Europa

¿Por qué los catalanes quieren irse de España?

Abecé de las claves del referendo secesionista programado para este domingo en Cataluña.

Referendo en Cataluña

El Gobierno regional convocó a un referendo para el primero de octubre con el fin de que los ciudadanos voten sobre la independencia.

Foto:

Lluis Gene / AFP

02 de octubre 2017 , 09:38 a.m.

España afronta un momento político complicado con el impulso separatista de una parte de Cataluña que fue llamada a votar este domingo la independencia. Se trata de un referendo que plantea la siguiente pregunta: ¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república? Estas son las claves para entender el escenario actual.

¿Qué es Cataluña?

Es una comunidad autónoma (departamento) en el nororiente de España, con un idioma e idiosincrasia particulares. Sus 7,5 millones de habitantes hablan catalán y castellano, y muchos sienten que tienen una identidad diferente a la del resto del país. Se trata de una región con industrias textiles, químicas, metalúrgicas y una gastronomía que corre con impulso en estos tiempos. También es un imán turístico, con Barcelona como centro vivo y las playas de la Costa Brava y de la Costa Dorada llenas en el verano. Comparte los Pirineos con Francia.

¿Qué está pasando ahora en Cataluña?

El Gobierno regional, encabezado por Carles Puigdemont, convocó a un referendo para el primero de octubre con el fin de que los ciudadanos voten sobre la independencia (se le conoce en los medios como el 1-0). El Gobierno central, con el presidente Mariano Rajoy (del Partido Popular, PP, de derecha), alega que es inconstitucional.

¿Por qué hay catalanes que se quieren independizar de España?

Porque consideran que tienen un derecho moral, político, cultural y económico para hacerlo. Sobre este último aspecto, creen que aportan más a España de lo que reciben. También se sienten irrespetados porque la Corte Constitucional redujo en 2010 el estatuto de autonomía, que les daba un marco amplio de acción independiente de Madrid.

El Gobierno podría acudir también al artículo que permite la suspensión de la autonomía de una región

¿Qué tan fuerte es el sentimiento separatista?

Aunque no es fácil medirlo, una encuesta de Sociométrica de este mes apunta que el 45,7 por ciento de los catalanes no quieren independizarse de España, mientras que el 50,1 por ciento está a favor de hacerlo. Hay otras mediciones con 49,4 por ciento a favor del no contra 41,1. Más allá de eso, muchos de los que han salido a protestar por su derecho al voto no necesariamente votarán por el sí.

¿Cómo se gestó la iniciativa independentista?

En el 2010, tras el recorte del estatuto catalán y en medio de la crisis económica, Artur Mas (entonces presidente catalán) intentó lograr un pacto fiscal con el Gobierno central y una nueva financiación, pero no lo consiguió. El 11 de septiembre del 2012, durante la celebración de la fiesta catalana, los manifestantes se pronunciaron a favor de la separación. Mas adelantó elecciones y, aunque no ganó, resembró la semilla separatista.

En el 2013, la cámara autonómica catalana acordó iniciar un proceso que llevara al derecho a decidir; el gobierno del oficialista PP impugnó la decisión y el Constitucional la anuló. En octubre del 2014 se celebró una consulta no vinculante (81 por ciento de los poco más de dos millones de votantes estuvieron a favor de la separación), por la que Mas fue sancionado. Carles Puigdemont, actual presidente de la Generalitat (Gobierno catalán), retomó la iniciativa y convocó a este referendo.

¿Qué dice el Gobierno central de España?

El Gobierno dice que se trata de un referendo ilegal y no permitirá que se celebre.

¿Por qué lo considera ilegal?

Porque viola la Constitución de 1978, que no contempla el voto para la autodeterminación de las comunidades autónomas. Según el Tribunal Constitucional de España, las actuaciones en torno al referendo son “inconstitucionales en su totalidad, en cuanto viciadas de incompetencia, por no corresponder a la comunidad autónoma la convocatoria de consultas que versan sobre cuestiones que afectan al orden constituido y al fundamento del orden constitucional”.

¿Qué ha hecho el Gobierno para impedir el referendo?

El Tribunal Constitucional suspendió la ley del referendo que aprobó el parlamento catalán el 6 y 7 de septiembre. La Policía española (Guardia Civil) ha adelantado redadas en edificios institucionales catalanes y arrestó a catorce altos cargos del Gobierno local. También intervino cerca de diez millones de papeletas de voto, más de un millón y medio de panfletos y afiches, además de las citaciones que debían recibir los miembros de las más de tres mil mesas electorales.

El Constitucional también multó a los cinco miembros de la sindicatura (junta electoral central, encargada, entre otras misiones, del conteo de votos). El Gobierno central tomó control de la gestión de los gastos de la Generalitat para evitar que los dirija a engrasar la maquinaria del referendo. La Fiscalía ordenó a los Mossos d’Esquadra (Policía catalana) precintar las escuelas y centros cívicos que servirían para las votaciones este fin de semana. Y los técnicos informáticos de la Policía cierran constantemente portales de internet con información relacionada con la consulta.

El Gobierno podría acudir también al artículo 155 de la Constitución, que permite la suspensión de la autonomía de una región, lo cual hasta ahora nunca ha sucedido. Sin embargo, podría ser contraproducente, puesto que podría encender los ánimos en las calles y darles gasolina a los independentistas.

¿Qué dicen los demás partidos políticos importantes?

Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE, de izquierda), apoya al gobierno de Rajoy en su oposición al referendo. “Estamos al lado del Estado de derecho y quien lo lidera para responder con proporcionalidad y respeto a la ley”, dijo, y se muestra partidario del diálogo. El catalán Albert Rivera, cabeza de Ciudadanos, también está en contra: es una “locura”, dijo. En contraste, Pablo Iglesias, de Podemos, está con los independentistas.

¿Habrá referendo?

Nadie lo puede saber con certeza, aunque el cerco cada vez arrincona más a los independentistas. Los convocantes aceptan que las medidas tomadas por el Gobierno dificultan la celebración del referendo, pero insisten en que los catalanes están invitados a las urnas el domingo. Si llegara a ser así y la mayoría se mostrara a favor, el Parlamento catalán tiene 48 horas para proclamar la independencia, según la ley del referendo, aprobada por el parlamento catalán.

JUANITA SAMPER OSPINA
Corresponsal de EL TIEMPO

MADRID

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA