Europa

Denuncias por acoso sexual tienen en vilo la política británica

Uno de sus ministros se suicidó. Otros líderes del gobierno son acusados y algunos ya renunciaron.

Theresa May

La primera ministra de Reino Unid, Theresa May, tuvo que acordar la implementación de un "nuevo mecanismo independiente de agravios" para tratar el escándalo de acoso sexual que azota a su gobierno.

Foto:

Reuters

08 de noviembre 2017 , 11:59 a.m.

Un exministro regional británico, que enfrentaba demandas por acoso sexual, se suicidó pocos días después de haber renunciado a sus funciones, en un giro dramático al escándalo que ya ha provocado la dimisión de una de las figuras del gobierno.

Carl Sargeant, ministro de la Comunidad y la Infancia en el gobierno regional de Gales, de 49 años, renunció a sus funciones el 3 de noviembre tras verse envuelto en el escándalo de abusos sexuales que sacude a la clase política británica.

Tras su renuncia, Sargeant fue suspendido del Partido Laborista, cuyo líder, Jeremy Corbyn, declaró en un mensaje en Twitter que estaba conmovido por la noticia.

La familia se declaró igualmente "devastada" ante la muerte de "un marido, un padre y un amigo muy amado". Casado y padre de dos hijos, Sargeant dimitió, tras haberse declarado "agotado y conmocionado" por las alegaciones de varias mujeres que lo acusaron de hostigamiento. 

El exministro aseguró, en un comunicado, que escribió al secretario general del laborismo"para pedir una investigación independiente y urgente sobre esas acusaciones para permitir que se limpie su nombre", tras lo cual esperaba poder volver a reintegrar el gobierno.

Reino Unido

Carl Sargeant era el ministro de la Comunidad y la Infancia en el gobierno regional de Gales, y 5 días después de renunciar a sus funciones se suicidó.

Foto:

Reuters

Acoso sexual en el Gobierno británico 

Los casos de políticos británicos involucrados en denuncias por acoso sexual se suman a diario. El pasado miércoles 1 de noviembre dimitió el ministro de Defensa, Michael Fallon, acusado de haberle puesto la mano en la rodilla a una periodista en 2002 y de intentar besar a otra en 2003. Otros dos ministros han sido culpados de acoso: el secretario de Estado de Comercio Internacional, Mark Garnier, y el primer secretario de Estado, Damian Green.

Green fue acusado de tocarle las piernas a una activista. La mano derecha de Theresa May ha insistido en que las afirmaciones son "completamente falsas", pero investigará si rompió el código ministerial. La escritora y académica Kate Maltby, que es unos 30 años más joven que Green, dijo en un artículo para 'The Times' que sus acciones la dejaron sintiéndose "avergonzada y comprometida profesionalmente".

Así mismo, el 29 de octubre, el gobierno británico anunció la apertura de una investigación contra su ministro de Comercio Internacional, Mark Garnier, quien reconoció haberle pedido a su secretaria que le comprara juguetes sexuales. El ministro y diputado conservador declaró al diario 'The Mail on Sunday' que le había puesto a su secretaria un apodo obsceno y le había dado dinero para comprar dos juguetes sexuales. Un comportamiento que, según él, "no supone de ninguna manera acoso sexual"

A esto se suma, la supuesta lista de diputados conservadores acusados de abuso sexual y “partouzes” (orgías) con mujeres y hombres, incluidos tres diputados laboristas, que formaron parte del gabinete de Corbyn.

Reino Unido

El pasado 1 de noviembre, el ministro de Defensa, Michael Fallon, renuncia tras ser culpado de varios acosos a periodistas.

Foto:

Reuters

El escándalo provocó que la primera ministra, Theresa May, acordara con otros líderes políticos implementar un "nuevo mecanismo independiente de agravios" para tratar el escándalo de acoso sexual que azota a su gobierno. En una reunión celebrada en el Parlamento con los dirigentes de otras formaciones, como el laborista, se consensuó un sistema "completamente" nuevo destinado al personal que trabaja en Westminster (sede del Legislativo).

Es importante que solucionemos esto y siento que hayamos tenido que ver casos de abuso de poder, demasiados, en los últimos años

May y el resto de dirigentes acordaron crear, en lugar de la actual línea telefónica habilitada para estos casos, otro sistema de recursos humanos de apoyo para gestionar "cara a cara" las eventuales quejas. Este último mecanismo se introducirá a finales de este mes, mientras que el procedimiento de agravios estará disponible en 2018, reveló May al término del encuentro.

La primera ministra consideró "necesario hacer más para frenar estos abusos de poder", al tiempo que mostró su satisfacción por haber acordado junto a los otros líderes "un importante paso adelante".

La bola de nieve empezó a rodar con la caída en desgracia del productor de cine estadounidense Harvey Weinstein, que provocó un shock en Hollywood, y el escándalo rápidamente se propagó a Londres, en el ámbito político.

Cuatro diputados del Partido Conservador británico son objeto de una investigación interna de su partido, mientras que la oposición laborista ha suspendido a uno de sus diputados e investiga un posible caso de violación. Otro ministro regional, el escocés Mark McDonald, también se vio obligado a dimitir.

AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA