Latinoamérica

El viaje de cinco egresados argentinos que acabó en tragedia

Familiares de los fallecidos van rumbo a Nueva York. Repatriación se haría el lunes próximo.

Argentinos muertos en Nueva York

El grupo de rosarinos, antes de viajar a Nueva York.

Foto:

Cecilia Piedrabuena / AFP

02 de noviembre 2017 , 06:51 a.m.

A orillas del río Hudson en Nueva York, en un recorrido en bicicleta con un grupo de amigos, todo parecía estar muy lejos de la muerte.

“Eso campeón”, decía uno de ellos ante la cámara; mientras otro levantaba el pulgar y uno más, al final del grupo, hacía la señal de victoria para el video que grababa Ariel Benvenuto, quien terminaba con un “viaje en bicicleta, muy, muy bueno”. Fue la última imagen con vida de parte de este grupo de amigos oriundos de Rosario, Argentina, que viajó a Nueva York para celebrar sus 30 años de egresados.

Minutos después, fueron atropellados por el uzbeko Sayfullo Saipov, y cinco de ellos murieron. Perdieron la vida Ariel Erlij, Hernán Ferrucchi, Alejandro Pagnucco, Hernán Mendoza y Diego Angelini. Ariel Benvenuto, Guillermo Banchini, Ivan Brajkovic y Juan Pablo Trevisan salieron ilesos aunque se encuentran en shock.

Para este miércoles en la noche, el biotecnólogo Martin Ludovico Marro seguía en el Hospital Presbiteriano de Manhattan sin conocimiento de que sus amigos murieron. “Marro es el que vive en Boston, y tenemos información de que tuvo heridas graves, pero el parte es positivo”, señaló la Cancillería argentina a EL TIEMPO.

Minutos después del ataque del martes en la tarde, Cecilia Piedrabuena, la esposa de Benvenuto, recibió una llamada de su esposo desde un teléfono que no era el de él. “Estoy bien, no te preocupes”, le contó ella a la radio local de Rosario.

Él me relata que sintió la acelerada de un auto que pasó por encima de sus cinco amigos

“Iban los diez en bicicleta en grupos de dos. Iban charlando y Ariel iba cerca del cantero central. A todos los que iban por la derecha (el auto) los tocó, a los cinco. Él me relata que sintió la acelerada de un auto que pasó por encima de sus cinco amigos”, contó la mujer de Benvenuto a la radio.

Los familiares de las víctimas –que viajarán este jueves a Nueva York para ajustar los detalles de la repatriación de los cuerpos, que según la Cancillería argentina se hará el próximo lunes– pidieron a los medios de comunicación un plazo de 48 horas para hacer su duelo y, después de ese tiempo, dar entrevistas.

“Rogamos por favor que por un lapso de al menos 48 horas dejen de intentar contactar a todos los que estamos implicados directa o indirectamente en esta tragedia, ya que los ininterrumpidos llamados y mensajes de todo tipo impiden la más mínima posibilidad de contacto con seres queridos y autoridades gubernamentales”, publicaron en un comunicado.

Desde Nueva York, el cónsul argentino Mario Estremé narró cómo los sobrevivientes, aún en shock, ayudaron a identificar a sus amigos y relató cómo ocurrió el ataque.

“Ellos recuerdan que era una tarde agradable de otoño, que estaban en filas de a dos dirigiéndose desde el sur hacia el norte de la isla. El momento disruptivo fue un golpe de una camioneta, pero no tuvieron tiempo de reaccionar. No lo vieron venir”, dijo Estremé.

“Luego vino una escena dantesca con cuerpos en el piso, el tiroteo que se produjo y su evacuación a varios hospitales”, agregó el diplomático.

Quiénes eran

Los ocho amigos que viajaron a Nueva York eran compañeros del Instituto Politécnico San Martín. Salieron el sábado desde el aeropuerto Islas Malvinas de Rosario y llegaron el domingo a Estados Unidos, donde se les unió Marro, que vive allí.

El viaje fue planeado con casi un año de antelación y era el sueño del grupo, el cual, según narraron a EL TIEMPO en el Instituto Politécnico, era muy cercano al colegio y seguía apoyando las actividades escolares.

Muchos de ellos son padres de compañeros nuestros, o tíos y amigos de docentes actuales que eran de esa promoción”, dijo Agustín Ricardo, presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela, a EL TIEMPO. “Eran exalumnos muy activos que, desde sus profesiones, trataban de ayudar a la escuela”, agregó. Por eso, este miércoles se realizó una vigilia para recordarlos.

Uno de los impulsores del viaje y quien falleció fue Ariel Erlij, de 48 años –ingeniero y empresario con importantes negocios para producir y vender artículos de la industria siderúrgica–, que también ayudó económicamente para que varios de los amigos hicieran el viaje. Por compromisos laborales, Erlij viajó un día después a Nueva York y se sumó al grupo.

Eran exalumnos muy activos que, desde sus profesiones, trataban de ayudar a la escuela

Hernán Mendoza, otra de las víctimas fatales, era arquitecto, padre de tres hijos, representó a Argentina en un campeonato sudamericano de atletismo y fue jugador del equipo argentino de rugby Los Duendes.

A Hernán Ferrucchi, Alejandro Pagnucco, Diego Angelini, Juan Pablo Trevisan y Benvenuto (estos dos últimos ilesos) los unió la arquitectura. Varios de ellos trabajaban en un estudio de arquitectura en Rosario. Guillermo Banchini, quien salió ileso, también es arquitecto y reside en Estados Unidos.

Autor confiesa sentirse ‘orgulloso’ de ataque que planeó hace un año

El inmigrante uzbeko, que causó la muerte de ocho personas en Nueva York al arrollarlos con una camioneta, fue acusado este miércoles de terrorismo y otros cargos por una corte federal tras actuar en nombre del grupo Estado Islámico (EI), pero aseguró sentirse orgulloso por lo que hizo y hasta pidió desplegar la bandera de ese grupo en la habitación del hospital donde se encontraba.

Sayfullo Saipov, de 29 años, que fue hospitalizado después de que un agente de policía le disparó y lo arrestó, confesó a las autoridades que comenzó a planificar el ataque hace un año, antes de decidir hace dos meses que utilizaría una gran camioneta para “causar el máximo de víctimas”, según la acusación de la Fiscalía, que presentó cargos de terrorismo en su contra.

La acusación de 10 páginas sostiene que Saipov, quien estaba internado en el Bellevue Hospital Center de Manhattan, renunció a su derecho a guardar silencio y evitar incriminarse y accedió a hablar con los investigadores sin un abogado presente para contar los detalles del hecho.

En la entrevista, según los documentos, Saipov dijo a los investigadores que se inspiró en videos del EI consultados por internet y escogió lanzar el ataque en Halloween porque consideró que habría más gente en la calle. Además reveló que su plan original era atacar una ciclovía del puente de Brooklyn y que había alquilado antes camionetas similares para familiarizarse.

En tanto, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) dijo que halló a un segundo hombre uzbeko, identificado como Mukhammadzoir Kadirov, de 32 años, a quien interrogará por supuestos vínculos con el ataque ocurrido junto al río Hudson.

Saipov fue acusado de entregar apoyo, material y recursos a una organización terrorista extranjera, designada en los documentos como el EI, y otro cargo por violencia y destrucción de vehículos motorizados. El hombre podría ser condenado a cadena perpetua, e investigadores federales podrían también buscar la pena de muerte.

El atacante fue dado de alta, presentado ante un juez en una silla de ruedas y luego trasladado a una prisión, dijo un portavoz de la Fiscalía. En su maleta y en la camioneta, las autoridades hallaron múltiples cuchillos, propaganda del EI, y en sus celulares unos 90 videos con combatientes del EI arrollando prisioneros con un tanque o decapitándolos, precisó.

Horas antes de la audiencia del atacante, el presidente Donald Trump envió dos mensajes muy claros: retomar el uso de la cárcel de Guantánamo, enviando allí al atacante, y poner fin cuanto antes a la muy popular lotería de visados.

Durante una reunión con su gabinete, el mandatario llamó a ser “mucho más duros e inteligentes” y “menos políticamente correctos”, al argumentar que ataques como el de Nueva York son el resultado de que gobiernos anteriores fueron demasiado permisivos con la inmigración y frente al terrorismo.

“Enviarlo (al sospechoso) a Guantánamo. Definitivamente lo consideraría”, comentó el presidente, quien calificó de “animal” al presunto terrorista. A la espera de nuevos detalles de Saipov, el Departamento de Seguridad Nacional confirmó que este entró al país gracias a la llamada “lotería de visados para la diversidad”, que asigna hasta 50.000 visas al año a ciudadanos de naciones con bajas tasas de inmigrantes en EE. UU.

Trump ya había criticado antes esa lotería, pero este miércoles dio un paso más y declaró que pedirá al Congreso “que comience inmediatamente el trabajo” para acabar con ella. “No queremos loterías, y no queremos migración en cadena”, subrayó al abogar en cambio por basar el sistema de inmigración “en el mérito”.

CATALINA OQUENDO B.
Para EL TIEMPO 
Buenos Aires @cataoquendo

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA