Latinoamérica

Cuba ratifica unidad en este primero de mayo, tras cambio generacional

Esta fue la primera fiesta de los trabajadores sin un Castro en la presidencia del Gobierno.

Díaz-Canel y Raúl Castro

Miguel Díaz-Canel y Raúl Castro saludan a los asistentes a la celebración del Primero de Mayo.

Foto:

Eliana Aponte

01 de mayo 2018 , 07:55 p.m.

La foto de la tribuna de este primero de mayo en la plaza de la revolución era parecida a la del anterior. Raúl Castro con uniforme militar, Miguel Díaz-Canel a su lado de camisa blanca y gorra azul beisbolera, y destacados dirigentes, históricos como el vicepresidente Ramiro Valdés, y más jóvenes como el canciller Bruno Rodríguez o la titular Partido Comunista de Cuba (PCC) de La Habana Mercedes López Acea.

Sin embargo, salvo la demostración al país y al mundo de masificada unidad, era muy diferente. Es la primera fiesta de los trabajadores sin un Castro en la presidencia del Gobierno de Cuba.

La jornada permitió ver juntos y en muy buena sintonía al actual presidente y a su mentor, predecesor y guía, el general Castro y secretario general del PCC que el día 3 cumplirá 87 años. La anterior ocasión fue en el traspaso de mando el 19 de abril.

La continuidad y el respaldo al nuevo mandatario fue ratificada por Ulises Guilarte De Nacimiento, el secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). Recordó que es esencial el papel de los trabajadores, también los particulares, para “elevar y diversificar de manera sostenida las producciones físicas, potenciar los renglones exportables, sustituir importaciones y mejorar la calidad de los servicios” y mejorar la eficiencia del proceso inversionista”.

Asistentes a la celebración del día del Trabajo

Siguiendo con la rutina, cerca de un millón de personas desfilaron bajo el memorial a José Martí. Fue una de las marchas más numerosas de los últimos años.

Foto:

Eliana Aponte

Guillarte enfatizó en la “responsabilidad” de la clase obrera en la generación de las riquezas que necesita nuestro pueblo para satisfacer sus necesidades, preservar las conquistas sociales y convertirse en premisa para elevar los ingresos reales de trabajadores y jubilados”. Y en el discurso que abrió el desfile repitió el lema “´Unidad, compromiso y victoria´ sintetizan nuestra decisión presente y futura”.

Las credenciales de Díaz-Canel son, en palabras de Raúl, no ser “un novato ni un improvisado”. Ha empezado a no ser tan desconocido, aunque para muchos cubanos “nada” ha cambiado. En el extranjero, más como deseo que como certeza, políticos de derecha dudan del futuro socialista de la isla e incluso no descartan algaradas, improbables a menos que ocurra un cataclismo natural mal manejado.

Siguiendo con la rutina, cerca de un millón de personas desfilaron bajo el memorial a José Martí. Fue una de las marchas más numerosas de los últimos años, lo que se interpreta como el apoyo a la transición generacional.

Díaz-Canel y Raúl Castro

Díaz-Canel ha empezado a no ser tan desconocido, aunque para muchos cubanos “nada” ha cambiado.

Foto:

Eliana Aponte

“Este es el pueblo de Fidel y Raúl y hoy el de Díaz-Canel”, arengaba el locutor por los altavoces. “Yo soy Fidel”, coreaban algunos.

Había miles de estandartes y pancartas con fotos del fallecido líder y fundador de la revolución Fidel Castro y de su hermano menor Raúl, del ´Ché´, reproducciones del yate Granma, y otras consignas. Entre los participantes había 1600 sindicalistas de 86 países, incluido 64 de Estados Unidos.

Sin embargo, apenas hubo imágenes del nuevo presidente. A sus 58 años, tiene que ganarse a la gente. Cuenta con cinco años y si lo hace bien, como espera Raúl, otros tantos para ganar un espacio propio en el aparato del poscastrismo.

En estas dos semanas se fogueó, recibiendo a Nicolás Maduro, Evo Morales, autoridades de la OMS y presidiendo una reunión del Consejo de Ministros en la que la economía fue el tema central.

Se espera también por su primer viaje internacional,
y su estreno como anfitrión de la próxima Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que, tras el giro a la derecha de naciones como Argentina, Brasil, Chile, Perú, Paraguay, entre otras podría estás destinada a desintegrarse, camino que parece haberse iniciado en la UNASUR.

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO
Corresponsal de EL TIEMPO
LA HABANA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA