Europa

Si exjefe catalán Puigdemont no va a la justicia, sería capturado

Fue citado para el 2 y 3 de noviembre. Es acusado de rebelión, sedición y malversación.

Carles Puigdemont

Carles Puigdemont se trasladó a Bruselas, luego de pasar en carro la frontera con Francia.

Foto:

Albert Gea / Reuters

01 de noviembre 2017 , 09:22 p.m.

El cesado presidente del Gobierno regional de Cataluña, Carles Puigdemont, confirmó que este jueves no acudirá a la cita con la justicia española para declarar por la querella de la Fiscalía, que lo acusa de los delitos de rebelión, sedición y malversación, motivo por el que podría ser capturado. 

Las mismas acusaciones pesan para el resto de exintegrantes de ese gobierno regional, cuatro de los cuales tampoco están dispuestos a acudir a la Audiencia Nacional de España, mientras que los seis integrantes de la Mesa del Parlamento autonómico reclamados sí comparecerán por su parte en el Tribunal Supremo, por una querella en los mismos términos.

Puigdemont, que está en Bruselas con varios de sus exconsejeros regionales, emitió un comunicado en el que se presenta como el presidente del “Gobierno legítimo” de la comunidad autónoma de Cataluña, a la vez que considera que afrontan un “juicio político” en la Audiencia Nacional de España.

El 27 de octubre, el Parlamento regional aprobó una declaración de independencia ilegal, tras un voto secreto, con el hemiciclo semivacío por ausencia de la oposición y sin alcanzar la mayoría de dos tercios que exige el reglamento de esa cámara. Ese mismo día y previa autorización del Senado, el Ejecutivo español cesó a los gobernantes catalanes, disolvió la Cámara autonómica y convocó elecciones en esa comunidad para el 21 de diciembre.

La Fiscalía General del Estado presentó el lunes querellas contra esos líderes secesionistas y una jueza de la Audiencia Nacional convocó para este jueves a los integrantes del Govern y otro del Supremo a los de la Mesa del Parlamento, ya que estos últimos gozan de un tipo de fuero especial por ser todavía diputados.

Entre los 14 miembros del destituido Gobierno catalán, Puigdemont (PDeCAT, centroderecha independentista) y cuatro exconsejeros siguen en Bruselas, adonde viajaron el lunes, y no se presentarán ante la jueza Carmen Lamela, que instruye la causa, y que podría decidir enviar una orden europea de detención a la justicia belga contra Puigdemont.

El abogado belga del expresidente regional catalán, Paul Bekaert, ha planteado que su cliente declare en Bélgica, por considerar que en España carece de “garantías jurídicas”.

El expresidente catalán indicó en su comunicado que ni él ni sus consejeros “que se quedan en Bruselas contemplan eludir la justicia, sino que justamente la reclaman, y responderán a las citaciones de acuerdo con los mecanismos que ya están previstos en la Unión Europea (UE) en estos casos”.

El exvicepresidente Oriol Junqueras (ERC, izquierda republicana independentista) y el resto de los exconsejeros recibieron citaciones judiciales. Para todos ellos la Fiscalía baraja pedir prisión incondicional ante el riesgo de fuga.

En cuanto a la Mesa del Parlamento catalán, los seis integrantes imputados acudirán al Tribunal Supremo español para declarar por la querella de la Fiscalía, como confirmó uno de ellos, Joan Josep Nuet, así como el abogado Andreu van den Eynde, que defiende a la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell. Van den Eynde dijo que su defendida acudirá a la citación “con el convencimiento de que su labor ha sido siempre respetuosa con los principios democráticos y la defensa de la institución parlamentaria”.

El abogado belga del expresidente regional catalán, Paul Bekaert, ha planteado que su cliente declare en Bélgica, por considerar que en España carece de “garantías jurídicas”

La actitud de Puigdemont, que el martes compareció ante la prensa internacional en Bruselas, fue criticada ayer por los principales partidos españoles. Así, el portavoz del gobernante Partido Popular en el Senado, José Manuel Barreiro, dijo que el político catalán “tiene que dejar de mentir ya a la sociedad” porque “bastante daño ha hecho creando una situación de crispación, de enfrentamientos”.

Por su parte, el portavoz de la Ejecutiva del Partido Socialista Obrero Español, Óscar Puente, le pidió que “deje de dar ya este espectáculo” que daña “innecesariamente la imagen de España, un país que respeta los derechos humanos” y que tiene “separación de poderes”. Además, la portavoz de Cataluña en Común (izquierda), Elisenda Alamany, criticó en una radio local las “idas y venidas” de Puigdemont, que calificó de “incomprensibles”, a la vez que lamentó que no es la imagen que se merece Cataluña en el mundo.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA