Latinoamérica

Llega Díaz-Canel, pero Raúl seguirá liderando las decisiones claves

El ingeniero asume el ejecutivo cubano, pero por 3 años estará bajo tutela del menor de los Castro.

Cuba Díaz-Canel

Miguel Díaz-Canel es el primer presidente de Cuba que no pertenece a la familia Castro en seis décadas.

Foto:

Eliana Aponte / EL TIEMPO

20 de abril 2018 , 12:17 a.m.

La ceremonia del traspaso de mando en la presidencia de Cuba no se pareció a ninguna. El relevo generacional se visualizó en el estrado de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) después de que su presidente, el reelecto Esteban Lazo, llamó primero a Raúl Castro (86 años) y después a Miguel Díaz-Canel (hoy cumple 58) a subir al estrado donde fueron recibidos con aplausos y se dieron varios abrazos. Durante tres años, ambos gobernarán en Cuba.

En las calles la gente seguía su vida sin estar pendientes del primer e histórico cambio generacional de la Cuba revolucionaria mientras en el Palacio de Convenciones se instalaba el Gobierno, con el breve anuncio de Lazo: “Compañero diputado Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, desde este instante usted es el nuevo presidente de los consejos de estado y de ministro de la República de Cuba”.

Sin mayores preámbulos el “joven” político asumió “con honor y emoción esta responsabilidad”. Después destacó la importancia de la “generación histórica que con su consagración y humildad nos acompaña en esta hora de desafíos”.

Con firmeza declaró que Raúl Castro, como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) “se mantiene por méritos propios al frente de la vanguardia política” y “encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el país y el futuro de la nación” y que “solo el Partido Comunista de Cuba garantiza la unidad de la nación y de su pueblo”. Agregó que “Raúl, como cariñosamente le llama nuestro pueblo, es el mejor discípulo de Fidel. Asumió la dirección de la Revolución ante una difícil situación económica y supo sobreponer al dolor personal, el deber”.

Cuba Díaz-Canel

Así recibió La Habana la noticia de la elección de Miguel Diáz-Canel como nuevo presidente de la isla.

Foto:

Eliana Aponte / EL TIEMPO

Sobre su mandato afirmó: “no vengo a prometer nada”, solo el “compromiso de trabajo intenso”; confirmó que su directriz está en “los lineamientos” aprobados por el PCC, que la actualización seguirá “sin miedo ni retroceso” pero “sin espacio a la restauración capitalista” y “sin espacio para una transición que destruya lo logrado en tantos años”.

Díaz-Canel admitió conocer “las expectativas que un momento como este provoca en nuestros compatriotas”, dijo que “nos corresponde ser más creativos en la discusión de nuestras verdades” y advirtió que “…en el planeta internet hoy reina la mentira”.

Confió en que “la prosperidad que nos debemos y que tendremos que conquistar más temprano que tarde”. Y sin entrar en más detalles afirmó que “nos toca corregir errores y evitar improvisaciones que irritan a la población”. Reiteró que “la revolución sigue dispuesta a todos los combates, el primero para vencer nuestras propias indisciplinas y errores”.

Con relación a la política exterior reiteró que “se mantendrá inalterable y Cuba no hará concesiones ni aceptará condicionamientos”, aunque “estaremos dispuestos a dialogar con los que aspiren a hacerlo desde el respeto”.

Se refirió a que “afuera hay un mundo que nos mira con más interrogantes que certezas, que ha escuchado que la Revolución termina con sus guerrilleros” pero reafirmó que “sigue de verde olivo para vencer todos los combates”.

Recordó en varias ocasiones a Fidel Castro, y otros líderes históricos e invocó a pensar en su legado en un día histórico como el de la Victoria de la invasión por Playa Girón, o Bahía de Cochinos como también se conoce. Invocó, utilizando palabras del fallecido gobernante comunista a “defender esta Revolución socialista, ‘de los humildes, por los humildes y para los humildes’ que la generación histórica construyó”.

En su intervención de menos de media hora, evocó algunos hitos logrados por su predecesor, como el regreso de los Cinco, o reanudación de relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Sus dos primeras decisiones fueron nombrar a su segundo, Salvador Valdés Mesa, como primer vicepresidente del consejo de ministros y posponer el nombramiento del resto de los ministros a la sesión plenaria de julio.

Al concluir insistió en que la nueva legislatura que comenzaba “no es una más” y que “la Revolución sigue dispuesta a todos los combates, el primero para vencer nuestras propias indisciplinas y errores”. Cerró con un renovado “Patria o Muerte, Socialismo o Muerte, Venceremos”.

Raúl Castro

Raúl Castro, expresidente de Cuba

Foto:

Reuters

La despedida de Raúl Castro

Después de un receso fue el turno de la intervención de Raúl Castro. Para su despedida de la jefatura del gobierno pronunció uno de los discursos más largos en sus años de vida pública.

Interrumpiendo el texto escrito con comentarios improvisados, durante cerca de dos horas marcó las premisas básicas del futuro próximo y expresó su confianza y el apoyo del PCC al nuevo Gobierno.

Reiteró que cumplía su palabra de retirarse al concluir su segundo mandato de cinco años “sin esperar a la reforma Constitucional”, que tendrán que redactar los nuevos diputados.

Tras destacar la trayectoria ascendente y no casual de Díaz Canel, adelantó que se mantendrá “desempeñando el cargo del Primer Secretario del PCC en mi segundo y último mandato hasta 2021. A partir de entonces, si la salud me lo permite, seré un soldado más junto al pueblo defendiendo la Revolución”.

Aclaró que “cuando yo falte” el presidente del Consejo de Estado deberá asumir la jefatura del PCC. “Se ha planificado así”, dijo, y se propondrá a la próxima sesión del parlamento para que se incluya en la reforma constitucional, que debería ser ratificada en referendo. Con ello se instauraría un proceso que, como ahora, el presidente contará con la experiencia del jefe del partido durante tres años para “viabilizar el transito hasta que se retire a atender a los hijos, nietos o biznietos”. 

Según ese proyecto, Díaz-Canel tendrá tres años como presidente y como jefe de las Fuerzas Armadas, y Raúl será el secretario del PCC. Pero a partir del 2021, Díaz-Canel asumirá los tres poderes.

El general destacó la valía de algunas figuras clave, entre ellas al primer vicepresidente, del José Ramón Machado Ventura al que llamó “un poco cascarrabias” y que tendría que seguir aguantándolo como su segundo en el PCC, mencionó asimismo a Mercedes López Acea, la jefa del PCC en La Habana destacando lo complicado de manejar una capital como esta y para quien anunció nuevas responsabilidades dentro del Partido.

El gran ´olvidado´ fue Marino Murillo, el ´zar´ de la economía, en “difíciles circunstancias”, que salió sin mayores comentarios del Consejo de Estado.

Al respecto, el ya expresidente reconoció “hemos aprendido importantes lecciones de los errores cometidos y la experiencia acumulada nos ayudará a continuar a paso más firme”. Agregó que “no hemos renunciado a proseguir Sobre la implementación del trabajo por cuenta propia, proseguirá igualmente el experimento de las cooperativas no agropecuarias”.

Igualmente, admitió que las indisciplinas e ilegalidades que fructificaron en esos sectores “no se enfrentaron oportunamente”. Y advirtió que “el proceso de cambio en el modelo económico cubano no podía traducirse en terapias de choques contra los más ciudadanos más desfavorecidos”.

Sobre el panorama internacional, comentó que Luis Ignacio Lula de Silva está preso porque “según sondeos” nadie podrá ganarle. De Estados Unidos indicó que con Barak Obama, pese a las diferencias “se avanzó” en relaciones bilaterales y que con Donald Trump el retroceso ha sido notable y se recrudeció el bloqueo y los programas de subversión con fondos millonarios. También denunció que ha retomado la doctrina Monroe al “montar un espectáculo contra la revolución cubana”. Y felicitó a los integrantes de la delegación isleña en la Cumbre de Lima, que “impidieron que se montara un frente único contra Venezuela”.

Al despedirse afirmó que la “Revolución es la obra más hermosa que hemos hecho” e insistió: “Nuestra arma más importante es la unidad de todos los revolucionarios y del pueblo”.

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO
Corresponsal de EL TIEMPO
La Habana

Celebra el 58.º cumpleaños en la Presidencia

Nacido en Villa Clara, el 20 de abril de 1960 –un año después del triunfo de la Revolución que lideró Fidel Castro–, Miguel Díaz-Canel cumple hoy 58 años y los celebra como el nuevo mandatario cubano. Díaz es un político forjado desde las bases del Partido Comunista (PCC) que ha ido ascendiendo progresiva y discretamente en las estructuras del poder hasta convertirse en el número dos del régimen.

Este ingeniero electrónico ingresó al Comité Central del Partido Comunista en 1991 y en 1993 asumió la dirección de la organización en Villa Clara, donde fue elevado a secretario provincial entre 1994 y 2003. Este último fue un año importante en la carrera de Díaz-Canel: llegó al todopoderoso Buró Político del partido.

Su salto al Gobierno se produce en el año 2009, cuando fue nombrado por Raúl Castro como ministro de Educación Superior; tres años más tarde, el 22 de marzo de 2012, Raúl Castro lo elevó un peldaño más al nombrarlo vicepresidente del Consejo de Ministros. Pero el ascenso determinante de Díaz-Canel se produjo tras los comicios de febrero 2013, cuando fue designado primer vicepresidente del Consejo de Estado con igual rango en el Consejo de Ministros, sustituyendo en el puesto al ‘histórico’ José Ramón Machado Ventura.

Se consolidó así como número dos del gobierno raulista y probable sucesor del menor de los Castro. A partir de ese momento, el hasta entonces casi desconocido Díaz-Canel comenzó a cobrar visibilidad pública dentro de la isla y también en el exterior, ya que representó a Cuba en numerosos viajes.

Díaz-Canel está casado en segundas nupcias con Lis Cuesta Peraza, profesora universitaria. En su primer matrimonio, con Martha, tuvo dos hijos. El nuevo presidente cubano tiene ascendencia española: su bisabuelo, originario de Castropol (Asturias, España), emigró a Cuba a mediados del siglo XIX y dirigió en La Habana una fábrica de muebles.

La Habana
Efe

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA