Europa

‘Bélgica debe entregar a Puigdemont si quiere evitar gran conflicto’

Ignasi Guardans, exmiembro de PDeCat, dice que ese país tendría consecuencias políticas graves.

Protestas en Cataluña

Cientos de manifestantes pidieron durante el fin de semana la libertad de los ocho ‘exconsellers’ encarcelados y de los líderes de Asamblea Nacional de Cataluña.

Foto:

Andreu Dalmau / EFE

06 de noviembre 2017 , 11:00 p.m.

Ignasi Guardans fue miembro destacado de CIU (actual PDeCat), el partido nacionalista catalán del expresidente Carles Puigdemont. Eurodiputado entre 2004 y 2009, con una larga carrera como diputado regional y nacional. En 2010 abandonó el CIU debido a la deriva secesionista que empezaba a fraguarse en el partido.

Conocedor de la política catalana y belga, Guardans habló con EL TIEMPO, mientras el caso Puigdemont sigue su camino en el sistema judicial belga, donde el exmandatario deberá presentarse ante un tribunal de primera instancia el 17 de noviembre.

¿Puigdemont huye a Bélgica como estrategia política o para mejorar su situación procesal?

Creo que no se pueden separar las dos cosas. Tiene una parte judicial porque Puigdemont se está protegiendo a sí mismo. Pero, a la vez, es verdad que en Bélgica hay un enorme componente nacionalista flamenco que tiene peso en el gobierno, que tiene peso social y sabe que eso lo puede utilizar. Lo que hace en Bélgica no lo hubiera podido hacer en ningún otro país de la Unión Europea (UE). A eso hay que sumar la enorme negligencia de comunicación del Ejecutivo español. Tenían que haber explicado el proceso antes del referéndum, tenía que haber excusado la violencia excesiva que se cometió el día del referéndum, que fue un error.

¿Cree posible que al final del proceso, Bélgica no extradite a Puigdemont?


Lo dudo mucho. El resultado de las elecciones catalanas (21 de diciembre) cambiará radicalmente el panorama. Si Puigdemont tuviera una mayoría en el Parlamento catalán, pasaríamos a hablar de alguien con inviolabilidad, de alguien electo, no de un ex. Si hay un nuevo presidente del gobierno catalán, todo el discurso de Puigdemont se derretiría como un pedazo de hielo. Es muy difícil saber qué va a pasar. Al final del proceso, Bélgica no puede negar la entrega si no quiere entrar en un conflicto muy grave con España y con la UE. Jurídicamente es posible, pero pondría a Bélgica en una situación política gravísima.

Si hay un nuevo presidente del gobierno catalán, todo el discurso de Puigdemont se derretiría como un pedazo de hielo

Puigdemont tiene todas las puertas de la UE cerradas. ¿Eso puede cambiar?

No. No creo que la Comisión Europea cambie su trato. Pero la situación catalana sí puede acabar siendo un riesgo estructural para la UE, porque desestabiliza. La Comisión podría informalmente acabar presionando a Rajoy para que tome medidas. Lo que es un grave error por parte de Rajoy es creer que el problema político de Cataluña se resuelve destituyendo al gobierno catalán y aplicando el código penal. Hay un problema político grave, y si Rajoy no es capaz de afrontarlo, yo sí creo que pronto habría voces desde la Comisión y desde otros Estados miembros que hablarían de la necesidad de dar una salida política.

¿Esa salida sería un referéndum acordado?

No. Hay muchas salidas. Nunca habrá un referéndum de independencia y nunca lo planteará la UE. La UE no puede pedir a España que acepte un referéndum de autodeterminación. Eso está descartado. Pero algún tipo de referéndum sobre algún tipo de reforma importante sí. Hay algunas propuestas creativas, como reconocer a algunas regiones europeas un papel superior en la UE, que no sea el de un Estado, pero que sea algo más que el de una entidad administrativa.

Lo que es un grave error por parte de Rajoy es creer que el problema político de Cataluña se resuelve destituyendo al gobierno catalán y aplicando el código penal

El PDeCat, la antigua CIU, no fue siempre nacionalista...

El independentismo en el partido siempre había existido como una corriente minoritaria. No fue en absoluto la línea oficial hasta 2008. A partir de ahí, el partido empezó a convertirse en independentista, y eso se hizo público dos años más tarde.

Muchos observadores dicen que esa deriva llegó con el ajuste económico, pero el ajuste se empieza a aplicar en 2010.


Es falso que empezara con el ajuste. El ajuste lo que crea es un caldo de cultivo social que permite arrastrar a la sociedad en esa dirección, pero esto (la deriva secesionista) fue una opción estrictamente ideológica. La crisis económica por un lado y la pésima gestión política del Partido Popular (de Mariano Rajoy) por otro sirvieron como argumentos de refuerzo.

Y la sentencia del Tribunal Constitucional que eliminó varios artículos del Estatuto de Autonomía de 2006.

Ese fue el disparo de salida para poder decir ahora sí (al independentismo). El rechazo a esa sentencia fue muy amplio en Cataluña. Esa sentencia y todo el proceso que llevaron a ella fueron un gravísimo error.

Siempre se ha dicho que el Partido Popular es la gran fábrica de independentistas, y en ese momento se demostró. El Partido Popular ha hecho mucho daño a la unidad de España.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA