave se detallan a continuación.

Sobre las razones para huir del país de origen:

— Casi el 40% (39,2%) de los entrevistados mencionaron, como principal causa de la huida, el haber sufrido ellos mismos o sus familias ataques directos, amenazas o extorsión, o haber sido blanco del reclutamiento forzoso por parte de bandas criminales.
— El 43,5% de los encuestados habían perdido a algún familiar en un incidente violento en los dos años anteriores a la huida. En el caso de los salvadoreños, el porcentaje se situaba en el 56,2%.
— El 54,8% de los salvadoreños habían sufrido chantaje o extorsión, un índice bastante más alto que el de los encuestados procedentes de Honduras o Guatemala.
Sobre la violencia en la ruta migratoria en México:
— El 68,3% de los migrantes y refugiados dijeron haber sido víctimas de la violencia durante la ruta hacia Estados Unidos.
— Casi un tercio de las mujeres encuestadas habían sufrido abusos sexuales durante este viaje.
— En las entrevistas, los pacientes atendidos por MSF afirmaron que los perpetradores de la violencia eran miembros de bandas y organizaciones criminales, así como agentes de las fuerzas de seguridad mexicanas (responsables de su protección).
Según la información médica recopilada en las clínicas de MSF en 2015 y 2016:
— Una de cada cuatro consultas médicas se relacionaba con lesiones físicas y traumatismos intencionados sufridos en la ruta en México de camino a Estados Unidos.
— El 60% de las 166 víctimas de violencia sexual atendidas habían sido violadas; el resto sufrieron otro tipo de agresiones y vejaciones sexuales, incluida la desnudez forzada.
— De los 1.817 refugiados y migrantes atendidos en las consultas de salud mental de MSF en 2015 y 2016, casi la mitad (un 47,3%) habían acudido a consulta por motivos relacionados con la exposición a la violencia física, y un 47,2% por motivos relacionados con su condición forzosa de migrantes o refugiados.

La encuesta y los datos médicos de MSF en el periodo 2015-2016 muestran un claro patrón de victimización en origen y en la ruta: es lo que impulsa a muchos a huir del Triángulo Norte de Centroamérica y también lo que marca la ruta migratoria. Este patrón de violencia documentado por MSF se desarrolla en un contexto de respuesta insuficiente de los Gobiernos, cuyas políticas de migración y asilo ignoran las necesidades humanitarias de migrantes y refugiados.

A pesar de que existe una crisis humanitaria que afecta a la población que huye de la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica, las concesiones de asilo a personas de esta región en Estados Unidos y México son pocas.

Dados los tremendos niveles de violencia que migrantes y refugiados sufrieron en sus países de origen y en la ruta migratoria de México, el marco legal existente debería garantizar medidas de protección efectivas a las víctimas.

Y sin embargo, quienes se ven forzados a huir del TNCA son tratados en su mayoría como migrantes económicos por los países donde buscan refugio, como México o Estados Unidos. Así, en 2016, México concedió el asilo a menos de 4.000 personas de El Salvador, Honduras y Guatemala , al tiempo que expulsaba a 141.990 personas de estos tres países.

En cuanto a Estados Unidos, según ACNUR, a finales de 2015, 98.923 personas del Triángulo Norte de Centroamérica habían presentado una solicitud de refugio o asilo ; en comparación, el número de asilos concedidos ha sido bajo, con solo 9.401 desde 2011.

Agenda de proyectos de MSF


MSF trabaja con proyectos médico-humanitarios en más de 60 países, ofreciendo ayuda de emergencia a las víctimas de conflictos armados, epidemias, desastres naturales y exclusión de la atención sanitaria. Concretamente, la organización lleva décadas trabajando en países en guerra y puede confirmar que el grado de violencia que afecta a los países del Triángulo Norte centroamericano no es diferente del que se vive en zonas en conflicto: en ambos casos, los asesinatos y desapariciones, los secuestros, las amenazas, el reclutamiento forzoso por grupos armados no estatales, la extorsión y la violencia sexual son realidades brutales que afectan diariamente a la población.

La información recogida por MSF confirma, y así debe reconocerse, que la corriente migratoria procedente del TNCA no solo tiene raíces económicas: estamos hablando de una crisis humanitaria más amplia. Es cierto que hay quien abandona el Triángulo en busca de mejores oportunidades económicas en Estados Unidos, pero este informe pone en evidencia un dramático escenario de violencia y de huida por la supervivencia.

Es un cuadro de violencia continuada, que comienza en los países del TNCA y se extiende por México; quien huye no tiene acceso a la atención médica en México ni posibilidad de beneficiarse de medidas de protección efectivas ni en México ni en Estados Unidos.

En definitiva, dice el informe de MSF, nos encontramos ante una crisis humanitaria, que requiere que los Gobiernos de México y Estados Unidos, con el apoyo de los países de la región y de las organizaciones internacionales, amplíen rápidamente la implementación de las medidas de protección legal —concesión de asilo, visados humanitarios y protección temporal— para las personas que huyen de la violencia en los países del Triángulo Norte de Centroamérica.

Deben cesar también de inmediato las deportaciones sistemáticas de los ciudadanos procedentes de esta región, y ampliar el acceso de migrantes y refugiados a servicios médicos, psicológicos y de atención a víctimas de la violencia sexual, reseña el informe de MSF.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA