Latinoamérica

La bitácora de pagos de sobornos que enreda a Cristina Fernández

Conductor de funcionario cercano a los Kirchner anotaba en un cuaderno los presuntos sobornos.

Cristina Fernández de Kirchner

La expresidenta Cristina Fernandez de Kirchner habla con Julio del Vido, quien fue funcionario de su gobierno y el de su esposo, Néstor Kirchner y que estaría involucrado en la red de sobornos.

Foto:

AFP

03 de agosto 2018 , 09:13 p.m.

El escándalo por una supuesta red de pago de sobornos de la que haría parte el fallecido presidente argentino, Néstor Kirchner (2003-2007), y su esposa, la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), y que habrían quedado consignados con detalle en cuadernos del conductor de un exfuncionario de confianza de la pareja, está causando conmoción en ese país.

Los supuestos pagos habrían tenido como destino la residencia oficial de los mandatarios en la localidad bonaerense de Olivos y el apartamento particular de los Kirchner en Buenos Aires, así como varios sitios de vivienda y trabajo de exfuncionarios.

Hilda Horovitz, expareja de Óscar Centeno, el conductor que anotó los detalles del presunto reparto de sobornos, aseguró que su compañero guardaba los cuadernos para extorsionar a su jefe, el exfuncionario Roberto Baratta, por si lo despedía.

En un adelanto de la entrevista que concedió a la revista Noticias, cuya versión completa se publicará este sábado, Horovitz aseguró que Centeno, cuando iba a terminar en 2015 la gestión de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), tuvo la idea de usar las anotaciones que realizó por 12 años para mantener su empleo.

“Él tenía la idea de decir... ‘bueno.. si Baratta a mí no me lleva con él, o Baratta no me pone de chofer en otro lado o cualquier cosa’... entonces él iba a utilizar esos cuadernos para mostrarlos, pero los terminé usando yo”, dijo la mujer entre risas, según se escucha en un audio difundido por la publicación.

Horovitz reconoció que las libretas estaban en su armario, y da a entender que fue ella la que las sacó a la luz.

Durante los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa, Cristina Fernández, Baratta fue secretario de Coordinación de Planificación del Ministerio de Planificación Federal, que aglutinaba áreas como las obras públicas y las políticas en energía y vivienda y era el lugar desde donde supuestamente se coordinaba la presunta red de sobornos.

Esta semana, 16 personas, entre empresarios y exfuncionarios, fueron detenidas acusadas de integrar una “asociación ilícita” con la que varias sociedades se beneficiaban de contratos públicos gracias al pago de sobornos.

Otras tantas personas, entre ellas la expresidenta Fernández, fueron convocadas a declarar como imputadas en las próximas semanas. Fernández está citada el 13 de agosto como jefa de una supuesta asociación ilícita. El juez Claudio Bonadio pidió al Senado que se le levente la inmunidad parlamentaria para allanar su vivienda.

Los fueros no impiden que un legislador sea procesado, juzgado e, incluso, condenado, pero no puede ser detenido.

Kirchner es la opositora mejor posicionada y podría aspirar a competir por un nuevo mandato en 2019.

El proceso, dirigido por el fiscal Carlos Stornelli y Bonadio, surgió de una investigación de La Nación, diario al que llegaron los cuadernos escritos de Centeno, en los cuales apuntó durante más de una década los recorridos que supuestamente hacía con Baratta y otros miembros del gobierno para recaudar el dinero.

“Sí me habló que estuvo cuando iba a Olivos, que la veía (a Fernández) en pijama, que la veía a veces desarreglada. Él se hablaba más con Kirchner”, señaló la expareja de Centeno.

Según la revista Noticias, Horovitz vivió nueve años con el conductor y tras una separación tortuosa llegó a presentarse en la Justicia para denunciar la presunta red de sobornos. “Me golpeaba, más si volvía enojado por haber trasladado tanta plata y recibir migajas”, remarca la publicación sobre su charla con la mujer.

El chofer declaró el jueves ante el juez en calidad de “arrepentido”, figura que permite a los acusados que colaboren con la Justicia para beneficiarse de una reducción en las penas de cárcel.

Cifra millonaria

La Unidad de Información Financiera (UFI) sospecha que el monto de los sobornos supera los 160 millones de dólares para obra pública.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, se refirió ayer por primera vez al caso. “Necesitamos que la Justicia nos diga si esto es verdad, que nos demuestre que no hay impunidad”, aseveró. “A veces, uno siente que hay unos pocos que nos toman el pelo a millones”, dijo sobre el proceso, aunque no mencionó nombres.

El caso “es potencialmente lo más parecido al Lava Jato”, explicó el sociólogo y filósofo de la Universidad de Buenos Aires Marcos Novaro.

BUENOS AIRES (EFE y AFP)

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA