Europa

Polémico referendo revive el fantasma de la ruptura de Bosnia

En el país, la división étnica sigue siendo una de las responsables del atraso.

fg

El ultranacionalista Milorad Dodik convocó el referéndum, desafiando así la autoridad del Constitucional.

Foto:

Dado Ruvic / REUTERS

22 de septiembre 2016 , 02:11 a.m.

En una Bosnia donde la división étnica sigue siendo una de las responsables del atraso del país, un referéndum convocado para este domingo por el ente serbio ha generado una nueva crisis y despertado el temor a una posible ruptura.

La consulta ha sido convocada por la República Serbia de Bosnia que, junto al entre común de musulmanes y croatas, forma el Estado de Bosnia-Herzegovina.

Lo que se pregunta a los serbobosnios es si quieren que el 9 de enero siga siendo oficialmente su fiesta nacional. Una fecha que es una carga de profundidad a la débil unidad del país y que recuerda la guerra civil que ensangrentó al país entre 1992 y 1995 y dejó 100.000 muertos.

El 9 de enero de 1992 se proclamó la Republika Srpska (República Serbia) como parte de la entonces Federación de Yugoslavia, de la que los musulmanes y bosnios querían separarse. El pasado noviembre, el Tribunal Constitucional de Bosnia dictó que esa fecha, que es también una fiesta del cristianismo ortodoxo, discriminaba los derechos de los bosnios no serbios.

En respuesta, el ente serbobosnio, presidido por el ultranacionalista Milorad Dodik, convocó el referéndum, desafiando así la autoridad del Constitucional. Dodik ha anunciado que el referendo se celebrará incluso después de que el Constitucional pidiera la semana pasada la prohibición temporal de la consulta.

Aunque en Bosnia pocos prestan atención al alto tribunal (decenas de sus veredictos son ignorados), la decisión sobre la festividad del 9 de enero y la negativa del Gobierno serbobosnios a acatarla ha aumentado aún más, si cabe, las tensiones.

Dodik acusa al Constitucional de estar politizado y servir a los intereses del líder bosnio-musulmán, Bakir Izetbegovic, y de los poderes que califica de "centralistas".

Los líderes musulmanes, por su parte, temen que el referéndum siente las bases para una futura consulta sobre la secesión del ente serbio del país, una posibilidad con la que Dodik lleva años coqueteando y especulando. La consulta de este domingo llega una semana antes de las elecciones municipales en Bosnia, por lo que esta crisis se suma a la habitual retórica nacionalista y étnica con la que los políticos bosnios suelen llenar sus campañas electorales. Un discurso con el que los políticos tratan de desviar la atención de los crónicos problemas económicos y sociales del país, que sigue siendo uno de los más pobres de Europa.

"La cuestión esencial es si el referéndum sólo servirá a Dodik como un mecanismo más para reforzar sus resultados electorales o servirá para poder un día organizar otros sobre algunos asuntos mucho más serios", declaró el analista político Srecko Latal a Efe por teléfono.

Indicó que, pese al gran descontento de los serbobosnios con Dodik por la mala marcha de la economía y los problemas sociales, el político nacionalista lleva diez años en el poder "gracias a su retórica radical".

Según el analista del Balkan Investigative Reporting Network (BIRN), "todos los políticos en el poder en Bosnia" usan esa estrategia, aunque Dodik sea el más ruidoso. Esa política basada en el discurso étnico y nacionalista, de "unos contra otros" divide cada vez más al país, asegura el experto, quien advierte que no hay mucha distancia entre ese ambiente "y una nueva violencia".

Vedran Dzihic, politólogo de la Universidad de Viena, explica que en Bosnia, el concepto de ciudadano y ciudadanía han sido ocupados por el de personas y colectivos definidos por su etnia. Aunque Dzihic reconoce los fallos de la Constitución bosnia y de los Acuerdos de Dayton de 1995, (que pusieron fin a la guerra pero crearon un Estado frágil, descentralizado y que legitimaba las conquistas militares serbias), también advierte de que cuestionar la carta Magna es muy peligroso.

"Quien pone en cuestión la Constitución, cuestiona también el Estado en su conjunto", alerta Dzihic en un artículo publicado esta semana por el diario vienés "Der Standard". Latal, por su parte, afirma que el enfrentamiento étnico se da más en la esfera política y de los medios que entre la gente común, entre la que el nivel de coexistencia es mucho mejor. El analista alerta de que un eventual intento de secesión del ente serbio "casi seguro significaría nuevos conflictos". Es más, advierte, la violencia no quedaría limitada a Bosnia, sino se desbordaría por todos los Balcanes.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA