Latinoamérica

A pesar de escándalo, Lula da Silva quiere ser candidato a presidente

Odebrecht testificó que le pagó al expresidente brasileño 4,1 millones de dólares.

A pesar de escándalo, Lula quiere ser candidato

El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva dijo estar “preparado” y “dispuesto” a ser candidato presidencial en las elecciones de 2018.

Foto:

Fernando Donasci / Reuters

11 de abril 2017 , 07:46 p.m.

El empresario brasileño Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora Odebrecht, declaró ante la justicia haber pagado 13 millones de reales (unos 4,15 millones de dólares) en efectivo al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva entre 2012 y 2013, informaron medios locales.

Marcelo Odebrecht, preso desde junio de 2015, declaró ante el juez federal Sérgio Moro, responsable de las investigaciones del gigantesco caso de corrupción en Petrobras, que Lula es en realidad el beneficiario de los pagos descubiertos en las libretas de contabilidad de la empresa, bajo el nombre de ‘amigo’.

Se trata de la primera declaración del Ejecutivo ante la justicia tras haber llegado a un acuerdo para delatar la trama de corruptelas alrededor de la petrolera estatal Petrobras a cambio de tener una rebaja en la condena.

Aunque su testimonio está bajo sigilo, fue filtrado a los medios de comunicación.

Según las informaciones, Odebrecht aseguró haber entregado el dinero a Lula, presidente de Brasil entre 2003 y 2010, en pagos realizados entre 2012 y 2013. El empresario también explicó que hizo varios pagos al Instituto Lula, que dirige el expresidente, para la compra de un terreno donde debía construirse un edificio en el que la entidad tendría su sede.

Además, habría entregado también 50 millones de reales (cerca de 16 millones de dólares) para la campaña electoral en 2010 de Dilma Rousseff, ahijada política de Lula y sucesora suya en el cargo (2011-mayo de 2016), mediante el entonces ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Odebrecht declaró que otros nombres que aparecían en la libreta de contabilidad del grupo, como ‘post-italiano’ e ‘italiano’, eran Guido Mantega y Antonio Palocci respectivamente.

Palocci, quien fue ministro bajo Lula y Rousseff, era el principal interlocutor del Gobierno con el grupo Odebrecht, según el empresario, y fue sustituido en la función por Mantega.

Quiero decir que si fuese necesario, si el PT lo necesita, estoy dispuesto a volver a ser candidato a presidente

Quiere ser candidato

Odebrecht declaró en un proceso contra Palocci, acusado de usar su influencia en el Gobierno para favorecer los intereses de la constructora Odebrecht, la mayor de Brasil, y de la que habría cobrado 128 millones de reales (40 millones de dólares).

Tras conocer las acusaciones, el Instituto Lula emitió un comunicado en el que rechazó las acusaciones y dijo que el exmandatario no comentaría ninguna declaración bajo sigilo en la justicia “filtrada selectivamente y de forma ilegal”.

A pesar de esto, Lula dijo que sigue adelante con su idea de ser candidato para las presidenciales de 2018: “Quiero decir que si fuese necesario, si el PT (Partido de los Trabajadores) lo necesita, estoy dispuesto a volver a ser candidato a presidente”, aseguró en una entrevista a la radio Meio Norte, del estado de Piauí (nordeste).

Lula volvió a defender su inocencia, criticó la filtración de declaraciones “mentirosas” a la prensa y señaló que no se le “pasa por la cabeza” ir a prisión.

“Para que alguien sea preso debe haber cometido un crimen, y la policía y la justicia necesitan tener pruebas para condenar a una persona. Desde hace tres años escucho mi nombre, y hace tres años que estoy esperando”, dijo el exmandatario, quien tiene cinco juicios abiertos en su contra, la mayoría de ellos por corrupción.

Odebrecht fue condenado a 19 años de prisión en uno de los procesos vinculados a la gran red de corrupción en Petrobras, en la que la constructora que dirigía es una de las más salpicadas por los desvíos.

Según investigaciones policiales divulgadas por la prensa, el grupo Odebrecht causó daños por valor de 5.684 millones de reales (unos 1.810 millones de dólares) en 11 contratos inflados firmados con Petrobras entre 2003 y 2014.

La mayor constructora de Brasil participó en un ‘cartel’ con otras 15 importantes constructoras del país para hacerse, de manera fraudulenta, con las licitaciones de Petrobras, según ha descubierto la investigación.

Las autoridades comprobaron que ese exclusivo grupo obtenía contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores y repartían las diferencias entre directores de la petrolera estatal y partidos políticos que amparaban la práctica y legislaban a favor de estas empresas.

El caso Petrobras investiga el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil desde hace tres años y por el que han sido detenidos decenas de empresarios y políticos debido a su participación en la red de corrupción destapada en el seno de la petrolera estatal.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA