Latinoamérica

La maestra colombiana que 'educó' la lluvia de la Ciudad de México

La docente mezcló el cuidado por el medio ambiente y su carrera. Esta es la historia.

Adriana Bernal

Adriana Bernal, habitante de la comunidad de Jardines de San Juan, durante una entrevista en la delegación Tlalpan de la Ciudad de México (México).

Foto:

EFE/José Méndez

30 de mayo 2017 , 02:06 a.m.

Acostumbrada al sonido de la lluvia torrencial en su Colombia natal, la maestra Adriana Bernal es hoy un ejemplo ecologista en su barrio de la Ciudad de México, donde aprovecha cada gota gracias a su ingenio y el uso de tecnologías alternativas.

Oriunda de Bogotá, Adriana tiene 32 años y vive en la colonia (barrio) Jardines de San Juan, en la delegación de Tlalpan, donde ejerce como profesora de hábitos alimentarios para niños.

Explicó a Efe que pese a ser de capital toda su familia es del estado de Santander, conocido por sus por montañas y parques naturales, por lo que ha estado vinculada al campo desde pequeña.

"Aprendí a hacer la captación de lluvia por necesidad, ya que inicialmente tenía que comprar pipa (agua de un camión cisterna) y ahora lo hago con menos frecuencia", señaló Adriana, quien apuntó que la pipa de agua ahora está entre 900 y 1.200 pesos mexicanos (entre 47 y 63 dólares).

Contó que los gastos en su hogar eran cada vez más elevados, sobre todo con la escolarización de sus dos hijos, por lo que fue necesario buscar mecanismos para captar la lluvia y, para hacerlo de forma más eficiente, empezó a anotar desde 2014 en un calendario las horas, frecuencia y cantidad en las que llovía.

Al cabo de unos meses contactó con Isla Urbana, una organización que impulsa el desarrollo sustentable en agua con base en la captación de lluvia, y le instalaron su propio sistema en septiembre de 2014.

Con este, ahorró unos 7.000 pesos (370 dólares) el año pasado, y solo tuvo que comprar una pipa de agua en seis meses.

El sistema de Isla Urbana tiene un costo de 6.700 pesos (354,38 dólares), aunque a Adriana le costó aproximadamente una tercera parte pues contó con un patrocinio, destacó a Efe el director de comunicación de Isla Urbana, Nabani Vera.

La captación inicial en la casa de la profesora colombiana empieza en el techo, donde el agua baja hasta el tlaloque, nombre que recibe un recipiente cuadrado que separa la parte más sucia de cada lluvia para que no entre a la cisterna. A través de un conducto, el agua de lluvia limpia del tlaloque se desplaza hasta la cisterna. Cuando quiere sacarla de su cisterna de cemento, el agua sale bombeada y pasa por el primer filtro de acero inoxidable, que elimina las impurezas.

Después de eso el agua pasa un segundo filtro, el de carbón activado, que es el que quita los olores, y a partir ahí una manguera lleva el agua hacia adentro.

La profesora colombiana expone que el agua de hoy en día tiene más contaminación, fenómeno que notifica cuando limpia su losa (vajilla), pues a su alrededor hay una gruesa capa amarilla de grasa, lo que hace que tenga que drenar las tuberías dos veces al año en vez de una.

"Hoy en día hay una capa de contaminación en el cielo que no me deja ver si viene o no la lluvia. Para esta zona, en esta época yo ya había recolectado unos 40 centímetros de agua y ahora no he recolectado más de 10 centímetros de agua. Eso implica que yo ya tengo que comprarme una pipa de agua más", lamentó.

Lo que más sorprendió a Adriana fue que, después de cuatro años, sus vecinos empezaron a interesarse por el sistema de captación de agua y lo fueron aplicando en sus hogares, por lo que empezaron a darse cuenta de que "vale la pena utilizar bien los recursos naturales", apuntó.

Sus vecinos dudaban de la calidad del agua de lluvia, decían que les parecía demasiado turbia, pero ella les explicó que si la dejaban reposar una semana o quince días, el agua sucia baja sola y se puede recoger la limpia.

"El agua no tiene olor, pero puedes sentir el aroma de las plantas en el agua, el aire", defendió Adriana, pero dice que lo que provoca que la ropa tenga mal olor al lavarla es la contaminación, y que es por eso que utiliza algunos complementos químicos de olores aromáticos, aunque los usa poco porque el agua no tiene mal olor.

Adriana también implementó un sistema de captación de calor solar para poder tener agua caliente, sobre todo desde noviembre hasta febrero, ya que el agua sale muy fría, y ello le permite ahorrar gas.

Fuera de la época de lluvias, la maestra colombiana también recicla el agua de la lavadora, la cual después de ser utilizada hasta en cuatro ciclos de lavado le sirve para lavar los baños y los trapos sucios.

"La mejor herramienta para el pueblo es un lápiz", concluyó Adriana en defensa de la educación, y reclamó que el Gobierno mexicano capacitara las comunidades para que aprovechen los recursos naturales.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA