Latinoamérica

Lula, ídolo de los pobres, a la cárcel por corrupción

Se entregó a la policía rodeado por sus seguidores, para cumplir una pena de 12 años.

Entrega de Lula da Silva

Esta fue la entrega de Lula este sábado a las autoridades.

Foto:

Leonardo Benassatto / Reuters

07 de abril 2018 , 10:30 p.m.

Símbolo de la izquierda latinoamericana de los últimos 30 años y artífice de logros sociales y económicos en Brasil durante sus dos gobiernos sucesivos, entre enero de 2003 y diciembre de 2010, Luiz Inácio Lula da Silva pasó de ser emblema del renacer democrático de América Latina ante el mundo a la vergüenza de una celda.

Tras ser condenado a 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero y sumarse a la amplia lista de expresidentes del continente que son investigados, Lula salió este sábado a pie del sindicato de metalúrgicos de São Bernardo do Campo (São Paulo) y se entregó a la policía rodeado por cientos de sus seguidores, que habían bloqueado las salidas del lugar.

El exmandatario, de 72 años, había anunciado este sábado, después de la misa de conmemoración de la muerte de su esposa Marisa Leticia y ante sus simpatizantes, que cumpliría con la orden de detención del juez Sergio Moro y que su condena era una persecución política.

En la noche de es este sábado Lula fue trasladado en un helicóptero a la cárcel de Curitiba (sur), donde manifestantes vestidos de verde y amarillo, los colores nacionales, celebraban ruidosamente su entrega. La celda del exmandatario –que tendrá dos horas de aire libre al día– será de 15 metros cuadrados y contará con baño privado.

El expresidente brasileño fue señalado de ser el propietario de un apartamento ofrecido por una constructora a cambio de obtener contratos en la petrolera Petrobras. Ese fue el detonante de sus problemas judiciales y objeto de debate dentro del Partido de los Trabajadores (PT), que él ayudó a fundar.

Aunque las investigaciones por corrupción se venían adelantando desde hace tiempo, en los últimos 18 meses los fallos en su contra se comenzaron a cristalizar, casi en simultáneo con su interés de lanzarse como candidato para la elección presidencial de octubre próximo. Y fue así como casi por cada decisión de los tribunales, los puntos de su popularidad frente a los posibles adversarios aumentaban.

Por eso, en las más recientes encuestas, Lula triplicaba al segundo en intención de voto y avanzaba sin ninguna duda hacia un triunfo holgado, dada su inmensa popularidad y por su facilidad de conectarse con los pobres, gracias a un gran carisma y un discurso encendido que apela a la reivindicación social.

Sacudón en presidenciales

Ahora, sin Lula en la carrera por la presidencia, varios analistas le dijeron a EL TIEMPO que habrá una despolarización en la contienda electoral brasileña, además de que el país enviará un mensaje de que nadie está por encima de la Justicia, ni siquiera quien gobernó dos veces, sacó a más de 20 millones de personas de la pobreza y puso al país como una de las cinco economías emergentes más poderosas del mundo.

Pero la crisis política que vive Brasil no solo es por culpa de Lula. Su sucesora, Dilma Rousseff, fue destituida por el Senado en agosto del 2016, declarada culpable del delito de responsabilidad en el maquillaje de las cuentas fiscales y la firma de decretos económicos sin aprobación del Congreso. Y, para completar, Michel Temer, quien como vicepresidente asumió en su reemplazo, también se ha enfrentado a una tormenta política que de momento ha logrado sortear por acusaciones de corrupción.

El profesor de ética pública de la Universidad Estatal de Campinas, Roberto Romano, le dijo a EL TIEMPO que “la condena y la orden de prisión contra Lula aumentan la crisis política y de la sociedad brasileña”, más cuando hay “un gobierno con una alta desaprobación y una escasa favorabilidad”.

La condena y la orden de prisión contra Lula aumentan la crisis política y de la sociedad brasileña

Eso, según Romano, “lo pueden aprovechar candidatos de extremas como Jair Bolsonaro”, un militar retirado ultraderechista que expresa odio hacia los homosexuales y relega la posición de la mujer. Sin embargo, otros consideran que sin Lula en la campaña presidencial, en la que Bolsonaro avanza segundo en los sondeos, las cosas cambiarán.

Paulo Sotero, director del Instituto Brasil, del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson, dijo a este diario que “esa ventaja del candidato de la extrema derecha se diluirá, pues ya no tendrá discurso para atacar a Lula”.

Sotero reafirma el concepto de que la justicia quiere hacer una catarsis con este y los demás escándalos que abundan en el país, pues afirmó que la decisión del Supremo Tribunal Federal de rechazar el recurso de habeas corpus para evitar ir a prisión “fue tomada por seis magistrados, de los cuales cinco fueron nombrados por Lula y Rousseff en sus gobiernos”.

Ahora, sin Lula en la lista de candidatos, los aspirantes a ocupar la presidencia de Brasil son hasta ahora Bolsonaro; Marina Silva, exministra de Medio Ambiente del gobierno Lula; Geraldo Alckmin, del Partido de la Socialdemocracia y opositor de Dilma y Lula; Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista y quien fue ministro de Integración en el primer gobierno de Lula, y el presentador de televisión Luciano Huck.

Por su parte, en las toldas del PT, el debate sobre quién debe enarbolar la candidatura ya comenzó. La posibilidad, ahora convertida en realidad, de la ausencia del exmandatario en su lucha por la presidencia pone al exgobernador de Bahía Jacques Wagner y al exalcalde de São Paulo Fernando Hadad como dos opcionados serios para recoger la furia de los partidarios de Lula y buscar el triunfo.

Diego Werneck Arguelhes, abogado e investigador de la Fundación Getulio Vargas en Río de Janeiro, le dijo a este diario que Lula “puede no durar mucho tiempo recluido” y que “hay muchas fuerzas esperando a lanzar sus candidatos” y que “encontrarán a una izquierda fragmentada”.

Aunque las muestras de respaldo hacia Lula de los últimos días han sido ruidosas y numerosas, hay quienes consideran que ese descontento no es tan masivo, e incluso en los próximos días se podría diluir.

En diálogo con EL TIEMPO, Carlos Malamud, investigador principal del Real Instituto Elcano de España, consideró que “los sectores más combativos respaldan al expresidente brasileño, pero realmente no hay una movilización popular tan masiva, y, en cambio, se ha ido reduciendo el apoyo al PT”.

HOLMAN RODRÍGUEZ M.
Redacción Internacional
En Twitter:

‘Su gran sueño es que yo no sea candidato’

Arropado por una marea de militantes, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva anunció este sábado que se entregaría para cumplir su condena en un discurso que pronunció en su fuerte sindical de São Bernardo do Campo, donde permanecía atrincherado por tres días.

Voy a cumplir la orden de cárcel (...) y cada uno de ustedes se transformará en un Lula”, afirmó el exmandatario de izquierda (2003-2010).

Según el expresidente, su condena busca evitar el regreso de la izquierda al poder en las elecciones de octubre, en las cuales es favorito. “Su gran sueño (de las élites) es que yo no sea candidato. El otro es la foto de mi detención”, dijo el expresidente.

“Si fuera por ese crimen, de poner a negros en la universidad, de que los pobres puedan comprar un carro, viajar en avión, seguiré siendo un criminal”, arengó Lula, acompañado por otros dirigentes de izquierda. “Creo en la justicia. Pero en una justicia justa”, prosiguió, afirmando que el juez Sergio Moro carecía de cualquier prueba fehaciente para condenarlo como beneficiario de un apartamento entregado por la constructora OAS para gestionar contratos en Petrobras. “Moro mintió al decir que ese apartamento era mío”, reiteró.

AFP
São Bernardo do Campo

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA