Europa

Andrej Babis, la mezcla checa entre Trump y Berlusconi

El posible próximo primer ministro de República Checa es el segundo hombre más rico del país.

Andrej Babis candidato a primer ministro de República Checa

Andrej Babis ocupó los cargos de viceprimer ministro y ministro de Finanzas de la República Checa hasta mayo de este año.

Foto:

Lukas Kabon / Anadolu Agency / AFP

11 de noviembre 2017 , 11:00 p.m.

Andrej Babis, el posible próximo primer ministro checo, que está en proceso de formar gobierno, es comparado con el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, no por sus orgías ni por su vida disipada sino por su estrecha relación con los medios de comunicación y sus líos con la justicia, en particular por una investigación por fraude fiscal. Otros prefieren llamarlo el ‘Trump checo’, por su mensaje populista y porque es el segundo hombre más rico del país.

Babis es dueño de dos diarios de tirada nacional, tres canales de televisión y dos emisoras de radio. Además, es propietario de Agrofert, un conglomerado de más de 250 compañías que abarca la industria de productos químicos, agricultura, alimentación, construcción, entre otros sectores. Con una fortuna valorada en 4 billones de dólares, según la revista ‘Forbes’, es el mayor empleador privado en la República Checa, con más de 34. 000 empleados.

En el 2013, el magnate saltó a la escena política cuando su partido, Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO), logró obtener el 18,7 por ciento de los votos con una retórica populista y con un mensaje anticorrupción y ‘anti-establishment’, convirtiéndose en una nueva fuerza política de peso en el país. En checo, ‘ano’ significa sí. Y con el 30 por ciento de los votos de las elecciones legislativas del mes pasado, los checos le dijeron sí al partido de Babis para formar gobierno.

“Babis logró venderle al público un fuerte mensaje anticorrupción en el 2013, y ahora logró venderse como un buen gerente y protector de los checos de varias supuestas amenazas (migración masiva, terrorismo, etc.). Su campaña fue, ante todo, muy buena desde el punto de vista del ‘marketing’ ”, afirmó para EL TIEMPO Jirí Pehe, analista político y director del centro académico de la Universidad de Nueva York en Praga.

Tras los comicios del 2013, Babis ocupó el puesto de viceprimer ministro y ministro de Finanzas; sin embargo, en mayo de este año tuvo que dejar sus cargos por acusaciones de fraude fiscal.

Aunque había transferido sus activos a un fondo fiduciario para cumplir con la nueva legislación sobre conflicto de intereses, similar a lo hecho por el presidente Trump (cuyo conglomerado está a cargo de sus hijos), las autoridades checas han estado investigando los vacíos legales que el político utilizó para comprar bonos libres de impuestos de su empresa hace varios años y los subsidios que utilizó de la Unión Europea otorgados a una compañía finalmente adquirida por él.

Para el analista político y profesor de la Universidad Masarykovy, Lubomír Kopecek, el discurso de Babis es el del clásico populista que busca “luchar” contra los políticos, mostrándose como un empresario que está del lado de la gente: “Con eslóganes como ‘YES, things will get better’ (‘Sí, las cosas serán mejores’) y ‘We will put things right’ (‘Pondremos todo en orden’), ANO atrajo a los electores asegurando que los integrantes del partido representaban figuras capaces y confiables, en contraste con los ‘incompetentes’ políticos tradicionales”.

Además, Babis se valió, al igual que Trump, de su imagen de empresario exitoso para convencer al electorado. “Lo que es bueno para Agrofert también lo es para los agricultores checos... Y lo que es bueno para nuestros empleados también lo es para todos los ciudadanos de este país” fue la respuesta del magnate a la pregunta de un periodista acerca de si había un conflicto de intereses entre su papel como empresario y su cargo como ministro de Finanzas.

Trump y Babis son demagogos sin escrúpulos y oligarcas que fingen que quieren proteger al hombre común

“Trump y Babis son demagogos sin escrúpulos y oligarcas que fingen que quieren proteger al hombre común. Babis usó algunos términos muy similares: una fuerte retórica antiinmigración, nacionalismo, etc. Pero creo que él es mucho más inteligente que Trump, por lo que será más pragmático y conciliador cuando sea el primer ministro. En este aspecto, se parece más a Silvio Berlusconi, en la Italia de hace algunos años”, aseguró Pehe.

Babis también ha logrado mantener el control de su coalición política. Kopecek sostiene que el empresario es más un “dueño” que un “presidente” de su partido. La mayoría de los cargos importantes son ocupados por sus colaboradores más cercanos, y contrata personal especializado para realizar pruebas psicológicas a posibles miembros, como se hace en una empresa. “En los congresos del partido se puede observar un culto a la personalidad de Babis”.

Por su parte, el magnate ha buscado mostrarse como un hombre sencillo y dedicado a su familia. Con su esposa, Monika Babisová, 20 años menor que él, tiene dos hijos: Vivien, de 17, y Frederik, de 13. Se conocieron cuando ella tenía 20 años y él 40, en una época en la que Babis apenas iniciaba su conglomerado empresarial. Después de 23 años de relación, contrajeron matrimonio este año.

Publicó un libro titulado ‘Lo que sueño cuando estoy dormido’, al cual califica como la “visión 2035 para la República Checa, para nuestros hijos” y en el que muestra, con un lenguaje informal y dibujos, su programa político. Además, ha logrado desprenderse de su etiqueta de multimillonario, mezclándose con la gente en restaurantes y bares. Incluso puede sorprender en un ‘pub’ tomando cerveza, en un país que, según cifras de la compañía japonesa Kirin, es el de mayor consumo de esta bebida, con un promedio de 142 litros al año por persona.

Así mismo, dice que entró a la política para “resolver un desastre que otros habían dejado atrás”.

“Cuando hablas con él de cerca, no hay duda de que tiene carisma. Puedes imaginar el impacto cuando recorre los distritos y va al ‘pub’ y a los restaurantes y toma una copa con la gente”, dijo el comentarista político Petr Novácek a Radio Praga.

Las acusaciones de fraude fiscal no le han hecho mella a su imagen. Por el contrario, como afirma Pehe, “logró convencer a alrededor del 30 por ciento del electorado checo de que es víctima de una cacería de brujas”. Pero él parece el brujo mayor.

DIANA RINCÓN HENAO
EL TIEMPO
diarin@eltiempo.com

Camino para ser primer ministro

Luego de ganar las elecciones, Babis recibió el encargo del jefe de Estado para formar gobierno. “Quiero dar el primer paso para que haya un gobierno estable, exitoso y de larga duración”, dijo el presidente checo, Milos Zeman. El mandatario precisó que no ha puesto “ninguna condición” al líder populista y que no le ha exigido “de entrada” el apoyo de una mayoría del Parlamento.

ANO, con una retórica dura contra la Unión Europea (UE) y la inmigración, fue el único partido que mejoró en las urnas, confirmando el avance del populismo euroescéptico en el país. La formación de Babis obtuvo 78 de los 200 escaños en los pasados comicios, por delante del conservador Partido Democrático Cívico (ODS), que logró 25 diputados, y el Partido Pirata, con 22, los mismos que el xenófobo Partido Libertad y Democracia Directa (SDP).

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA