Europa

La de Cataluña, una independencia que duró unos segundos

Puigdemont la proclamó basado en el referendo ilegal, pero casi de inmediato la suspendió.

Independencia de Cataluña

La eventual independencia de Cataluña se ha convertido en la principal crisis política de España de los últimos 40 años.

Foto:

Efe

10 de octubre 2017 , 11:04 p.m.

Después de una esperada comparecencia del presidente catalán, Carles Puigdemont, en el Parlamento regional, la independencia de Cataluña está en una nebulosa. El dirigente que ha impulsado el secesionismo declaró la independencia y formación de la nueva república, pero las dejó en suspenso y abrió un espacio para el diálogo.

“Llegados a este punto presento los resultados del referendo y asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”, dijo Puigdemont en referencia a la consulta ilegal que impulsó el primero de octubre y que, según él, dio apoyo mayoritario a los secesionistas. Acto seguido, propuso que en las próximas semanas el Parlamento catalán “suspenda el efecto de la declaración de independencia para emprender un diálogo a fin de llegar a una solución acordada”. Según estas palabras, Cataluña fue “independiente” durante apenas unos segundos.

El presidente de España, Mariano Rajoy, convocó un consejo de ministros extraordinario para este miércoles en la mañana, con el fin de ahondar en lo acontecido este martes en el Parlamento catalán. Y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, declaró ante la prensa que “ni el señor Puigdemont ni nadie puede sacar consecuencias de una ley que no existe”.

También lo acusó de haber sumido a Cataluña en el mayor “nivel de incertidumbre”. Dijo que su “discurso es el de una persona que no sabe dónde está, con quién está”.

Ruptura independentista

La declaración de Puigdemont produjo rabia y tristeza entre sus socios, los miembros de la Candidatura de Unión Popular (CUP), que esperaban la “proclamación solemne de la república catalana”, en palabras de Anna Gabriel, portavoz de ese partido político. Algunos diputados de esa agrupación abandonaron el Parlamento, molestos por la actitud del presidente. “Nosotros no podemos suspender los efectos de nada, y, de hecho, nos dicen que vamos a una negociación y mediación”, dijo Gabriel. “Pero ¿con quién, con un Estado que sigue amenazando y desplegando fuerzas policiales y militares, que atiza la violencia de extrema derecha?”.

Puigdemont, hasta ahora, había actuado en concordancia con la CUP, cuyo apoyo fue fundamental para lograr la investidura. La quiebra interna tuvo un reflejo afuera del edificio, donde miles de personas, la mayoría de la CUP, se habían desplazado dispuestas a celebrar la independencia. Al principio del discurso de Puigdemont aplaudieron, y cuando anunció la independencia, estallaron en exclamaciones de gozo. Prosiguió un silencio de estupefacción cuando habló de la suspensión, para terminar con comentarios sobre la traición de la que eran víctimas.

Posteriormente, el portavoz de la formación, Quim Arrufat, aseguró que una hora antes de la comparecencia, Puigdemont cambió el plan de proclamar la independencia. De hecho, esa fue la causa de que la intervención se produjera más tarde de lo anunciado. “Nosotros no avalamos la suspensión de la declaración de independencia”, dijo. Y anunció que la CUP dejará la actividad parlamentaria y abandonará el Parlament.

Por otra parte, la líder parlamentaria de Ciudadanos, Inés Arrimadas, defendió la postura que sostiene esa agrupación, consistente en la celebración de elecciones regionales con garantías constitucionales. En el mismo sentido se pronunció Xavier García Albiol, jefe del Partido Popular (PP), quien afirmó que no había nada que dialogar.

Los dos partidos nacionales coincidieron en sus posturas frente al problema catalán. Hasta ahora, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se había limitado a promover el diálogo, pero ahora se suma a la idea de convocar elecciones regionales. Arrimadas, por otra parte, aseguró que el Govern (gobierno catalán) con sus ilegalidades logró “despertar a esa mayoría de catalanes que han estado silenciados” por el nacionalismo imperante en los últimos años. Se refería a las movilizaciones de miles de manifestantes en contra de la independencia durante los últimos días.

La economía

El Grupo Planeta, que había anunciado la determinación de cambiar su sede social fuera de Cataluña en caso de que se proclamara la independencia, hizo saber que así lo hará. La suspensión de los efectos de forma temporal no evita su salida de la región. Más de treinta empresas han informado que se van de Cataluña y cerca de una decena se lo han planteado, y todavía no han tomado una decisión. En conjunto representan cerca del 50 por ciento del PIB en la región.

El turismo también se ha visto afectado, a tal punto que las reservas han caído igualmente en un 50 por ciento. Después de las intervenciones políticas del martes, los independentistas firmaron una Declaración de los representantes de Cataluña, la cual no tiene efecto político porque se suscribió por fuera del Parlamento.

JUANITA SAMPER OSPINA
Corresponsal de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA