Latinoamérica

Marchas a favor del Parlamento venezolano terminan en represión

Las autoridades cerraron accesos a la Asamblea Nacional. Al menos 50 personas resultaron heridas.

Marchas a favor del Parlamento venezolano terminan en represión

Mientras la Guardia Nacional y la Policía Bolivariana usaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que apoyan a la oposición en Caracas, los chavistas marcharon sin problema.

Foto:

Manaure Quintero / EFE

04 de abril 2017 , 09:15 p.m.

Miles de personas acataron este martes el llamado de los diputados opositores que conforman la mayoría de la Asamblea Nacional (AN) para acompañarlos en una caminata hacia la sede del Parlamento venezolano, donde se llevaría a cabo una sesión para exigir la destitución de los magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ); los mismos que la semana pasada anularon al parlamento y la inmunidad parlamentaria a través de dos sentencias que luego revirtieron parcialmente siguiendo instrucciones del presidente Nicolás Maduro y el Consejo de Defensa de la Nación.

Pero no pudieron llegar demasiado lejos, pues un impresionante despliegue de agentes y equipos antimotines de la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana cerró todos los accesos hacia el Palacio Federal Legislativo. A punta de bombas lacrimógenas y gas pimienta fue repelida la masa de gente que, desde las 11 a. m. y durante horas, forcejeó primero en la amplia avenida Libertador de Caracas y luego en la autopista Francisco Fajardo.

Los manifestantes respondieron con piedras y empujones, logrando quebrar un par de veces las gruesas barricadas, solo para ser contenidos de nuevo más adelante.
A diferencia de convocatorias anteriores, el ánimo combativo de la gente se hizo sentir y también, para sorpresa de muchos, algunos funcionarios policiales se permitieron una actitud indulgente con la protesta.

“Sigan, sigan protestando para que esta gente caiga”, comentó un policía nacional a uno de los manifestantes en primera fila.


A pesar de los esfuerzos, la marcha no pudo llegar al Parlamento, donde los diputados esperan llevar a cabo hoy la sesión. En contraste, el oficialismo convocó y realizó una marcha que avanzó sin contratiempos hasta la AN “en defensa de la soberanía y contra la injerencia”.

El vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, arengó a los chavistas con una advertencia a los opositores: “Se los juramos, no van a poner jamás un pie en (el palacio de gobierno) Miraflores (…) si encienden la pradera, allí vamos a estar”. Según el dirigente oficialista, la oposición quiere generar un cuadro de violencia para deponer al presidente Maduro.

Del otro lado, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, señaló que el saldo de las refriegas fue de al menos 50 personas heridas, seis de ellas con fracturas y un herido de bala. Seis diputados fueron atacados directamente con gas pimienta, entre ellos el propio Borges, el expresidente de la AN Henry Ramos Allup, además del gobernador Henrique Capriles y la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori. El diputado Rafael Guzmán recibió un disparo de perdigón.

“El mundo puede ver la demostración del carácter no democrático que se vive en Venezuela, del camino hacia la dictadura que eligió el señor Maduro. Ellos (gobierno) no han echado para atrás nada, el golpe sigue”, dijo Capriles.

Los choques con la policía dejaron también 13 personas detenidas, según el diario ´El Nacional´.

Desde temprano, los cuerpos de seguridad del Estado impidieron el paso a Caracas por vía terrestre desde las ciudades satélite de Los Teques, Guarenas y La Guaira.

Fue suspendido el funcionamiento del metro en 12 de sus estaciones, lo que fue interpretado por los opositores como un gesto del Gobierno para sabotear la protesta.

Lo lógico era que tuviéramos sesión hoy, pero el Gobierno cerró todos los accesos a Caracas”, denunció Borges.

La jornada presagiaba enfrentamiento desde este lunes, cuando fueron agredidos los diputados Juan Requesens y José Brito, del partido Primero Justicia, quienes se manifestaban frente a la sede de la Defensoría del Pueblo y fueron atacados por colectivos chavistas, grupos de choque que se desplazan en motos y hostigan a los opositores con el rostro cubierto.

Requesens fue cortado en el rostro con un botellazo –que requirió una cirugía y 50 puntos de sutura– y a Brito le fracturaron una costilla. Los colectivos también tuvieron una corta participación en la represión de ayer, cuando hostigaron a diputados y marchantes que protestaban en la principal autopista de Caracas. A pesar de la represión y el calor, la gente protestó hasta la tarde.

La oposición apuesta a mantener la presión en la calle para forzar algún cambio en el escenario político.Para este miércoles, la AN espera activar un proceso de remoción de los magistrados de la Sala Constitucional.


VALENTINA LARES MATIZ
Corresponsal de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA