Latinoamérica

Cruz Verde, el grupo de primeros auxilios de las protestas venezolanas

Dicen no tener color político, pero el chavismo los descalifica por ayudar a opositores.

Protestas en Venezuela

Un manifestante opositor regresa una granada de gas lacrimógeno durante las protestas contra Nicolás Maduro.

Foto:

Carlos Garcia / REUTERS

10 de mayo 2017 , 11:57 p.m.

Dos estudiantes de 22 años coordinan al grupo que presta atención de primeros auxilios a quienes lo requieren tras los choques recientes con la fuerza pública en medio de la crisis de Venezuela. Son Federica Dávila y Daniella Liendo, quienes se encontraron como manifestantes en las protestas desatadas desde el 1 de abril después de que el Tribunal Supremo de Justicia de ese país asumiera temporalmente las funciones de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

“Nos reencontramos en la primera protesta (…) y nos dimos cuenta de que no era nuestro trabajo estar manifestando, sino prestar ayuda médica, que es lo que sabemos hacer y que es mucho más útil”, relató Liendo.

Ellas, estudiantes de medicina, hacen parte de un movimiento que se llama ‘Primeros Auxilios UCV’ (Universidad Central de Venezuela), más conocido como la Cruz Verde, debido a la insignia que portan en sus cascos blancos.

Portan también máscaras antigases y socorren a los lesionados durante las protestas en contra de Nicolás Maduro, que dejan hasta ahora 39 personas muertas y centenares de heridos.

“Nos organizamos para ayudar a la gente. Atendemos a todos los que necesiten primeros auxilios, sean manifestantes, policías o militares”, explicó Dana Chocrón, otra estudiante de 22 años de la Universidad Central de Venezuela. Ella y sus compañeros caminan en fila y se sujetan para mantenerse unidos en medio del caos de los disturbios.

En medio de las protestas, también han sido víctimas de los choques. El pasado 4 de mayo, la periodista venezolana María Alesia Sosa publicó un video en el que se ve cómo varias personas que portan banderas blancas con una cruz verde son atacadas con gases lacrimógenos por parte de la Policía Nacional Bolivariana.

Según el diario ‘El Nacional’, de Venezuela, “los funcionarios habrían robado sus insumos médicos que estaban dentro de la unidad”, es decir, dentro del vehículo.

Otros reportes de redes sociales muestran, por ejemplo, cómo atienden a tanto a las personas que sufren problemas respiratorios por el efecto de los gases lacrimógenos como a quienes presentan heridas más graves. Por este medio también hacen convocatorias para que quienes puedan les donen insumos médicos.

La iniciativa nació en las manifestaciones de 2014 en la Universidad Central de Venezuela, la principal de ese país. De ahí el nombre de ‘Primeros Auxilios UCV’. En aquel entonces el saldo fue de 43 fallecidos y el líder opositor Leopoldo López condenado a prisión, acusado de incitar a la violencia.

Las jornadas más recientes no solo han llevado a que se reactive, sino también a que crezca con voluntarios de otras universidades y en otras ciudades. Actualmente son más de 120 integrantes.

Los días de protesta, sus miembros se reúnen temprano para planificar cómo se desplegarán. Se dividen en grupos (rojo, blanco y naranja) y avanzan con morrales cargados de vendas, gasas, agua, soluciones antibacteriales y otros medicamentos.

Los rojos dan atención primaria, los naranjas reciben lesionados que requieren mayores cuidados y los verdes –especialistas– se ubica a distancia prudencial para auxiliar los casos de mayor gravedad y, de ser necesario, remitir a los afectados a centros de salud.

Por su labor han sido descalificados por parte del chavismo. El presentador Pedro Carvajalino –un barranquillero que decidió huir de Colombia tras el asesinado del profesor Alfredo Correa de Andréis a manos de paramilitares en cooperación con miembros del DAS–, que tiene un programa en la televisión estatal, los llamó “grupo paramilitar” y los comparó con las organizaciones que apoyan a combatientes armados en el Medio Oriente.

Frente a este señalamiento, ‘Primeros Auxilios UCV’ respondió con un comunicado difundido por organizaciones de derechos humanos, en el cual expresó “rechazo e indignación” por la acusación y advirtió que se ponía “en riesgo” un “trabajo voluntario que no distingue color político ni uniforme”.

Pese a las descalificaciones, que les han costado incluso detenciones temporales, dicen que continuarán su labor. Y es que ya son reconocidos por los manifestantes, que los reciben con aplausos y felicitaciones. “El cariño y el calor que nos transmite el venezolano es lo que nos da fuerzas para seguir”, concluye Federica Dávila.

ELTIEMPO.COM*

*Con información de AFP y ‘El Nacional’ (GDA).

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA