Europa

Obama y Merkel llaman a luchar contra la xenofobia y los nacionalismos

El exmandatario de EE. UU. y la canciller alemana reivindicaron sus logros al frente del gobierno.

Obama

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama y la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín.

Foto:

AFP

25 de mayo 2017 , 12:37 p.m.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el expresidente estadounidense Barack
Obama se reunieron este jueves en Berlín en un multitudinario acto ante la Puerta de Brandeburgo.

Horas antes de viajar a Bruselas para participar en la cumbre de la OTAN y encontrarse con el sucesor de Obama en la Casa Blanca, Donald Trump, Merkel compartió escenario con su antiguo aliado, que regresó a la última ciudad europea que visitó como presidente y acaparó la atención de decenas de miles de personas.

Ambos protagonizaron el principal acto del Congreso de la Iglesia Evangélica alemana en el quinto centenario de la reforma protestante, un coloquio con referencias a Dios y a la religión, pero cargado también de mensajes políticos.

En ello, el expresidente Obama llamó a luchar contra la xenofobia, los nacionalismos, la intolerancia y las tendencias antidemocráticas junto a Merkel, quien defendió de nuevo su política de refugiados y elogió la solidaridad de millones de alemanes.

Obama

La presencia de Obama en Berlín causó gran emoción entre los ciudadanos de la capital alemana, que no ven con buenos ojos la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Foto:

REUTERS

Además, subrayó que la ayuda humanitaria a la resolución de conflictos y a la lucha contra el cambio climático no es "caridad" sino una "inversión" en el bienestar nacional, porque "en nuestro mundo no nos podemos aislar".Obama reconoció que la globalización, la tecnología, la desigualdad y fenómenos como la crisis de los refugiados han generado "miedos" que hay que combatir.

Europa, recordó, no vivió nunca un periodo de mayor paz y prosperidad que en las últimas décadas, pero los sistemas deben ser renovados para luchar contra esos miedos y es necesario defender los valores comunes frente a tendencias contrarias a los derechos humanos, la democracia o restrictivas de las libertades individuales.

Tras recordar los esfuerzos que realizó durante su presidencia, junto a Merkel, para avanzar en la paz en Siria, donde continúa la guerra, subrayó la necesidad de reconocer que "lo que pasa en otros países, en África, en Asia, en Latinoamérica, tiene un impacto en nosotros" y exige ayudar a esos países a lograr democracia y prosperidad, algo a lo que se comprometió.

Barack

El expresidente Barack Obama dijo que Europa no vivió épocas de tanta prosperidad como en las últimos décadas. Sin embargo, insistió en que los sistemas se desgastan y hay que renovarlos.

Foto:

AFP

Merkel hizo referencia a la crisis de los refugiados, cuando en 2015 llegaron a Alemania 890.000 solicitantes de asilo, y subrayó la solidaridad y la empatía mostrada por millones de alemanes en aquel momento.

Como Obama, la jefa del Gobierno alemán reconoció la imposibilidad de alcanzar el cien por cien de las metas políticas y lo inevitable de ciertas derrotas, pero subrayó la importancia de perseguir los objetivos que se consideran valiosos y recordó la historia de la Alemania dividida y reunificada.

"Hay que mirar hacia delante", subrayó la canciller, quien defendió su política de acogida de refugiados, pero también su decisión de acelerar la tramitación de las solicitudes de asilo para expulsar del país a quien no tiene derecho a ellos.

Reivindican su gestión

De hecho, tanto Merkel como Obama reivindicaron su gestión y llamaron al activismo en defensa de los valores democráticos.

Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, defenció su programa de refugiados y resaltó la solidaridad del pueblo alemán con los inmigrantes.

Foto:

AFP

Obama, honrado de volver a sentarse al lado de una de sus "socias preferidas" durante su presidencia, se mostró "muy orgulloso" de su trabajo en la Casa Blanca, destacando de su legado la reforma sanitaria que ahora está "en peligro".

Ambos subrayaron la importancia de reconocer que es imposible alcanzar al cien por cien los objetivos que se marca un mandatario -y, como ejemplos, la guerra siria, el drama de los refugiados en el Mediterráneo o el terrorismo islamista ocuparon parte del debate- pero recalcaron la necesidad de perseverar en la búsqueda de las metas marcadas.

Obamacare

Obama advirtió que su programa de salud, que benefició a cerca de 20 millones de personas, está en peligro y puede ser desmontado bajo la administración de Trump.

Foto:

AFP

Al frente ahora de una fundación que lleva su nombre y apoya a jóvenes con talento y capacidad de liderazgo, y decidido a pasar mas tiempo con su mujer Michelle para que le "perdone" sus ausencias durante los últimos ocho años, Obama admitió las amenazas actuales y llamó a combatir la xenofobia, los nacionalismos y la intolerancia.

Merkel defendió de nuevo en ese contexto su criticada política de refugiados, incluido el pacto alcanzado con Turquía para contenerlos, y elogió la solidaridad de millones de alemanes en 2015, cuando llegaron al país 900.000 solicitantes de asilo.

"Dos políticos del más alto nivel capaces de admitir sus limitaciones, casi un acto de contricción público, muy de acuerdo al espíritu de Lutero", opinaba entre los asistentes Helmuth Riebe, pastor de la región de Wittenberg, cuna de la reforma protestante.

Dos políticos del más alto nivel capaces de admitir sus limitaciones, casi un acto de contricción público, muy de acuerdo al espíritu de Lutero

El luteranismo no contempla la confesión al sacerdote, sino el "arrepentimiento honesto, sean flaquezas, errores o pecados", recordaba el religioso para elogiar la capacidad de admitir que el "Yes, we can" de Obama tiene sus limitaciones y, al mismo tiempo, llamar al activismo "por un mundo mejor, dentro de lo posible".

"Obviamente no es el líder joven que nos entusiasmó como candidato. Es un expresidente que se tropezó con el peso de ser un Nobel de la Paz y tener que ordenar acciones de guerra", opinÓ Beate Strauss, berlinesa de 39 años, quien había asistido ya al mitin que Obama dio en Berlín en 2008, aún como candidato.

Entonces Obama habló, de pie y en solitario, ante unas 200.000 personas concentradas en la Columna de la Victoria, ya que Merkel se negó a que lo hiciera, en su carrera a la presidencia, ante la Puerta de Brandeburgo.

Presidente

El expresidente alemán Christian Wulf asistió, junto a su esposa, al evento que protagonizaron Merkel y Obama.

Foto:

REUTERS

Después respondió, sentado junto a su gran aliada, a preguntas críticas, como una relativa al Nobel y a las víctimas civiles de los drones estadounidenses: "el problema no son los drones, sino la guerra", dijo.

Obama era el invitado de honor del Congreso Evangélico, ante el que se ha desplegado un dispositivo reforzado de seguridad y en el que, hasta el domingo, participará la plana mayor de la política alemana y hasta 150.000 asistentes.

Fue Merkel, sin embargo, quien se metió al público en el bolsillo con su tono de líder sin artificios, capaz de equivocarse al citar el artículo primero de la Constitución -"la dignidad humana es indivisible", dijo, en lugar de "inviolable"- sin que nadie se lo tome a mal.

​EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA