Europa

Gobierno británico rechazó en el Parlamento vetar la visita de Trump

Una petición popular demandaba que el mandatario no se reunira con la reina Isabel II.

Gobierno rechazó vetar visita de Trump

Varias manifestaciones contra la visita de Donald Trump se han presentado a los alrededores del Parlamento.

Foto:

Efe

21 de febrero 2017 , 02:21 p.m.

El Gobierno británico se rehusó este lunes a vetar la futura visita de Estado del presidente de EE. UU., Donald Trump, durante el debate en el Parlamento de una petición ciudadana con más de 1,8 millones de firmas que aspiraba a evitar que el mandatario sea recibido por la reina Isabel II.

Miles de manifestantes protestaron ante Westminster contra Trump mientras los diputados analizaban, en una sesión sin votaciones, la invitación que la primera ministra, Theresa May, extendió al líder estadounidense cuando ambos se reunieron en la Casa Blanca el mes pasado.

(Lea también: Cámara de los Comunes aprobó el 'brexit', ahora pasa a la de los Lores)

El viceministro de Exteriores, Alan Duncan, que ejerció de portavoz del Ejecutivo, argumentó que la "relación especial" entre Londres y Washington "trasciende a los partidos políticos y es más importante que las personalidades individuales".

Por ese motivo, respaldó una visita, todavía sin fecha, con la que el Gobierno espera mejorar la "seguridad y prosperidad" de ambos países y en la que May y Trump abordarán "las muchas áreas de interés" que comparten sus respectivas administraciones. "La visita debe producirse y se producirá", zanjó Duncan al término del debate.

Críticas de la oposición

Desde la oposición laborista, el diputado Paul Flynn argumentó que recibir a Trump con honores de Estado se interpretará como un apoyo tácito a sus políticas, y criticó que la primera ministra haya puesto a la soberana británica ante la "difícil posición" de recibir al mandatario.

La parlamentaria del Partido Verde Caroline Lucas se mostró asimismo contraria a la visita, "no solo por el racismo y la misoginia" de Trump, sino también "por su desprecio a la ciencia básica sobre el cambio climático".

En la misma línea, Alex Salmond, del Partido Nacionalista Escocés (SNP), consideró que la invitación a Trump responde a la "desesperación" del Gobierno por alcanzar un acuerdo comercial con Estados Unidos ante la futura salida del reino Unido de la Unión Europea.

(Le puede interesar: 'Abandonar la UE no significa abandonar Europa': Canciller británico)

Durante el debate en Westminster Hall, sala anexa a la Cámara de los Comunes, protestaron ante el edificio del Parlamento miles de manifestantes con pancartas que pedían "Frenar a Trump" y "Detener el 'brexit'".

En coincidencia con la sesión parlamentaria sobre el líder estadounidense, se celebraron en diversas ciudades del Reino Unido actos de protesta bajo el lema "Un día sin nosotros", en referencia al papel de la inmigración en la economía y la sociedad británicas.

Petición del pueblo

La petición popular que evaluó el Parlamento admitía que se debe "permitir entrar en el país" a Trump, pero argumentaba que "su bien documentada misoginia y vulgaridad le descalifican para ser recibido por Su Majestad la reina o el príncipe de Gales".

Por eso, pedía al Gobierno rebajar el nivel diplomático del viaje, previsto para este año, y no tratarlo como una visita de Estado, cuya invitación formal suele cursar la monarca británica a instancias del Ejecutivo. Una segunda petición a través de internet, que reunió 311.000 firmas, apoyaba en cambio seguir adelante con la visita de Estado prevista.

El Reino Unido celebra con solemnidad esas ocasiones, en las que el mandatario extranjero se suele alojar en el palacio de Buckingham o el castillo de Windsor, residencias de Isabel II, y ofrece habitualmente un discurso ante el Parlamento.

El anterior presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tardó 758 días en recibir una invitación semejante, y su antecesor, George Bush, 978 días, mientras que Trump fue invitado por May siete días después de su investidura.

(Además: Tony Blair dice que el 'brexit' es una amenaza para Reino Unido)

La polémica que levantó en el Reino Unido la futura visita del mandatario estadounidense se agravó cuando el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, expresó hace dos semanas su oposición a que el mandatario republicano hable en el palacio de Westminster.

Dirigirse a las cámaras británicas "no es un derecho automático, sino un honor que debe ganarse", dijo Bercow, que subrayó su "oposición al racismo y al sexismo", así como la importancia de la "igualdad ante la ley y la independencia judicial".

Efe

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA