Latinoamérica

'Guacho' desata crisis política en el Ecuador

Mal manejo de la situación en la frontera provocó la caída de los ministros de Interior y Defensa.

Ministros de Interior y de Defensa ecuatorianos

Los ministros de Interior, César Navas (d.), y Defensa, Patricio Zambrano, renunciaron después de que se cumplió el plazo de 10 días que el presidente Moreno les había dado para capturar a 'Guacho'.

Foto:

AFP / Cristina Vega

27 de abril 2018 , 07:28 p.m.

El mal manejo de la crisis desatada por alias Guacho en la frontera con Colombia le provocó al gobierno del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, una profunda crisis política que, al parecer, está lejos de ver su final.

La aceptación de las renuncias de los ministros del Interior, César Navas, y de Defensa, Patricio Zambrano, tras cumplirse el plazo de 10 días dado por Moreno para capturar a Walter Patricio Arízala Vernaza (‘Guacho’), el jefe de una banda de narcoguerrilleros que asesinó a un equipo periodístico del diario 'El Comercio', de Quito, a cuatro marinos y tiene secuestrada a una joven pareja, dejó en evidencia el pobre manejo que los dos ministros junto con la actual canciller, María Fernanda Espinosa, tuvieron de este problema.

El Gobierno de Ecuador designó este viernes a quienes reemplazarán a Navas y a Zambrano. Se trata de Mauro Toscanini, un ingeniero comercial y académico, y Oswaldo Jarrín, un excomandante del Ejército, quienes servirán como ministros del Interior y de Defensa, respectivamente. Sus designaciones se dieron a través de un decreto ejecutivo emitido por Moreno, en el que también acepta las renuncias presentadas por Navas y Zambrano

“La salida de los dos ministros se veía venir y continúan las exigencias de los ecuatorianos para que salga también Espinosa. Parece que el Gobierno trató de reducir el problema en la frontera a una banda delincuencial, cuando se trata de una estructura del crimen transnacional, que es un problema regional”, dice la socióloga Natalia Sierra.

Según una reciente encuesta de Cedatos, el 88 por ciento de ecuatorianos están preocupados por lo que sucede en la frontera, el 80 cree que ha habido un manejo ineficiente y el 63 considera ineficiente el combate del narcotráfico y del microtráfico.

Pero Moreno tampoco se salva. En este momento está en el punto más bajo de aceptación desde que asumió la presidencia de Ecuador. De acuerdo con Cedatos, el 50 por ciento de los ecuatorianos no cree en la palabra del Presidente, cuando en enero la cifra era de 32; y el 47 por ciento desaprueba la gestión de Moreno versus el 24 registrado en enero y el 23 % en mayo pasado, cuando asumió.

Los ministros colapsaron en su gestión, pues no estaban preparados para enfrentar la magnitud del problema. Hubo mucha improvisación y eso tiene un costo político

“Los ministros Navas y Zambrano colapsaron en su gestión, pues no estaban preparados para enfrentar la magnitud del problema. Hubo mucha improvisación y eso tiene un costo político”, asegura Daniel Pontón, decano del Centro de Seguridad y Defensa del Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador (IAEN).

“Los dos ministros salientes son herederos directos del Correísmo y de su forma de gestionar las crisis. Moreno necesita una nueva cara política para abordar la seguridad en el país y cuando el presidente dio el plazo de 10 días sentenció de muerte a sus ministros. En corto tiempo Espinosa también renunciará”, añade Pontón.

De acuerdo con este analista, la salida de los ministros no es la única consecuencia del problema de la frontera. “Habrá un replanteamiento de la política de seguridad, lo cual acarreará muchas transformaciones, incluidas las de índole legal”.

En torno a la frontera, es innegable el papel que desempeña Ecuador para la salida de la droga, dicen los expertos. Y el problema actual obligará a este país a replantear su estrategia de combate al narcotráfico e incluso a negociar nuevos términos de intervención sobre su frontera, pues es evidente que se está cocinando una nueva estrategia regional contra la droga, más aún tomando en cuenta que Colombia, según ellos, ha perdido el control sobre su frontera Sur.

Para el analista Gustavo Isch, en cambio, la crisis en la frontera apenas ha comenzado y es necesario investigar las omisiones y la permisividad del gobierno de Rafael Correa y por qué no estalló la crisis durante su ejercicio, pues era un secreto a voces que la frontera era un corredor de la narcoguerrilla y que Ecuador se convirtió en el refugio para que miembros de fuerzas irregulares de Colombia se hicieran chequeos médicos, descansaran, tuvieran caletas de acopio de armas y alimentos, e incluso tuvieran inversiones.

Ana Lucía Román
Para EL TIEMPO
Quito

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA