Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 12:15 a.m. - viernes 18 de abril de 2014

Mundo 12:50 a.m.

María Cecilia Chacón, la ministra que desafió a Evo Morales

María Cecilia Chacón, la ministra que desafió a Evo Morales

La ex ministra de Defensa de Bolivia, María Cecilia Chacón.

Foto: EFE

"Acordamos con el pueblo hacer las cosas de otra manera", dijo en su dimisión la ex ministra.

María Cecilia Chacón Rendón parece condenada a la controversia. Cuando el presidente de Bolivia, Evo Morales, la nombró en abril de este año ministra de Defensa y la convirtió en la primera mujer en ostentar ese cargo, se desató una enorme tormenta.

Y cuando, cinco meses después, presentó su renuncia por no estar de acuerdo con la represión policial a una protesta indígena, marcó el camino de una crisis que hoy tiene contra la pared al primer mandatario indígena del país y que ya les ha costado el cargo a otro ministro y a un viceministro en medio del reclamo nativo por la construcción de una carretera que atraviesa su reserva ancestral.

Aquel 6 de abril, cuando Chacón fue nombrada, la noticia cayó como un baldado de agua fría en un país de marcada tendencia machista y con una vieja tradición de golpes militares. Más por la trascendencia del cargo que por su sexo, ya que en el gabinete de Gobierno las mujeres están al frente de 10 de 21 ministerios.

"El nombramiento de una mujer como ministra solamente tuvo el límite de ser simbólico más allá de ser algo real, sobre todo en este cargo que refleja todo el machismo de Bolivia y sus instituciones", dijo a ELTIEMPO.COM Carlos Arze, investigador del Centro de Estudios Laboral y Agrario de Bolivia (Cedla).

A partir del nombramiento empezó una relación de amores y odios, de enfrentamientos éticos y morales que tuvo que afrontar Chacón a sus 35 años, en medio de un gobierno de conformación en "su mayoría patriarcal", en opinión de Arze.

Pero Chacón no era una aparecida. Abogada y politóloga de la Universidad Mayor de San Simón, de Cochabamba, venía cosechando una ascendente carrera, pues antes de llegar a ser ministra, entre 2008 y 2011, se había desempeñado como directora general de Relaciones Multilaterales en la Cancillería. Antes, en el 2006, había sido jefe de gabinete del ministerio de Agua.

Durante su participación en el gobierno del presidente Morales, fue una visible defensora de las tradiciones de los pueblos indígenas. En la Cancillería fue una de las autoras de la propuesta ante Naciones Unidas para la aprobación de la declaración del Día Internacional de la Madre Tierra.

También defendió el masticado de la hoja de coca, pero a pesar de ello, "los sectores más poderosos del país no la veían como una autoridad. Había comentarios de que a ella no le correspondía ocupar ese puesto que históricamente está reservado para un varón; ni el ser mujer ni su edad le sirvieron para soportar el peso del cargo", afirmó Arze.

El mismo Evo Morales no ayudaba a darle confianza a su joven ministra, como cuando pidió "enamorar" a las indígenas yuracarés para que no se opusieran a la construcción de la carretera que parte en dos el Territorio Indígena y Parque Natural Isiboro Sécure.

El comentario suscitó un airado rechazo y Evo tuvo que pedir, una vez más, perdón, no solo por el cariz machista sino porque las asociaciones femeninas dijeron que ese tipo de bromas no hacían más que "ampliar la brecha generacional".

Por esto, la posición de la ministra se hizo insostenible y tuvo que renunciar: "Asumo esta decisión porque no comparto la medida de intervención de la marcha que ha asumido el Gobierno y no puedo defender o justificar la misma", escribió en su dimisión. "¡No así! Acordamos con el pueblo hacer las cosas de otra manera", reiteró.

Según Arze, "lo que hizo la ex ministra fue adelantarse a una situación que era previsible. Se tuvo que enfrentar a situaciones que se le convirtieron en algo personal".

Tras la renuncia, el presidente Morales prefirió curarse en salud. En el cargo de ministro de Defensa nombró a un hombre, Rubén Saavedra, el mismo al que había remplazado la abogada Chacón en tiempos en que Evo quería ganarse la simpatía de grupos activistas que no formaban parte de su estrecho círculo.

Maribel Delgado
Redacción Internacional

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper